La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / IGnus / De baños públicos

 Imprimir  Recomendar
  [C:572613]

¿Baño público? ¡Ja!

Una de los más grandes gestos que la Naturaleza (muy acertadamente, creo yo) ha tenido con nosotros los hombres, fue el de dotarnos de la maravillosa capacidad de orinar de pie. ¿Se imaginan a un hombre colocando cientos de pañuelos de papel en torno a una taza de inodoro "untada" con substancias de dudosa procedencia?... Bueno, algunos sí, pero igualmente estoy convencido de que aquellos que se hacen llamar "metrosexuales", no entran en la clasificación más ruda, directa y específica de "hombre".

Nosotros no tenemos esas preocupaciones, por lo que encontrar un "buen" baño público casi nunca significa un problema. Cualquiera es bueno mientras permita la entrada, y sino, existen muchas otras posibilidades que un hombre que se precie debe conocer.

Por ejemplo, los arbolitos (y no me refiero a los que cambian dólares en la calle Florida). Un árbol que posea un tronco lo suficientemente ancho (todos los hombres tenemos la idea de que un árbol angosto no alcanza para cubrir nuestro "descomunal" aparato), puede convertirse en un buen orinal, aunque hay que observar algunas características importantes: si el tronco posee alguna hendidura, se convierte en ideal. Por un lado, hay menos riesgo de mojarse los zapatos, y por el otro, a TODOS los hombres nos encanta jugar con el chorro y apuntarle a algo. Recuerdo un programa de televisión en el cual buscaban optimizar el comportamiento de las personas y, resumiendo, trataron de que la mayoría de hombres utilizaran el interior del orinal, y no las paredes o el piso... para esto, pegaron del lado de adentro una pequeña calcomanía que parecía una mosca. ¡Santo remedio! ¡Todos apuntaban a la mosca! Pero me fui por las ramas, o por el chorro...

El caso es que un árbol puede ser un buen sustituto, aunque no es el único (además son más efectivos de noche, porque de día los costados ofrecen un espectáculo a los ocasionales transeúntes: recuerdo aquella mujer que se encontró a un borracho orinando en un árbol, y le dijo: "¡Qué bestia! ¡Qué animal!", y el borracho contestó: "Tranquila, señora, que yo lo tengo agarrado del cuello).

Hay quienes prefieren utilizar algún rincón de dos paredes, de modo de quedar de espaldas a la calle. Es una buena solución, pero se deben abrir bastante las piernas, porque el traicionero líquido amarillento tiende a esparcirse hacia los pies de uno.

También puede ser útil ante una necesidad imperiosa, un muro podado con pequeños arbustos. Sólo se debe tener sumo cuidado con los insectos que en esas plantas habitan, ya que ellos no saben diferenciar entre una rama o... ¡una rama de carne!

Finalmente, nos quedan los baños públicos, como por ejemplo los de las estaciones de tren. ¡Eso sí que puede ser una aventura!

Afortunadamente, la mayoría de las cosas que necesitaremos tocar, será con las suelas de los zapatos, ya que no es necesario en principio tocar nada con las manos. Y es que las paredes suelen estar adornadas con graffitis que no siempre están hechos con pintura (pintura marrón en todo caso), y siempre parecen estar frescos.

El que se atreve a ingresar en alguno de los cubículos, (esto me lo contaron, jamás fui tan osado), tiene a su disposición toda una puerta con las más sabias enseñanzas que el saber popular puede engendrar. Además, se trata de una agenda de acceso inmediato a los números telefónicos de las chicas de acceso más liviano de la ciudad.

El caso de los orinales, y saber cuál elegir según cuál está ocupado, sería suficiente como para escribir todo un artículo al respecto. Baste decir que obviamente no se elije el inmediato lateral a uno ocupado, y que si alguien ocupa el de un rincón, sería de mala educación ocupar el del otro extremo. A ese punto de sutileza llega la cosa...

Por último, y para terminar esta nota, diremos que el principal problema que un hombre puede tener para encontrar un buen baño público, es cuando él está acompañado por una mujer, y mucho más cuando algún niño forma parte de la familia... Los que son padres me sabrán entender.

¡Saludos! Me voy a jugar un ratito con el chorro...

Texto agregado el 11-10-2016, y leído por 44 visitantes. (3 votos)


Lectores Opinan
2016-10-11 22:27:14 Si lo tiene del cuello,ahorquelo por promiscuo.Un Abrazo. gafer
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]