La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / NELSONMORE / BURBUJA DE TIEMPO

 Imprimir  Recomendar
  [C:562321]

Te mirabas tanto en el espejo que ya ni sabías cuál de las dos eras y cuando no volviste a mirarte más, la del espejo cobro vida, pues sufrió todas las metamorfosis, nada sabías de los enigmas de los espejos, ellos son capaces de revelar los secretos y las tormentas del alma.

Tú te alejaste del espejo y luego te miraste en el río, pero el río ahora llevaba aves de carroña que habían perdido el vuelo y peces muertos. Habías decidido no maquillarte más, ni atormentarte más, te veías más bella al natural y sin lastres en la espalda y el corazón.

Los años siguieron pasando y el agua pasando y renovando el río y el río seguía alargándose más y más y más, tanto se alargaba que los primeros días que te bañaste en el río ya deben ir muy lejos.

Cada que te miraba me dabas la impresión de no crecer, de haberte vuelto inmune al paso del tiempo, era como si hubieras congelado el tiempo y vivías feliz como si este mundo no te importara nada, es más, me atrevería a decir que ya no eras de este mundo, sino de tu propia burbuja de tiempo, habías cambiado los caminos y los derroteros, eras la golondrina que hacías tu propio verano así estuviéramos en invierno.

Desde que te fuiste del espejo, nada cambió en tu cara, ni en tus pechos, ni en todo tu cuerpo, lo que cambió fue tu alma, ayer oscura, hoy más transparente, más luminosa diría yo, tu cabello dejó de crecer y todo se congeló en ti, menos tu misma, inconscientemente habías suelto todas las amarras y todos los pesares y hasta todos los pecados que antes te atormentaban, pues creías que había algo turbio en tu alma. Ya no tenías obsesiones, ni miedos, eras algo más que una mujer de carne y hueso, eras espíritu puro y el tiempo siguió pasando, pasando y pasando y un día saliste de esa burbuja de tiempo y fuiste a mirar a la otra de ti misma en el espejo. Llegaste a tu casa y después de muchos intentos lograste abrir la puerta, pues la cerradura y la llave parecían oxidadas.

Ya dentro de tu casa sentiste el sabor del polvo, era como si fuera un polvo milenario, había tanto polvo en los muebles, en el escritorio, en el piso, en la ventana y hasta en el espejo. Luego se te ocurrió limpiar el polvo de la ventana, pues creíste que todo se veía opaco porque la ventana estaba sucia, luego sacudiste el polvo del escritorio, enseguida barriste el piso y cuando ibas a sacudir el polvo del espejo ahí estaba muy envejecida la otra de ti misma sin brillo en los ojos, con la piel todo marchita y arrugada, hasta se te habían caído los dientes, pero ni siquiera te conmoviste, luego pasaste muchas veces el limpiador por el espejo y cuando pensaste que era solo una alucinación, te mordiste los labios y cuando volviste de nuevo a mirarte, pero ya no te reflejaste, la otra de ti misma había muerto cuando tú decidiste salir de esa burbuja de tiempo que tu misma inventaste.

AUTOR: PEDRO MORENO MORA
@ DERECHOS RESERVADOS.

Texto agregado el 14-11-2015, y leído por 131 visitantes. (4 votos)


Lectores Opinan
2015-11-15 09:34:22 muy buena tu reflexión yosoyasi
2015-11-15 00:37:25 Todo regreso al hogar que dejamos atrás con lleva descubrir que no somos los mismos que se fueron . autumn_cedar
2015-11-14 17:31:16 Polvo milenario y burbujas del tiempo, tremendo problema existencial plasmas en este peculiar personaje. Muy reflexivo tu texto. Full abrazo, mi querido. SOFIAMA
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]