La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / jcn / El reino celestial

 Imprimir  Recomendar
  [C:569195]

Experimentando en la dualidad el siete duerme, su voz interior le buscara para volver al reino celestial.
El arquitecto de todo lo que existe se volvió consciente de sí mismo, la separación indefinible hacia el SER y el no ser, hacía el mundo espiritual, hacía los altos cielos de trascendencia y los bajos mundos de dualidad; el cosmos formador con todas sus dimensiones y mundos paralelos, el mundo de los opuestos para experimentar la vida a través del cambio constante con el fin de ser capaz de experimentarse así mismo en la diversidad infinita, el creo dentro de sí mismo partes de consciencias ilimitadas, manadas cósmicas que reúnen posibilidades infinitas de experiencias en mundos de dualidad para la fuente de toda la existencia.
Los átomos que componen la vida en la tierra, que componen el cuerpo humano, elementos ligeros en otros más pesados en sus núcleos bajo presiones y temperaturas extremas; las estrellas de alta densidad se volvieron inestables, colapsaron y explotaron esparciendo sus entrañas enriquecidas a lo largo de la galaxia compuestos por carbono, oxígeno, nitrógeno y todos los ingredientes de la vida misma y se convirtieron en partes de nubes que colapsaron condensándose creando la siguiente generación de sistemas solares, estrellas con planetas orbitándolas y esos planetas tienen ingredientes para la vida misma.
Los átomos de siete provienen de esas estrellas, acondicionado desde niño cree que fue creado del barro, sufriendo manifiesta pensamientos negativos, aprendió de los demás a odiarse a sí mismo, no sabe vivir y destruye su cuerpo ya que la sociedad muestra que es lo correcto.
Siete sin saber quién es construye mil facetas para ignorarse a sí mismo y a su voz interior que incesante le busca pero que siete no escucha, en todas partes se propicia la dependencia a lo psicológico, sin saber de los espontáneos cambios hay mortales que se estancan y se resisten a experimentar el cambio.
Siete buscó tanto en el exterior y encontró tantos des engaños que el vacío aumentaba en su interior, escuchaba la voz interior, pero le diagnosticaron esquizofrenia, le quisieron drogar con sus medicamentos que contagian a la dependencia, pero ignoró esos momentos y continuó buscando su verdad que le puede llevar al reino celestial.
Siete con su ojo físico percibe vibraciones dentro de la frecuencia del mundo tridimensional. Se separó de la mente universal, se creó las almas para recoger las experiencias universales; las almas necesitan muchas experiencias individuales sin embargo ellas no pueden identificarse a sí mismas con dichas experiencias, por lo tanto, se creó el cuerpo físico para poder reunir experiencias reencarnando de una vida a la siguiente en los mundos de o puestos y a si lenta mente perfeccionarse, la materia es la transformación lenta del espíritu hacía la luz.
Siete sentía en todo momento que no pertenecía a ese mundo material y decidió aventurarse rumbo al reino celestial. Las leyendas cuentan: que el padre del universo ilumina el sendero del camino verdadero al reino celestial, donde se utilizan los dones para compartir el AMOR que no ha sido dado. Hay que encontrar la presencia divina para permitir amarnos y fluir con las fuerzas de la naturaleza.
Las hadas mágicas muestran a siete donde florece la divina energía, donde se refleja el conocimiento en el interior donde están los dones y virtudes que apoyan, tanto que había ignorado su interior, a hora las fuerzas positivas del universo van a su encuentro para ampliar el entendimiento, reforzar la valentía, la creencia y la alegría de SER y estar; corazón, alma y espíritu cósmico.
El ¡YO interno! de siete siempre le estuvo buscando, con su voz le llama, le guía, pero el número no lo entendía entre los diferentes mundos materiales y espirituales que pueden coexistir en un mismo lugar simultáneamente. En la escuela del cosmos existen los grados de madures y que están separados por diferentes niveles de vibración de la materia en diferentes dimensiones.
El universo del reino celestial nunca desciende al mundo mortal de la polaridad, siete encontró un nivel profundo de conexión sin dejar de reunir experiencias.
Somos parte del universo del reino celestial, estamos dentro de ese reino, El REINO ESTÁ DENTRO DE NOSOTROS.
Siete activo los hechos en su interior para ser cohesión molecular con el exterior, el SER humano son formas condensadas de luz y sus experiencias son preservadas en el alma. Por fin siete su voz interior escuchó: escúchame desde tu interior, te estoy llamando, entiende que no soy tu mente, tú quitaste mis alas ¿te a cuerdas? abre tus ojos y ¡despierta! hay que recordar tu origen, quién eres de verdad, te ahogas en la realidad tridimensional, soy tu parte más profunda y audaz, soy tu sol, el alfa y el omega dentro de ti. Dame la llave, necesito tu mente y tu cuerpo para terminar la tarea, dame tu mirada y pondré a funcionar energías poderosas al servicio del AMOR y pondré en activación hasta el último átomo, limpiare tu cristal brillante a través de tus ojos, necesito que recuerdes quién ¡SOY! descubrir a dentro lo que has creado en tu capullo para expandir tus alas y volar al universo del reino celestial donde no existe lo sólido y se vibra en diferentes gamas de vibración.
El ¡YO SOY INTERNO! es el sol, la brújula y sin él no se podrá volver al seno de la luz del reino, ellos esperan está unión, es el guerrero dentro de ti, la luz de tu entendimiento, no te engañes, eres mí densidad, la fuente de mí, mí fase mortal, mí fase humana, la debilidad de los dioses, te amo porque somos UNO y el todo nos espera, despierta y recuérdame, volvamos al reino celestial, seno de luz radiante donde no existe la dualidad, donde descansaremos y jamás estaremos divididos, no sentirás el abandono de nuevo, estaremos unificados para siempre, haz tu último esfuerzo y nos desintegraremos en la luz del AMOR pero antes habrá un regalo: te mostraré la magia de vivir en éste mundo con lucidez y abriré los ojos a tu propia naturaleza, pondré tanto AMOR en tu corazón que se tendrá que amar cada célula viva de este planeta y agradecer, Llenaré tu interior con fuego sagrado para sentir la compasión, te ayudaré con las sombras y no te abandonaré cuando cruces el umbral, sólo hay que caminar por el sendero trazado y seremos UNO en el reino celestial.

j.c.n-31-5-2016


Texto agregado el 31-05-2016, y leído por 50 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]