La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / jcn / En busca de la felicidad

 Imprimir  Recomendar
  [C:564683]

Hay que buscar para encontrar la felicidad, de pendiendo de donde se busque se encontrará.
Ditilemeo es un chico desahuciado en su ánimo, desafortunado por sus propias circunstancias, tan infeliz que siente morir. Tiene todo lo material que se quiera tener, pero no se siente conforme, le hace falta algo, se siente tan pesado que ya se siente cansado de vivir, cambiaría lo que fuese para sentir la felicidad plena alguna vez, él piensa que es efímera esa felicidad, pero puede ser tan eterna como se quiera.
Ditilemeo es callado, se siente un completo extraño en su familia, o su familia es extraña para él. Su padre es un noble trabajador y su madre es un espejo tan superficial que ama nada más que el dinero, nunca enseño nada bueno, todo fue negativo y siempre le dio la espalda en los mejores momentos, pero descubrió que su madre es un espejo para no ser como ella, con tal grado de inconsciencia, carente de detalles dulces, llena de egoísmo, rencor, su veneno inevitable se esparce alrededor, con tal de ella sentirse bien no importa que su familia de caiga cuando sus palabras ofensivas le dan aire de vida. Ella es una roca en el camino, estorba, nada positivo aporta y hace tropezar a toda costa.
Ditilemeo en las noches piensa en emprender una gran aventura hacía la búsqueda de la felicidad, nunca lo pensaba cuando vio esa chica que de repente le miraba, su corazón se reanimó, no dudo y a esa mujer no nombre clara se acercó; con sus miradas congeniaron, se gustaron y a hora van detrás de besos enamorados. Son días felices para ditilemeo, de pronto un buen amigo encontró que parece vivir su mismo destino, le gusta el mismo deporte, los mismos programas de televisión, él es muy formal, atento y colaborador.
Ditilemeo no había pasado tantos días felices y se sentía realizado y bastante confiado, este camina en un reconocido centro comercial buscando un gran regalo para su nueva novia pero no esperaba una lluvia de desilusión; clara y su mejor amigo están juntos abrazados, palpándose besos, ditilemeo de repente siente un frío extremo, acongojado yace agobiado, cabizbajo detrás de la columna de concreto observando los traidores al descubierto, saca su celular y llama a clara; ella observa su celular mientras suena y se lo muestra a su mejor amigo entre risas burlonas, él le dice que conteste y clara contesta eufórica argumentando que le extraña y que desea verlo mientras es besada lento por su cuello, sin preguntarle ditilemeo dónde se encuentra ella le dice que está de compras con su madre hasta que se escucha el alta voz del centro comercial anunciando promociones, ella se asustó porqué le pareció escucharlo también por el celular, observó hacia todos los lados y cuando fue hablar de nuevo en su celular ditilemeo ya había colgado.
El chico se marchó entristecido con un dolor interno tan profuso y se pregunta: ¿para qué tanta felicidad si la tristeza le iba a amparar? la ignorancia manifiesta que sin dolor no hay felicidad, pero sabe que son pensamientos masoquistas y total mente superficiales, tan primitivos que más bien se marchó de ese círculo de amistades. Regaló su costoso celular a un mendigo que no dudo en venderlo para comprar su ansiado vició.
Ditilemeo después de pasar sentado toda la tarde en la banca de un parqué regreso a su casa, allí le esperaba clara con sus brazos abiertos, su aura de total hipocresía el chico percibió. Sin desperdiciar palabras se marchó ante los reclamos de su madre por dejarle ya que el padre de clara tiene una cadena de empresas.
Que pesadilla es para ditilemeo su existencia, no ha encontrado un lugar que le resguarde de la de cadencia de la enfermedad mental que desea aniquilar al ser de gratos valores que son insoportables para aquéllos carentes de pensamiento. El chico piensa en el pasado de la traición de clara y su mejor amigo, se llena de odio que ejecuta más su propia desilusión, prefiere llorar, pero una discusión entre sus padres acaba con el silencio, su madre está histérica, necesita dinero y todo se calma cuando sus dedos tocan el dinero, sonríe, no hay disculpas de mil palabras ofensivas.
Ditilemeo empaca su ropa y toma el dinero que había ahorrado y se marcha de casa, cuando sale siente un aire nuevo y positivo, pero al voltear en la esquina se encuentra con su mejor amigo el cual estira su mano para saludarle, ditilemeo paso de largo y continuó caminando por varias horas, se encaminó a la terminal y abordó el bus que va al pueblo más lejano, al llegar allí continuó caminando y se encontró con un bondadoso campesino que le invitó a su morada para darle algo de beber. Parece ser tan feliz en medio de su entorno humilde con su familia.
Ditilemeo manifiesta que no tiene destino y el campesino responde después de encender su tabaco: puedes ir a buscar tu destino al fin del mundo, allí después de entre lamentos vivir no se encontrará la felicidad, el propio destino está tan cerca y no se ve porqué los ojos ven para afuera, agradece y no te lamentes.
El campesino dio un beso a su esposa y salió de nuevo a jornalear. Ditilemeo continuó caminando entre los caminos simples y sencillos, observando los ciclos que terminan y comienzan entre la ilusión de un tiempo cronológico. Entre la selva la niebla fría le llevo a la montaña cansado, escucha un riachuelo correr, tan cristalino y puro que su esencia se puede reflejar, una gota de agua lluvia cae de una hoja de un gran árbol, allí hay un mensaje escrito: la riqueza del universo habita por dentro.
El coraje vuelve con fuerzas a ditilemeo así que dejo de pedir cosas a un cielo de fantasías y se enfocó en el interior, se comenzó a crear un cúmulo de frecuencias como colectivo y resuenan en el interior de cada consciencia, la oleada de información se percibe en aquélla montaña, el viento lleva la frecuencia que resuena en sintonía potencializando la resonancia que une los pensamientos en una realidad.
Ditilemeo se percibe separado de la fuente divina y así alimenta su separación con su interior creando el propio sistema que sustenta la separación, la creencia de separación entre los sistemas de creencias. En la cumbre de la montaña se encuentra el manantial de luz donde se bebe el agua para el retorno del conocimiento de la fuente para producir el orden, la conexión interior con la verdad y luz, con la atención plena de discernir para permitirse escuchar y comprender mejor la disonancia con la verdad, allí busca la vibración afinidad para multiplicarse.
El ejercicio del silencio para escuchar las palabras sabías del corazón sosteniendo la vibración del AMOR, el rayo blanco arriba con la fuerza del AMOR para controlar el ego que habita en la consciencia de separación.
Ditilemeo encontró lo que buscaba y se sintió cómodo para volver a casa, ya no le afectan las energías oscuras a su alrededor. Su familia está feliz de verlo y clara con su amigo fueron a verle y ditilemeo les expresó frío que estar solo es mejor hasta encontrar una persona que conozca la plenitud del interior.
El ruido mental ha quedado atrás pero el ego continúa asechando para apoderarse del ser y padecer sin comprender.

j.c.n-2-8-2015

Texto agregado el 20-01-2016, y leído por 74 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]