La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / godiva / Mala suerte

 Imprimir  Recomendar
  [C:559192]

A veces ocurre que todo va mal; alguna misteriosa confabulación de casualidades decide regalarnos días oscuros.
Mi adolescencia se caracterizó por hechos traumáticos. Fui hijo único, circunstancia que me llevó a una niñez solitaria debido al marcado gusto de mis padres por vivir aislados en el campo.
La "mala suerte" comenzó a los diecisiete años cuando me transladé a la gran ciudad.
Tal vez ese evento desencadenó la psicosis de mi madre que terminó sus días en un hospital psiquiátrico, luego de varios intentos de suicidio. Mi padre murió de tristeza unos meses después.
Solo en el mundo, traté de encontrar amigos, pero no lograba relacionarme con las personas adecuadas. Mi vida transcurría de casa al trabajo, y viceversa.
Al poco tiempo comencé a evidenciar síntomas de la misma enfermedad que había padecido mi madre. Supuse acabaría como ella.

Un día la conocí. Marta era la mujer ideal: dulce, cariñosa, compañera y bella. Nos enamoramos; volví a vivir.

Entonces apareció él.
Marta salía casi todas las tardes con excusas diferentes. Una vez la escuché mientras hablaba por teléfono de manera sospechosa.

Confieso que los celos comenzaron a torturarme, y lo peor era que no me atrevía a enfrentarla. Prefería soportar en silencio el veneno de la traición.

Cuando recibí un correo de su amante enloquecí. A medida que lo leía mi desesperación aumentaba. Él me en detalle sus sentimientos hacia mi mujer. Hasta rogó que lo comprendiera.
No pude terminar de leer; ciego de ira salí en busca de la culpable que nos había hechizado a ambos.

La encontré justo cuando salía de su trabajo. Observé ese rostro angelical y experimenté la angustia que me provocaba su engaño. Avancé hacia ella tratando de contener mis emociones. De pronto lo vi; se acercó y la besó en los labios.

Volví sobre mis pasos, con una agobiante sensación de derrota.
Al llegar a casa, intuí su presencia y no me equivoqué. Estaba sentado en la sala; la oscuridad apenas me permitía distinguir sus facciones, pero pude ver un arma en sus manos. Luchamos por el amor de la traidora. Recuerdo la desesperación que se adueñó de ambos. También recuerdo el disparo.
Entonces cayó sobre la alfombra roja. En ese instante surgió en mí la idea de ayudarlo. Me incliné para descubrir un rostro idéntico al mío, y mientras llegaba la comprensión supe que era tarde para salvarme.

Texto agregado el 12-08-2015, y leído por 141 visitantes. (8 votos)


Lectores Opinan
2016-01-03 06:56:38 A mi entender, la estructura es perfecta: concisa, clara, descriptiva. El final, sin embargo, el final... Depresión no es lo mismo que psicósis; tal vez allí se desconecto la trama. Tu personaje es psicótico, no depresivo. No obstante, gran, gran narración. Pato-Guacalas
2015-08-29 23:34:28 Realmente traumático y con un final imprevisible, como beben ser los buenos cuentos. Muy bien! Clorinda
2015-08-18 17:34:31 Muy bien narrado con un final excelente***** jordifont
2015-08-14 03:23:29 Excelente relato, así de simple. Felicitaciones! TuNorte
2015-08-13 03:24:13 *****Excelente. (Me encantaría verlo en una película.) Solo_Agua
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]