La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / sheisan / El Pugilista

 Imprimir  Recomendar
  [C:571606]

Por dos años consecutivos, Matuk se había adjudicado el cinturón de campeón; su deseo, retenerlo a toda costa.

Con la ambición natural de un deportista de alto rendimiento, se preparó exhaustivamente.

Su oponente era un tipo sólido, algo más joven, con una derecha que auguraba ser demoledora y un semblante en el cual se reflejaba el hambre de fama que le estrujaba. Él, en tanto, se enfrentaba al reto con la experiencia y seguridad de las luchas ya ganadas.

El combate inició bastante parejo, sin embargo Matuk fue destacándose, cerrando cada asalto de manera triunfal y constante. Más cuando estaba todo por definirse y ya casi sentía el cinto calzando sobre su torso, un robusto y certero golpe lo lanzó ferozmente al otro extremo del cuadrilátero. Su cuerpo aterrizó contra el piso como agitada masa gelatinosa.

Aturdido cayó, cayó profundo.

En la caída, un sonido retumbó en su mente. Parecía el rechinar de aquellas hamacas que tanto le gustaban. Subir al cielo, bajar y volver a subir… vértigo. El mismo vértigo y cosquilleo en el estómago que sintió mientras corría, escapando, en aquellos años de hambre cuando robaba para comer. El mismo que sintió la primera vez que subió a un ring a pelear contra aquel tipo fornido de mirada displicente, al cual la sorpresa de su puño lo obligó a besar la lona prematuramente.

La furia, el deseo, la ambición, llevaron a Matuk muy lejos; al Olimpo de la gloria, de amigos de ocasión, de amores alquilados y la desidia que brinda el dinero.

Hoy, se había visto en los ojos de su rival. Fiel espejo de lo que fueron sus anhelos. El mismo deseo, jugarse sin miedo al todo o nada. La misma mirada de hambre despiadada.

El rechinar de la hamaca subiendo, bajando... vacía, se fue alejando.

Súbitamente y como un flash, los gritos de la multitud lo sacaron del recuerdo animándolo a levantarse. Él lo deseaba… Sí, lo deseaba, pero no tenía fuerzas. Nuevamente cayó en la inconsciencia.

Los gritos se convirtieron en murmullos lejanos, apenas audibles. Logró alzarse. ¿Cuánto tiempo había pasado? Lo ignoraba.

Le despertó el familiar tañer metalizado, pero en un ritmo musical muy diferente... y ese horrible olor a flores

...supo que había perdido... que lo había perdido todo.


M.D

Texto agregado el 08-09-2016, y leído por 405 visitantes. (24 votos)


Lectores Opinan
2016-12-14 04:29:12 jaja! fenomenal. borrador
2016-10-30 03:50:48 Amor con amor se paga. Espeluznante final. Felicitaciones Clorinda
2016-10-12 23:36:00 ¡Buenísimo! Tan bien narrado que me hizo acordar de Carlos Monzón y su muerte trágica después de haber estado preso por matar a su segunda o tercera mujer, pero madre de uno de sus hijos. Un abrazo. Marthalicia
2016-10-12 04:54:26 Un relato hermoso que se sumerge en la vida de un deportista que tiene como fin ganar, aunque a veces eso no sea posible. Además, la descripción es excelente. Para mi, sin duda, vale 5* dfabro
2016-10-11 19:03:36 Enfatizo el agrado que me causa leer esto. La habilidad polifacética de la autora para incursionar, con mucho éxito, en una temática de "hombres", garbanzo de a libra en la página. Quedo gratamente sorprendido. sagitarion
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]