La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / maparo55 / Una mujer incomparable

 Imprimir  Recomendar
  [C:568435]

Este texto es una reposición. Espero que quienes lo hayan leído en su momento, lo disfruten de nuevo.

Nunca me gustó demasiado viajar, me parecía bastante molesto eso de trasladarme de un lado a otro lejos del terruño, de los amigos y mis cosas, con las consabidas molestias de cargar en un itacate o bolsa, los pocos trapos decentes que tenía para vestir y los dos o tres trastos para el aseo personal- Y arribar a un lugar extraño y lejano donde quién sabe que cosas le esperaban a uno, aunque fueran buenas. No me emocionaba conocer nuevos lugares, otra gente; prefería lo ya conocido, el rinconcito cotidiano donde conocí el amor y al hombre de mi vida. Aunque ignorante, sé que esta vida quizás no te pida nada, pero tampoco cumple antojos; así que el día menos pensado, me dio una enfermedad tan terrible, que mi familia se vio obligada a trasladarme a Santa Paula, el pueblo más cercano a nuestra ranchería y allí me encargaron con las monjas de un convento, para ver si lograba curarme. Entonces tenía treinta años y dos hijos pequeños a los que tuve que dejar al cuidado de su padre, para quien he de reconocer, éramos la luz de sus ojos. Y allí me quedé, entre mujeres desconocidas y devotas, amantes de Cristo y de sus enseñanzas. Envuelta en mi rebozo y con mi humilde vestido de percal, me sentí abandonada cuando mi hombre se marchó prometiendo volver pronto para saber de mí y de mi salud. En ese momento, la angustia que me atenazó, me dijo que no lo volvería a ver jamás, ni a él, ni a mis hijos. Estaba yo condenada, aunque en ese momento no lo supiera bien a bien. La enfermedad y sus malignas fiebres habrían de agostarme y acabar casi conmigo en muy pocos días.
Las monjas me trataron bien. Alojada en una celda donde el sol entraba muy de mañana por la ventanilla enrejada, cuidaron de mí día y noche, mientras me debatía afiebrada en mil delirios. El dolor que me atenazaba la cabeza era insoportable, torturante. La náusea era constante y el poco alimento que toleraba mi cuerpo era devuelto al poco tiempo, sin que se aprovechara algo de él. Un sudor pegajoso y extenuante me mantenía con agudos escalofríos y una sed abrasadora. Bebía agua casi a cántaros, era una sed inextinguible y avasalladora la que me consumía. Las frazadas con las que cubría las miserias de mi cuerpo enfermo, se hallaban húmedas del sudor de aquella fiebre maligna. No sabía yo del transcurrir del tiempo, todo era confuso e irreal. El rostro de un hombre me acechaba a veces y vagamente le oía musitar palabras de aliento y de fe, que hablaban de resignación, perdón y muerte. Su mano me tocaba la frente y era un contacto suave, lejano y ardiente. En algún lado, una voz femenina habló de malaria, de paludismo, de la inconcebible enfermedad que quién sabe cómo se había cebado en mí. Al parecer, no tenía yo remedio; morirme era sólo cuestión de tiempo. En los pocos lapsos de lucidez que tenía, sólo quería beber agua, un jarro inmenso lleno hasta el borde, y que el agua estuviera fría, muy fría para aplacar el infierno que me escocía la garganta. No pasaron muchos días; una mañana de extraña lucidez, un sacerdote me dio los últimos consuelos espirituales y perdonó mis pecados, los cuales ni siquiera llegué a confesar. Lloré entonces mis últimas lágrimas, pensé en mi hombre y en mis hijos y luego, sumida en un desvarío febril, no volví a saber de mí. Al día siguiente, amortajada y envuelta en un humilde petate, las piadosas monjas me llevaron a enterrar al cementerio municipal de Santa Paula, donde permanecí muchos años enterrada y de donde habría de salir para conquistar el mundo.
No sé bien en que momento exhumaron mi cadáver si así le puedo llamar, ni tampoco cuándo me volví famosa. Supongo que los recuerdos de una muerta no tienen porqué ser claros o precisos. Lo que sí sé, es que un día cualquiera, a otros muchos y a mí, nos desenterraron porque el panteón municipal se moría de vejez y abandono; infinidad de osamentas y jirones de cuerpos, asomaban a flor de tierra causando el espanto del que se atrevía a cruzar por el viejo cementerio. Fue una verdadera sorpresa y suerte, que fuera yo una de las muertas privilegiadas. Me sacaron cuidadosamente, limpiaron la tierra que cubría por todas partes mis despojos y me instalaron en un nicho tibio y acogedor, desde donde pude observar con mis cuencas semivacías, un pedacito del mundo que me fue vedado conocer antes de morir. El saber popular dice que las sales de la tierra y el agua, lograron el milagro…Mi hombre y mis hijos hace ya mucho tiempo que han muerto también; solamente yo permanezco todavía aquí. Viene mucha gente entre curiosa y llena de temor y nos mira, nos admira, porque todos los que estamos aquí somos un portento de la naturaleza, un extraño acontecimiento que la vida nos ha permitido representar. Vienen de todas partes, incluso de países lejanos. Entre los que llegan a visitarnos, he reconocido a los hijos de mis hijos y a muchos familiares que nunca me conocieron, pero que ahora se acercan de vez en cuando y quieren saber de mí, aunque no sospechen de nuestro parentesco. En vida tuve un nombre de mujer, un par de hijos que no logré gozar plenamente, un hombre que me quiso y me hizo el amor con ternura. Ahora, convertida en momia, soy una de las rarezas y atracciones de este lugar, que es la hermosa ciudad de Guanajuato.

Texto agregado el 03-05-2016, y leído por 118 visitantes. (5 votos)


Lectores Opinan
2016-05-08 02:35:08 ¡¡ Bravo !!! Que bien armado el entramado y la conclusión. Pensaba con intensidad en una momia antes de leerlo. Llevas de la mano hermano. ME ENCANTO. Cinco aullidos momificados yar
2016-05-07 07:05:38 Excelente historia, amigo. glori
2016-05-05 13:41:07 Es una historia que mientras la mujer vive,este corto trozo se convirtió en un calvario. Al morir ,pareciera ser que supo mas de la vida. Esto no es nada extraño porque .la mayoria de las veces personas nacen a los ojos de los demás cuando mueren. Vida después de la vida? Un texto que llega al alma... Duele y deja meditando***** Un fuerte abrazo amigo. Victtoria 6236013
2016-05-04 17:59:25 1. Extraigo esta frase que me parece de colección en tu texto: “Supongo que los recuerdos de una muerta no tienen porqué ser claros o precisos. Lo que sí sé, es que un día cualquiera, a otros muchos y a mí, nos desenterraron porque el panteón municipal se moría de vejez y abandono…” ¡Cuánta reflexión guardan estas líneas! SOFIAMA
2016-05-04 17:59:05 2. Es cautivante, y mucho, esta historia. Contada en primera persona, alucina; y se siente hasta el dolor espiritual y la nostalgia de la narradora. Excelso, ¡qué gran placer haberlo leído! Un abrazo repleto de cariño, Mario tan querido. SOFIAMA
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]