La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / jcn / Siete versos

 Imprimir  Recomendar
  [C:570101]

Versos que vienen del universo para endulzar la esencia de mujer.
En el bosque del AMOR hace falta el complemento de la energía femenina que acompañe los mágicos días, todas las noches entre luna lívida que enciende de calor el cuerpo de epitoras. Por cosas de la vida en ese bosque de AMOR una mujer se vio extraviada, sentía miedo de la intensa energía que le atraía, por más que buscaba no encontraba la salida, triste y desilusionada sus sentimientos se alimentan de la ilusión, tantos colores, el viento allí le estremece sus impacientes pensamientos que están arraigado a lo negativo; es un virus que castiga los pensamientos de fantasía sin medida, los carcome hasta destruirlos.
No siendo más ella se puso a llorar, el miedo no le deja un camino de salida encontrar, al ver a epitoras más temor le arraigó, lo atrayente comenzó a romper en medio de la noche, y si mañana por la mañana no se acaba su miedo los siete versos se volverán la fantasía olvidada de su física vida.
El nombre de ella es doncella y prefirió correr para esconderse tras los grandes árboles ilusorios, ella corre del AMOR ya que su intensidad de la verdad casi no se puede aguantar, para ella la mentira es un fruto que tiene mejor sabor y no se necesita la responsabilidad para enfrentar su propia realidad. Su herido corazón le lástima sus aires de vida, sin palabras para expresar el llanto es su ahogo reprimido, en ese preciso momento despertó al monstruo del miedo del bosque oscuro que no dudará en devorarla para destruir cada sublime sentimiento y construir un pensamiento incoherente en el paraíso de la fantasía donde los monstruos se alimentan de la energía negativa de noche y de día.
La noche estremece y al pie del manzano los ruidos, el viento y el frío sorprenden, triste pobreza entre la densa niebla donde se ocultan los demonios creados por la propia ignorancia del pensamiento lleno de ego, sin color y sumergida en el propio dolor convaleciente en su ánimo quedó, pero desnuda canta la mañana gris para de nuevo descubrir a epitoras tan vagabundo en su mundo que el extiende sus cálidas manos, ella ignora esa consciencia creadora y en hielo fue convertida cuando el monstruo del miedo le consumo su cálido aliento.
Los susurros del otro mundo a epitoras le muestran el camino a seguir: por el sendero del AMOR la cobardía debe ser vencida ya que los fantasmas a lado y lado del camino hechizan de propio olvido para perderse en el laberinto de lo finito, el diseño de indiferencia, si se logra llegar dejándose guiar por el corazón al templo de los siete versos entre las candilejas se debe recitar con todo el sentimiento, para que el sol ponga todo al descubierto y así derretir el hielo que a la doncella atrapo para que nunca le calentará el infinito AMOR.
Epitoras se encaminó por el sendero, con tanto AMOR por allí caminó que el ego fantasioso vence ya que anterior mente socavaba el más precioso tesoro interno para vivir sumergido en un mundo de fantasía que ahoga la creatividad olvidada.
El corazón comenzó a irradiar su poderosa frecuencia y el templo brilló en lo más profundo del interior, así recita epitoras con AMOR: Hermosa mujer que derrumbó su propio interior pero que el AMOR volverá a construir entre sus escombros de felicidad, ya que es derecho del SER libera los suspiros de felicidad y descubrir que las cadenas de la ilusión atrapan toda su acción en el mundo de la fantasía. Segundo verso sentido entre mágicos latidos que abrigan para entre la oscuridad con la propia luz alumbrar el jardín de las flores donde las penas son nada más que ilusiones, compartir alegría y bailar libre entre las estrellas para dejar fluir los suspiros verdaderos que ha forjado el universo.
Tun, tun, tun toca mi AMOR las puertas de tu corazón que evoca mi cantar a la vera del arroyo para pintar un nuevo cielo con tu radiante calor, con la magia de la ternura lloverán mensajes para una nueva mañana generosa y expandir los sentidos del libro de la vida que contiene sorpresas para deshacer apegos con los sufrimientos, que vuelven los suaves besos donde algún día desaparecieron, la bienvenida en el bosque del AMOR espera.
Cuatro suspiros que encienden el fuego para acabar con el profuso silencio y prenderme entre tu subliminal mirada que la lágrima derrama y descubrir todo lo que yace en ti. Cinco versos para encontrar un te quiero entre los latidos que el AMOR ya ha concebido.
El sexto verso se recita entre el paraíso de los sentimientos, reverdecido y colorido su ritmó es percibido, el canto es la frecuencia que despierta la infinita consciencia, dictando lo que las directrices decretan para concretar la creación de mil y más maravillas con la poderosa energía.
Surgen siete versos para llegar al octavo escalón de lo infinito del reino del corazón, el gran interior de primaveras con sus inviernos de secretos que esperan ser descubiertos más allá de los ojos despiertos.

La doncella escucha los siete versos recitados mientras el hielo se derrite, sus corazones ya se han anunciado, afortunados como almas gemelas cerca donde les acuna la fuerza del AMOR, en bosque se escriben con el viento para plasmarlos en el gran universo interno.

j.c.n-22-7-2015


Texto agregado el 05-07-2016, y leído por 51 visitantes. (1 voto)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]