La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / jcn / La princesita isabella y la ardilla voladora

 Imprimir  Recomendar
  [C:563851]

Una nueva aventura en el valle de fe de cuentos con la ardilla voladora.
La ardilla voladora saltaaa... de árbol en árbol tan espectacular con cada salto que la vista de un gavilán no le deja de asechar—eso dijo la roca lola tan chismosa que inventaba que las flores no se vestían de colores.
En realidad, el gavilán es el mejor amigo de la ardilla voladora ya que crecieron juntos, juegan juntos y les en canta hacer bromas a los animales más gruñones que envejecen de ira dejando pasar las son risas sin medidas.
La princesita isabella está feliz y canta en el jardín del sol que irradia de besos, misteriosos versos bastante tiernos para pintar en el cielo frases de AMOR, de repente la ardilla voladora se acerca pesarosa porque su gran amigo el gavilán fue capturado por cazadores que a su morada le llevarán para su deliciosa carne almorzar, la princesita isabella no lo permitirá y en una nube mágica desapareció, detrás de un árbol reapareció y la morada del cazador avistó. La ardilla voladora está entre las manos de la princesita está y en un gran salto el viento unido le impulsó, gavilán entre la jaula de ver su amiga la ardilla voladora se asombró cuando se transfiguró en un ser feroz, la princesita le concedió la burbuja de los deseos que acuario de los cielos le obsequió; los cazadores espantados corrieron hasta que entre la bruma del bosque se perdieron. La princesita isabella libera a gavilán que es tan antiguo, los hechizos de juventud vuelan entre el infinito.
Todos volaron con la inédita e infinita imaginación. Los cazadores se volvieron canciones, los árboles ríen a montones y el viento libre y sublime dibuja sin que nadie lo pueda ver un corazón de energía que irradia a la princesita resonando apremiante entre el existir de un bosque que no se puede describir, hay que percibir para que vuele el pensamiento sin que sea atrapado entre una jaula de límites donde los versos del sol se a pagaron hoy, donde la ardilla voladora no pudo saltar y en un mundo estancado dejó de volar.

j.c.n-26-2-2015

Texto agregado el 30-12-2015, y leído por 82 visitantes. (1 voto)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]