La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / jcn / El frío de la calle

 Imprimir  Recomendar
  [C:554359]

El abrigo cálido de un lecho es deshecho, el cruento frío de la calle que devastará al ser que perdido en su realidad puede desaparecer.
Todo comienza en una tarde de primavera lucida, primorosa y tan candente para el alma de sanita y combro; dos jóvenes con un estilo alternativo, con un enamoramiento que crece cada día, se declararon ante la verdad transparencia, devoción a sentidas palabras que comienzan a manifestarse en la plenitud de su juventud, adolescentes que ven sus días de primaveras eternos y de noches estrelladas entre lívidos suspiros, llenos de energía proclaman de nuevo el solemne día que les abriga y les deja descubrir más secretos que al estar dormidos pasan desapercibidos.
El rock es su música favorita, sanita es de clase media, combro de clase alta; su padre no ha sido el mejor, creyó que con regalos compraría su ausencia ya que su madre otro rumbo tomó, el afecto y los brazos de un nuevo hombre fue la alegría a tanta desolación.
Fueron pasando los días y el invierno a la primavera sorprendió, los rayos del sol escaseaban, la luz que les irradiaba se volvió tenue cuando en el camino de la vida se encontraron con una droga que les sorprendió, sintieron diferente y sus pasos se fueron encaminado hacia la marihuana, cada "traba" su mente declinaba, se dejaron llevar por mitos urbanos de que la marihuana es natural y que nada ha de devastar, las neuronas gritaban sin cesar. La relación de los chicos de paz y tolerancia fue desapareciendo.
Pasaron dos años y del colegio se graduaron, sus días color rosa se marchitaron y mientras sus ideales fueron cambiando una fuerte discusión termina siendo disipada en la cama, producto de su acto el embarazo. Se sintieron extraños, miles de cosas pasaron por sus mentes, sin creer encontrar apoyo en sus familias vieron la luz y muchas más oportunidades cuando sus familias abrieron sus brazos al nuevo bebé.
Prometieron dejar sus malos hábitos, sobretodo el de las drogas. Sanita se anima en los estudios, su actitud positiva la lleva a sobrepasar los malos momentos superándose cada día; combro se sumió más en su disfuncionalidad naufragando entre las drogas de colores y sabores mientras serio y decidió dice con aspecto tranquilo: ¡yo tengo el control! Yo decido cuando consumo y cuando no.
Es el primer síntoma para la hecatombe emocional y social. Los conflictos se volvieron muy intensos, el derroche de dinero es descomunal, ya vendió su taxi entre prostíbulos, alcohol y su droga preferida, la bazuca que término deshaciendo su relación afectiva con sanita, combro culpaba a todo el mundo por su infortunio con la disculpa perfecta para consumir más drogas y perder el rumbo de su vida completamente, todavía dice titubean do que tiene el control mientras las depresiones la cobijan de frío el alma guiándolo a la calle la cual encuentra después de un sin fin de robos en la casa de su abuela, lo que podía llevarse de valor lo tomaba sin vergüenza, lo más sorprendente y lo que colmó la paciencia de su abuela fue el robo de una olla a presión cuando todavía los frijoles no terminaban de cocinar se, se fue a venderla sabiendo que ya no podría regresar, su nueva morada seria la calle la cual no conocía de esa manera después de pasar por diferentes centros de rehabilitación; habitante de calle.
Los primeros días en la calle fueron brutales, el frío llevo más a combro al abismo, el hambre y la desolación no le daban opción, sobrevive por las ansias de consumir drogas, la comida la busca entre las basuras pero al pasar de la semanas comenzó a conocer la calle, ya se mueve como pez en el agua, el dinero que consigue es para consumir bazuca y alivianar su propia carga que no desea soltar. Los días abrazos por la noche se iban y venían en medio de la absurda intención de auto destrucción lenta y sufrida mientras el viento trae los recuerdos de la cobardía que le venció en su adicción y que le aisló de su hija, una niña que hace meses nació, fue creciendo y en su joven percepción le llevó a preguntar por qué sus amiguitas tienen papá y ella no.
Desolación que nubla la buena estrella, combro encontró un techo después de que le desterraron de su barrio ya que le iban a matar por el desenfrenado ladrón en que se convirtió. Dolor profuso que se niega afrontar camuflándola con su droga de impacto.
Sus ropas rotas y sucias, cabello largo y lleno de piojos, zapatos distintos, huele a mil demonios y su mejor amigo ya es un costal donde recicla. Siente malestar al no consumir su droga, necesita su letal veneno, su morada es debajo de un puente donde llega otro habitante de calle, callado sacó un cuaderno y comenzó a escribir, combro quiere he charló pero como le gustaba leer le pregunto al desconocido: ¿qué escribes?
El silencio se pronunció, para qué saber nombres, el extraño es un escritor que documenta el infierno de la adicción y no hay otra manera de redactarlo que vivirlo, pero se escuchó su vos: siempre fume marihuana, necesitaba ser un adicto, perder el control, perderlo todo para escribir.

— ¡Maldito loco!
Impactado combro quería saber más.

—Todos siempre quieren saber más, tarde ocho meses consumiendo cocaína, lo más difícil era cuando no quería pero llego el momento en que el cerebro me exigía el consumo de drogas, nunca dije nada a mis familiares para sentir el terrible desprecio, llego el momento de sentir el frío de la calle pero era lo que buscaba, he descrito todo lo sentido hasta este momento, dos años de miseria para concluir mi primera fase, la segunda fase rehabilitación para una tercera, concluir con la amenaza de las ansias y continuar para algo nuevo documentar.
Dijo el extraño mientas se marchaba.

— ¡Sí que estás loco amigo!
Riéndose vio marchar combro al extraño.

En la mañana siguiente combro escucha una dulce voz: ¿papá dónde estás?
Es sanita con su hija buscando a su papá, le ve extraño y no entiende porqué vive debajo de un puente, le llevan comida la cual agradece con su aspecto que da lástima. Sanita le quiere brindar una última oportunidad de alejarse de las drogas de ser una gran familia.
Combro llora exclamando perdón que haría lo que fuera por su hija; otro gran error del adicto, hacer por otro evadiendo su responsabilidad de hacer por sí mismo, cuando tropieza su ánimo le estará esperando de nuevo la droga que no resistirá. Combro quiere abrazar su hija pero se resiste por su abandono en aseo personal, no puede sostener su mirada a ninguna de las dos.
Combro duda de una nueva oportunidad, ama su droga y no responde mientras su hija se marcha de la mano de su madre. En la noche larga tratando de elegir entre la bazuca y su hija se sume en el vicio ya que decidió, lo hará por última vez aunque sabe que ya perdió la cuenta de sus últimas veces.
Combro ira al centro de rehabilitación por quinta vez, sin perder tiempo se dirigen allí después de motilarlo. Llega con ánimo decido hacerlo por su hija.
Sus lazos con su hija se fortalecen pero su familia no lo quiere ver, se desanima y mientras regresiona el sujeto extraño que escribía bajo el puente arriba, se saludan y se preguntan sus nombres nada más. Combro pierde confianza en sí mismo y lo oculta con un ánimo para que los demás lo vean.
Sin esperar problemas estos aparecieron, se le olvido la colaboración de sanita y su hija, ya buscaba cualquier excusa para huir y la encontró cuando su abuela manifestó que no lo quería ver nunca más, se quebró en voluntad y huyo, el frío de la calle le llama, la bazuca le volvió su fortaleza pero el llanto le recordaba a su hija, luchando contra sí mismo no se rinde, vende dulces en los buses buscando salir adelante, teme escuchar la voz de su hija, verla y ser una figura paterna.
Unos días está bien, otros días se la pasa debajo del puente atrapado entre el frío de la calle.

J.c.n-4-12-2014

Texto agregado el 06-04-2015, y leído por 86 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]