La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / tsk / Alarmantes fases de amnesia.

 Imprimir  Recomendar
  [C:562198]

Uno.

Esto de no recordar lo malo tiene sus ventajas: me acuden con reminiscencias de mis deméritos y no me impresionan lo más mínimo. Tanto es así que me suponen un actor magnífico. A ver cómo les explico que sufro amnesia. Un amnesia rara, pues no es todo en mí olvido; que me acuerdo mayormente del fondo de los asuntos aunque me pierda en los detalles. Algo notan, bien es verdad, pero no se atreven a suponerme enteramente perdido, pues nadie me ha recriminado nada. De los de arriba, me refiero.
El caso más sangrante ocurrió, sin embargo, hace unos días, cuando me vino Aurora a fechar unos documentos. No recordaba haber pasado a la firma todo aquel papeleo; pero como lacerante recordatorio venía a pie de página mi signature- que dirían los francos.
Dos.

Ahí ya me empecé a preocupar yo mismo, aunque lo disimulé con una salida graciosa.
En casa lo consulté con mi mujer, si ella había apreciado, algo raro, inacostumbrado, sobresaliente en mí durante aquellos últimos días y no pareció apreciar nada relevante.
Mis cosas aparecían ordenadas como siempre y en general mi comportamiento era igual de anodino( dijo ella). No sé por qué no me sorprendió la palabra.
Anodino.
Pasé entonces a pensar que no era un olvidadizo con síndrome alguno, si no que era un anodino. Estábamos de suerte. Ya me veía de ausente de mí mismo y resulta que sólo era un aburrido sin gracia ni entusiasmo alguno.
Vamos, un anodino, como dijo ella. Era sólo un anodino.
Tres.

Sin embargo, sobre todo en el trabajo, fui tomando mis precauciones y guardaba siempre copia de lo más relevante. Pude comprobar por ello, o gracias a ello cómo era mi secretaria la que me tomaba el pelo. Me pasaba a la firma dos veces los mismos documentos y cosas por el estilo.
Qué interés podía tener Amparo en volverme tarumba( me preguntaba).
¿Aspiraba a mi puesto? No podía, por no contar con la graduación adecuada. Tampoco hubo entre nosotros problema hasta la fecha. Era un jefe bastante considerado. Accedía a sus demandas habitualmente sin poner traba alguna a sus ausencias, por motivos justificados normalmente. Tampoco era menester, bien es verdad, ser riguroso con ella, pues era una empleada diligente.
Cuatro.
La opción era que presentara una doble faz y que se estuviera divirtiendo a mi costa. Estaba a punto de hacer un expediente del asunto, cuando descubrí un detalle que podía arrojar luz sobre los hechos.
Cuando se agachó a recoger unos documentos( que se le habían caído al suelo) pude comprobar que llevaba el sujetador del revés puesto. Tampoco le quise dar en un primer momento importancia al detalle. Fueron, sin embargo, sucesivos detalles los que me pusieron sobre la pista de lo que estaba realmente ocurriendo y me dejaron realmente congelado. Era ella la que se estaba haciendo progresivamente ausente de sí misma.

Texto agregado el 10-11-2015, y leído por 59 visitantes. (3 votos)


Lectores Opinan
2015-11-11 21:18:16 Me gusta co.o planteas lo que era tu preocupación en otra persona. Espero ahora todo a de bien***** Victoria 6236013
2015-11-11 11:16:36 Novedoso, interesante juego de ponerse autotrampas para pillarse o pillar. Morí con lo de "anodino". Simpáticas letras, el final si, no lo entendí mucho. jdp
2015-11-11 10:53:09 Me ha gustado mucho. FERMAT
2015-11-10 22:55:11 Perfecto. elisatab
2015-11-10 22:29:27 Interesante "enfermedad" teniendo en cuenta que la agnesia es una planta, pero quiero creer que es una errata y te refieres a la amnesia. interesante texto. elisatab
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]