La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / Clorinda / EL ENCUENTRO

 Imprimir  Recomendar
  [C:567754]

EL ENCUENTRO

Esto me pasó hace algo más de un año, en la ciudad balnearia de Mar del Plata, Argentina, en oportunidad de participar allí presentando un cuento que había sido seleccionado previamente, representando a adultos mayores de mi provincia.

En realidad había viajado con otros participantes de mi localidad, de los que predominaba gente muy joven, incluso niños, compitiendo en diferentes actividades, como deportes, baile, canto, teatro, pintura, artesanías, etc.

El caso es que yo tenía que acompañarlos a todas partes, a lo largo de siete interminables días y me resultaba cansador seguirles el ritmo, sobre todo en cuanto a caminar se refiere. Todo íbamos exhibiendo una identificación bien visible, con nuestros datos personales, ya que había representantes de todo el país, y era una manera rápida de identificarnos.

Es así que al tercer o cuarto día yo noté que mis zapatillas estaban demasiado transpiradas, y sentí la necesidad de renovarlas, así que aproveché la oportunidad de desligarme un poco de mis jóvenes compañeros, y me fui sola a realizar la compra y disfrutar de la ciudad, a mi ritmo.

A unas pocas cuadras del hotel me interceptó un hombre bastante joven que me saludó cordialmente, como si me conociera:

-¡Hola, Clara! ¡Pero qué sorpresa! ¿No se acuerda de mí…?
-Francamente –dije tratando de hacer memoria –no me acuerdo….

Me empezó a contar que era de mi mismo pueblo, pero que hacía varios años se encontraba trabajando en Mar del Plata, y otros detalles que revelaban que me conocía.

-Disculpame –le dije tratando de hacer memoria –¿Sabés que no me acuerdo?
-Pero cómo no se va a acordar? Vivíamos en el mismo barrio.
-¿No serás el nieto de doña Ángela Olóndriz? –arriesgué a decirle.

Me incomodaba tener tan mala memoria ante una persona que bien se notaba que me conocía. Me suele suceder con otras personas cuando no las veo por un tiempo.

-¡Tal cual! ¿Ahora me reconoce?
-Sí, sí, claro. Es que hace tanto que no te veo… ¿Vos sos hijo de Ignacio o de Rubel?
-De Rubel –me dijo muy seguro.
-Entonces vos tenés que haber sido mi alumno, hace muchos años, cuando yo recién empezaba a trabajar….
Me confirmó que sí, y entonces decidí saludarlo más efusivamente. Me acerqué a darle un beso.

No sabía porqué transpiraba tanto este tipo, pero su olor a colonia barata y hedionda quedó pegado en mi piel desagradablemente.

Terminó explicándome que se encontraba en una difícil situación porque había perdido la billetera, y me pidió prestado dinero para comprarse una vianda, y crédito para su celular.
Ahora ya sabía por qué transpiraba. Su adrenalina era infernal.

Me compadecí de él y casi saco mi billetera, pero algo me detuvo.

-Tengo que hacerte unas preguntas: ¿Te acordás cómo se llama tu tío, el papá de Nancy y Nilda? ¿Sabés que no me puedo acordar?
-Yo tampoco me acuerdo- dijo tratando de hacer memoria.
-¡Qué raro! Ustedes eran vecinos. ¿Es posible que no te acuerdes?
- Señora , ¿Me podrá prestar el dinero? Tengo que ir a hacer la denuncia, y no sé cómo me voy a arreglar sin plata.
-Una pregunta más ¿Vos te acordás el nombre de mi hermano, el menor? (les anticipo que no tengo hermanos varones).
- No, no me puedo acordar –dijo esforzándose por recordar.
-¡Vamos! ¡iba con vos a la escuela! ¡No podés haberte olvidado! Jugaba con vos a la pelota…

Esta vez no profirió palabra.

Miré el reloj y le dije tranquilamente: - Tengo que irme.

Me apuré a cruzar la calle, sacándome de encima la identificación, y el hombre me saludó cortésmente:
-Que le vaya bien, señora.

Texto agregado el 12-04-2016, y leído por 140 visitantes. (14 votos)


Lectores Opinan
2016-04-14 14:02:29 Jajaja. Aca en mi país sucede a menudo,incluso van a las casas y cuentan historias que muchas veces he creído y he pasado dinero. Tu lo hiciste .muy bien., Me gustó mucho la historia***** Un beso Victoria 6236013
2016-04-14 01:32:42 1* elvengador
2016-04-13 12:36:49 Jajajajaja, es que no se puede ir por la vida dando tanta información...después !!pasa lo que pasa!! que a ti afortunadamente no te paso. Muy bueno. ELISATAB
2016-04-12 23:40:48 Hay truhanes en todos sitios. Suerte que notastes algo que lo delató. ****** grilo
2016-04-12 23:08:30 Tan ingenioso tu relato,como tu forma de eludir al mentiroso.Un Abrazo. gafer
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]