La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / Marthalicia / OPUNTIA FICUS-INDICA

 Imprimir  Recomendar
  [C:572980]

Desde la tranquera hasta la casa, caminás alrededor de una cuadra y media. Tenés dos opciones: ir por la huella de los vehículos o por el sendero lindante al campo vecino. Sé muy bien que preferís el sendero. Él te da la oportunidad de verla y enterarte si ya está en flor; comprobar si alguna de sus flores se transformó en fruto. El sendero te asegura el encuentro con ella: la Opuntia Ficus-Indica. Te gusta llamarla así aunque sabés que su nombre es higo tuna.
Tu familia dice que sus frutos se comen y son dulces, pero jamás los probaron porque están protegidos con espinas. Toda ella está cubierta de espinas: no solo sobre sus frutos sino también en la superficie de sus gruesas hojas con forma de paleta. En definitiva, cuesta tanto trabajo llegar a la sabrosa pulpa, que prefieren ignorarla por completo. Saben que está ahí, no la olvidan: aislada, ignorada y sin valor. A pesar de sus flores blancas y pulcras y sus frutos jugosos, dulzones, no inspira jamás una exclamación que la elogie. Pensás que esa situación de la tuna fue la que te llevó a sentir afecto por ella.
Te gusta sentarte a su lado con precaución, a una distancia prudente de sus espinas. Luego, despacio te sacás la máscara que usás en la calle. Buscás en tu bolso, la de hija y te la colocás cuidadosamente. Guardás –desde pequeña- una colección de máscaras adecuadas a las distintas situaciones: la de alumna estudiosa, de amiga leal, de novia amorosa, de amante esquiva, de hija simuladora Tantas otras más. Jamás probaste andar sin ellas. Pensás que tenés mucho en común con la Opuntia Ficus Indica; sabés florecer cuando te enamorás, tu ternura, tus besos y caricias son como frutos deliciosos. Pero, al igual que ella, cuando te sentís agredida te brotan espinas en defensa propia. Ya ni podrías decir si las máscaras son para protegerte, para tener un refugio tras ellas o para que no te conozcan.
Cada novio que tenés, recibe tu invitación a encontrarse en las cercanías de la tuna. Es el lugar elegido para disfrutar de la intimidad. Ahí le ofrecés el despliegue generoso de tus afectos y el deleite de tus dones. También le ocultás la insidia de tus espinas. Los novios retoñan al ritmo de las estaciones. Se estrenan en primavera y siguen su curso indefectible hasta la próxima estación; en verano, en otoño y en invierno.
En los primeros días de septiembre tu corazón se alborotó. Le diste cita al que podría llegar a ser el novio de primavera. Le indicaste cómo encontrarte, a la hora de la siesta, junto a la tuna. Le informaste que estarías esperándolo, mientras leías La Metamorfosis de Kafka, Más o menos a la hora acordada, el novio llegará, su paso será firme: seguro de sí mismo y de su ele¬gante aspecto. Lo mirarás sonriente y confiada en que vea tus frutos tempranos y lo seduzca tu aroma o el color. Pero nada de eso pasará. Él dará vueltas a tu alrededor, cuidadoso de no rozar las espinas. Notarás que te elude sin verte. Aguardará, caminando hacia un lado y otro, casi un cuarto de hora. Luego, con un gesto malhumorado explotará:
– ¡A mí no me hace esperar nadie y… menos esta mujer!
Sorprendida y humillada -sin saber por qué- lo verás alejarse












Texto agregado el 21-10-2016, y leído por 101 visitantes. (8 votos)


Lectores Opinan
2016-10-23 18:56:52 Qué interesante texto Martha, donde se unen sin fisuras dos reinos. Un abrazo grandote. MujerDiosa
2016-10-22 19:09:47 Creo que es un relato personal. Se sabe de su sabroso fruto, de sus bellas flores...pero esas largas espinas frenan a quien se acerca. Encima, el fruto también está repleto de diminutas espinas que se te clavan, incluso por el viento al acercate. Los he cogido, limpiado y comido. Son deliciosos. Algunas mujeres, MUCHAS, mejor dicho, son así. Deliciosas, sólo esperan un atrevido, paciente...para entregar su fruto. ********** grilo
2016-10-22 16:23:05 Sobrada mala experiencia tengo con esas espinas, pero no dejo de intentar tomar sus frutos seroma2
2016-10-22 03:27:53 Admirable trabajo. Y que ricas que son las tunas! Saludos. TuNorte
2016-10-22 03:19:14 En España se llama comúnmente chumbera y a su fruto higo chumbo , que una vez desespinado y pelado se come , es de sabor y aroma dulce e intenso . En Malta el licor nacional se llama Bajtra y se elabora con dicho fruto . Ver el atardecer en la costa maltesa saboreando ese licor fue uno de mis mayores placeres . Perdón por el rollo pero tu excelente historia me trajo ese recuerdo . autumn_cedar
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]