La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / BarImperio / Nikon F-501

 Imprimir  Recomendar
  [C:570751]

Siempre fuiste muy especial para mí.

Llegabas a la redacción con tu doble arnés y con aquella Nikon F-501 que tanto adorabas; cargabas también con tus cuatro objetivos y con varios rollos de película. Siempre llevabas el pelo recogido y siempre usabas pantalones de jean.

Casi cinco años trabajamos juntos y nunca logré verte vistiendo una falda.

Eras la fotógrafa estrella del periódico.
Tus trabajos habían trascendido al continente, en especial por la audacia. Cinco fotógrafos competían contigo en la editorial y ninguno te hacía la menor sombra. Siempre lograbas sacar un plus por sobre la noticia y te gustaba exponer a los políticos y a sus lacras. A la gente sencilla, en cambio, del modo en que podías, en verdad la realzabas.

En aquellos días no existía la cámara digital y a mí me maravillaba verte entrar y salir del cuarto oscuro. Tu sola lograbas los efectos más impresionantes y yo te admiraba mucho. Trabajabas a tientas y en la más absoluta oscuridad, combinando los químicos más complejos y a veces salías del cuarto como si te faltara el aliento y no pudieras respirar.

Un día me enteré que te habías divorciado y te empecé a cortejar.

Aunque la verdad era que solo estabas enamorada de tu profesión. Incluso te burlabas de mí y de mi formalidad de periodista literario. A veces me tirabas de la corbata, haciendo chiquito el moño y apretando mi cuello como un ahorcado. Otras veces bebíamos un café juntos y soñábamos con viajar por el mundo entero.

Un día conseguí que en el periódico me pagaran un viaje a París y te lo conté y me escuchaste con algo de euforia. “Iré a visitar la tumba de Marcel Proust en el cementerio de Père Lachaise”, te dije con algo de ingenuidad.

Aunque a ti te importaba un bledo Europa.

Tu norte era el sur.

Te apasionabas por la selva, por la frontera entre Perú y Brasil, por los pueblos aún no descubiertos y por la gente que conseguía su sustento usando arcos y flechas.

–Mira – me dijiste por lo bajo– He ido como veinte veces a la selva y aún ni siquiera he podido aprender un poco de toda esa gente extraordinaria. De Europa solo me interesa Grecia, moriría por estar en Abdera y caminar por donde caminó Demócrito, el primer ateo del mundo.

Y yo siempre consentía tus extravagancias.

Aunque pronto me di cuenta de que por más que te cortejara nunca lograría superar la valla de ser un amigo, y un compañero de trabajo.

Y luego el tiempo pasó, como pasa siempre.

Yo me vine grande y las cámaras de fotos se volvieron digitales.

Y seguí cuidando mi pequeño lugar de periodista rutinario hasta que un día llegó la noticia impensada.

Te involucraste en Brasil con un movimiento ecologista y los terratenientes de esa zona te mandaron matar. Desapareciste en las nacientes del Amazonas y tu cuerpo jamás fue encontrado.
Aunque decir “desapareciste” para mí que es decir demasiado.

Muchas veces te veo, desde mi escritorio, entrar y salir del cuarto oscuro. Muchas veces noto tu cara junto a la mía, leyendo alguna noticia, sencilla y sin maquillaje, tal cual eras. Y muchas veces te veo en los pasillos pero no se lo puedo decir a nadie porque pensarán que me estoy volviendo loco.

Tal vez alguna vez nos volvamos a encontrar en alguna parte y me vuelvas a sacar una instantánea con tu querida Nikon F-501.

Yo solo sé un poco de palabras y casi nada de fotos, pero estoy seguro que aquella querible imagen nunca saldrá fuera de foco.


©2015

Texto agregado el 01-08-2016, y leído por 156 visitantes. (11 votos)


Lectores Opinan
2016-08-02 23:49:02 Una historia bella en su sencillez.Me gustó.UN ABRAZO. gafer
2016-08-02 23:30:49 Hermosa persona la que describes y entregada totalmente a su pasión de capturar vida a través del lente hasta dar la propia en ello. Triste final para quien queda con el corazón lleno de un amor que jamás se atrevió a confesar. Una historia que es capaz de traspasar el formato texto para trasladarnos a las sensaciones de arte visual, de estar en el cine siguiendo las imágenes. ***** jdp
2016-08-02 18:35:33 Qué hermoso, Barcito!!! Fluye como el agua de un manantial, fresca y genuina, exquisita. Te abrazo fuerte. MujerDiosa
2016-08-02 06:16:12 Buen texto. Las descripciones nos hacen recorrer los lugares que mencionas. Saludos. kharey
2016-08-02 03:44:09 Amigo tan querido, coincido con el comentario de nuestro Pato_Guacalas. Tienes una forma tan especial de trasmitir y de hacernos sentir lo que tu madurez y experiencia nos muestra. Gracias por ser como eres, gracias por tan tú. Un abrazo full de admiración y cariño eterno. SOFIAMA
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]