La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / jcn / La marioneta

 Imprimir  Recomendar
  [C:563265]

Cuando las circunstancias inesperadas suceden con la magia se resuelven.
El bufón tiro a la basura su vieja marioneta; sus hilos están reventados, su costura maltrecha. Un niño del reino sin nombre la encuentra y juega con ella por un rato entre los límites de los principios sin destino donde se llega a las nuevas tierras conquistadas por el reino sin nombre.
El niño fue a un alto risco para arrojar la marioneta y verla caer; la marioneta cayó al río del manantial interno que le llevó con su fuerte corriente muy lejos a las tierras del verano eterno, entre una rocas abrazadas por el vital musgo la marioneta fue a dar, allí la marioneta flota girando. A las orillas del río está el bosque de los desterrados y otro niño de nombre yedemiaX ve la marioneta, sus pedrés fueron asesinados por el reinado de la oscuridad, ahora vaga solo guiado por su antiguo corazón.
Dicen que el bosque de los desterrados es temible y los brujos malvados deambulan por allí en busca de niños con almas antiguas para tomar posesión de sus cuerpos y con sumir las almas que les rejuvenece su espectral apariencia para verse jóvenes con un cuerpo físico. El niño aferra la marioneta para no sentirse solo ya que siente malvadas risas que asechan, el niño corre sin dudar y se ve sorprendido cuando las raíces de los árboles son hechizadas para atraparle, aferra fuerte la marioneta con sus manos cuando es atrapado de sus pies y manos, cierra sus ojos y sin temer en una exhalada de viento el alma se separa del cuerpo físico que yace inerte entre las raíces. La niebla oscura de los malvados se la menta porque un alma antigua se ha escapado de sus manos y con ellas pueden ser más poderosos
El alma del niño busca un destino y lo encuentra en la marioneta; cobra vida y observa alrededor, ve un charco y ve su reflejo, sorprendido se emociona de ser una marioneta ya que siempre quiso tener una, corre libre mente entre el bosque cantando canciones y recolectando flores hasta que se refugia bajo la sombra del árbol más antiguo del bosque sintiéndose seguro, de repente se escucha una voz: ¡ten cuidado pequeña marioneta! si te ven las demás personas te quemarán.

— ¡Ho! no sabía que un árbol podría hablar ¿porqué me quemarían si soy una inocente marioneta? ¿Qué mal puedo hacer? Se pueden divertir con migo.
Dice la marioneta sin comprender lo que le podría suceder.

—Eres un alma de un niño encerrado en una marioneta con vida y a las gentes no les gusta ver cosas nuevas, sus límites no les deja saber la magia de un mundo que conectada a la mente infinita, ellos creerán que eres un demonio y con su alimentada ira te destruirán, vete de este bosque de desterrados, de resentimiento, de negativos pensamientos.
Dice el árbol moviendo sus ramas.

— ¡No! no, no lo creo, querrán jugar con migo y me cuidarán.
Dice la marioneta caminando alrededor del árbol.

La marioneta hizo caso omiso y buscó uno de los niños, uno de sus mejores amiguitos pero al ver la marioneta caminar y hablar por si sola corrieron despavoridos los niños a decirle a sus padres los cuales acudieron de inmediato con sus antorchas, la marioneta se siente amenazada así que corre lo más rápido que puede y se arroja al río para que le lleve la corriente, se avista la caída de una gran cascada, la marioneta intenta aferrarse de cualquier roca sin lograrlo termina cayendo por la cascada, por lo menos no siente dolor ni hambre, ni sed pero sus sentimientos están vivos como su propia alma, duele el desprecio de la gente, no puede creer que le quisieran quemar, no quiere llegar hacer un adulto nunca y ya no quiere ser una marioneta a lo que todos le temen, se siente aun más solo que cuando era un niño normal; llora, sus lágrimas brotan mientras el algodón se sale por uno de sus rotos del lado de su cabeza, recuerda lo que dijo el viejo árbol y se encaminó al jardín de las orquídeas pero no sabe dónde es, la marioneta se recuesta a una roca y sus sollozos se vuelven a desfogar hasta que la roca ruge y dice: ¿por qué lloras marioneta?

—Porque la gente me odia y mi único destino es ir al jardín de las orquídeas y no sé cómo llegar.
Dice la marioneta ahogado en medio del llanto.

—¡No llores por la actitud negativa de las personas! no adsorbas sus venenos y disfruta tu vida mágica, siente dentro de ti, no hay nada perdido más aún cuando lo mágico está arraigado contigo, yo te ayudaré y nada más tienes que silbar y un cóndor dorado a ti vendrá, te llevará al jardín de las orquídeas.
Terminó diciendo la roca para evocar un bostezo que lo vuelve a llevar a su profundo sueño pero dijo de nuevo: no te olvides de mí, la gran roca que mueve montañas.

La marioneta se marcho jugando al chupa te entre los árboles mientras silbaba hasta que de repente ve un cóndor dorado planear que termina posándose en el tronco que fue partido por un rayo de luz libre y con melodías de amor que se escucha centelleante entre el infinito eco. La marioneta está feliz y monta el cóndor que inmediata mente alza el vuelo entre las nubes; los bosques se ven geniales, las nubes saludan entre bienvenidas dejando descubrir el jardín de las orquídeas, hermosa naturaleza cambiante de colores hasta que el viento en su silbar se pronuncia: ¿Hola marioneta? ¿A qué se debe tu agradable presencia?

—Vengo de parte del viejo árbol de la vida el cual me dijo que aquí estaría a salvo.
Responde la marioneta distraído ante deslumbrante en torno.

—¡Claro que éstas a salvo! pero recuerda no eres una marioneta hechizada, tus pensamientos creadores cambiaron tu realidad y tu alma quedó atrapada en la marioneta, no debe ser así, debes dejar fluir tu alma, perdonarte a ti mismo, no es culpa tuya la muerte de tus padres, deja de anhelar cuerpos materiales donde quieres encarnar ¿sabes? ¡Sé quién te puede ayudar! el mago de sus cuentos.
Dice el viento entre su interminable brisa de ternura y amor.

— ¿Cómo llego hasta el mago de sus cuentos?
Quiere saber rápido la marioneta ya que las orquídeas le rodeaban cantando una canción a ritmó del corazón.

—Debes dejarte guiar por tu sublime corazón, es la única manera que lo puedes encontrar.
Dice el viento mientras la reina orquídea cose los rotos de su cabeza.

—Pero no tengo corazón, soy nada más que una marioneta.
Preocupado se manifestaba la marioneta.

—Claro que tienes corazón, lo tienes dormido junto con tus sentidos internos ¡Despiértalo!
Dice el viento arremolinando las hojas secas alrededor de la marioneta.

— ¡Wauuu...! ya siento mi corazón, creía que se había quedado en mí cuerpo físico.
Dice la marioneta emocionada en medio de su vibración.

—El corazón lleva la voz del interior y dónde va el alma va la voz, la brújula de la vida.
Dice el viento entre su ventarrón acariciando todo con amor.

La marioneta emprendió el viaje en busca del mago de sus cuentos guiado por su corazón que latente acompaña, le canta y a viva la magia de la vida pero en su andar se encontró con un lobo que entre sus fauces le aferro y con destino incierto a uno de sus cachorros lo llevó; la marioneta juega con el cachorro y sus costuras no tardo en descocer pero pudo huir antes que inconsciente mente le destruyeran por completo. A medida que camina su corazón más rápido latía hasta que llegó a un valle mágico, allí lo único raro son los seres dormidos con vida y sin existencia.
Un colibrí lleva a la marioneta ante el mago de sus cuentos quién está entre tenido experimentando en una dimensión más elevada, la marioneta le observó fijamente, el mago voltea lenta mente mientras la marioneta se acercó y le tocó: ¡No pareces un mago! pareces un loco mendigo.

— ¡Éstas en lo correcto! soy un loco mendigo, mago de mi propio destino y de los que quieren venir con migo a la infinidad de los sentidos.
Dice el mago de sus cuentos irradiando energía pura, poderosa de amor.

El mago puede ayudarle pero debe encontrar su cuerpo. Puede sentir el alma febril de la marioneta en su corazón, la inocencia es un don que caduca con lo artificial, le dice a la marioneta que no salga del valle mientras va en busca de su cuerpo.
El mago de sus cuentos en su cóndor dorado se dirige al bosque de los desterrados mientras la marioneta llena de curiosidad de ambula por los alrededores, más allá del valle mágico ve una carrosa con un viejo sujeto que da latigazos a su caballo sin piedad, el sujeto trata de cocinar pero la marioneta en su ingenuidad bondadosa manifestó al sujeto en que podría ayudarle.

— ¡Ho! claro que me puedes ayudar más de lo que imaginas marioneta mágica.
Dijo el sujeto, un cazador que ríe entre sus negativos pensamientos.

La marioneta fue sorprendida y a una jaula fue introducida, se arrepiente por no haber hecho caso al loco mago de sus cuentos. Dinero, dinero sin mover un solo dedo—dice el cazador mientras ve la marioneta visualiza el dinero.
El mago arriba al bosque de los desterrados buscando el cuerpo del alma antigua, los buitres le guiaron, el cuerpo está en descomposición muy avanzada, no hay nada que hacer con el cuerpo, todo estará en manos de la diosa Solari; ella eterna, creación, vida y amor. El mago vuelve al valle mágico y no puede creer que la marioneta ya no este, el viento le cuenta que se lo llevó el cazador y sin saber para donde el mago fue a buscarle.
La marioneta está muy triste ya que entre borrachos tiene que hacer lo que diga el cazador, le insulta, le trata mal, se burla y la marioneta rompe en llanto. El mago busca entre las aldeas y escucha la voz que recorre de boca a oído de la increíble función de una marioneta mágica; hasta ese lugar fue el mago y espero que el cazador se embriagará hasta quedar dormido, al día siguiente despierta a la orilla del río desnudo sin su pertenencia más anhelada, lleno de irá arroja la jaula al río. El mago lleva a la marioneta la cual ríe esperando volver a su cuerpo lo cual ya no es posible, la podredumbre del mundo exterior se apoderó del cuerpo físico.
Abrumada la marioneta llora pero el mago le dice que nada está perdido y caminan rumbo a las tierras nobles de la compasión donde la diosa hace un recibimiento muy cálido. El cielo se torno azul y lleva a la marioneta a la fuente divina la cual es una cascada de amor que cae entre las nubes del cosmos hasta los aposentos del ser interno, allí la hermosa diosa sumerge la marioneta en el agua de energía, la fuente comienza a resplandecer, su agua se agita, el sol irradia poderoso y el agua de la fuente comienza a remolinarse de izquierda a derecha hasta emerger una llamarada de fuego que descubre el cuerpo del niño el cual lleva alas, la marioneta se acerca y toca las alas, ve su reflejo en la fuente, da gracias a lo eterno, su transformación da alas al cuerpo del niño que concibió su espíritu y trajo de vuelta su alma.
El mago de sus cuentos ya se marchó y lleva la marioneta inerte como recuerdo donde un alma antigua busco refugio de un cruento mundo de inconsciencia, de mortalidad. El esplendor del principio es eterno entre inadvertidos cuerpos.

j.c.n-29-2-2015

Texto agregado el 13-12-2015, y leído por 84 visitantes. (4 votos)


Lectores Opinan
2015-12-13 19:08:05 Muy bonito cuento. grilo
2015-12-13 18:04:35 Navegando por el mar celeste de la página naufrago en la playa de tu talento y grato descubro que tu marioneta transita dichas y penas dejando en el lector el alma satisfecha y la razón colmada. -ZEPOL
2015-12-13 16:37:06 Me gusto mucho este relato, que tiene algo de mágico. El suspenso se mantiene hasta el final. Felicitaciones, para mi es 5* dfabro
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]