La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / sheisan / El Escritor

 Imprimir  Recomendar
  [C:562277]

Arrumbados, sin orden ni clasificación, se encontraban sus escritos desperdigados por todo el reducido y lúgubre espacio que habitaba. Un pequeño espacio que lo mismo era comedor, sala de estar, cocina o dormitorio.


La mayor belleza del lugar la constituía una pequeña ventana. Conjuntamente a su apertura matutina, se daba inicio al más increíble espectáculo para quien se diera el tiempo de observar y regocijarse; un sin fin de diminutas partículas luminosas de polvo flotaban, brindando diversos destellos de luz, conformando un universo encapsulado. El sol, en su recorrido, iluminaba los empolvados y repletos anaqueles llenos de libros y recuerdos de viajes realizados en su juventud. En un costado, sobre una mesita en la que ya no cabía ni un periódico más, se encontraba una infinidad de recortes conteniendo las críticas de sus publicaciones; frágiles hojas con apenas visibles letras que casi se diluían fundiéndose en un amarillento fondo.


Solía sentarse frente a la ventana y dejar que el sol entibiase sus adoloridas rodillas aliviándolas con su calor, fumaba profusamente, a pesar de que su eximia mensualidad apenas lo permitía.


Resignado, observaba en silencio su máquina de escribir. ¿Cuánto tiempo ha pasado?, a él le parecía una eternidad. El silencio se había alojado en el reducido espacio. Hasta el teléfono había dejado de timbrar. Imaginó del otro lado a su editor ya rendido de llamarle exigiendo una nueva entrega o quizás la vida había cobrado factura y éste había muerto sin que él se enterase.


Una tarde cualquiera, sus musas comenzaron a susurrarle. Poco a poco fueron cobrando vida, hasta transformarse en amenas conversaciones y risas; la primera en aparecer fue la hermosa damisela Leonora con su vaporoso vestido de gasa, luego la exótica y encantadora Simone con su sensual acento francés y aquella su perfecta y frondosa cabellera trigueña, finalmente apareció Doménico, el pequeño niño que junto a él aprendía ajedrez, se aferraba de su mano y cariñosamente le llamaba abuelo.


Su mente quedó atrapada entre los personajes de su feliz mundo de novelas, ¿su cuerpo?, fue llevado por los hombres, dicen que iba sonriendo.


M.D

Texto agregado el 13-11-2015, y leído por 384 visitantes. (18 votos)


Lectores Opinan
2015-11-20 16:00:42 Que gran relato Sheisan!! Me emocionó en lo mas profundo. Adoro tus letras!! Tolo
2015-11-17 13:52:03 Ay, qué delicia de narración...!!! Nos llevas a todos de la mano, a palpar las vivencias de esa alma. Y qué bello su partir, rodeado de su mundo tan pleno. Dejas una sensación de paz muy especial. MujerDiosa
2015-11-16 22:43:33 Un texto triste y bello. abrazos y flores. sendero
2015-11-16 22:35:35 Hermosa historia, Sheisan querida. La cuentas con la nostalgia de alguien que siente y sabe qué hacer con las letras. Un abrazo eterno y full de felicitaciones por tan magno escrito. SOFIAMA
2015-11-14 18:46:44 Imagino cuando escribías este texto, te veo relajada con una paz interior, tus suspiros profundos, y esa blanda sensación de nostalgias fluyendo en tu mente mientras tu mirada atravieza la ventana, porque al otro lado, caminan los recuerdos. Hermoso texto, un cambio en tu pluma muy ameno. Saludos lgerprezmar
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]