La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / sheisan / Los Pelirrojos

 Imprimir  Recomendar
  [C:553060]

Sin un pasado, sin un futuro. En sus manos sólo un precario presente que se esfumaba tan rápido como el escaso dinero que lograban reunir. Así vivían Eidan y su mujer Ive. Ambos tenían la particularidad de ser de cabello rojizo, una piel muy blanca, casi transparente y divertidas pecas, lo que brindaba a sus rostros un aspecto de inocencia. Tenían ojos de color gris, cosa que sucede con muy poca frecuencia en personas de su particular característica.

Tanto Eidan como Ive eran indocumentados, situación de la que sacaban partido sus respectivos empleadores. El, trabajaba para un viejo y malhumorado ex militar, en un malogrado taller de reparación, ella de empleada doméstica en una fastuosa casa a las afueras del pueblo.

Ambos sufrían de una constante discriminación, ya que, debido a la delicada pigmentación de su piel, debían protegerse de los cada vez más dañinos rayos solares, recurriendo a cremas y ungüentos, a lentes de sol y sombreros, tanto en invierno como verano, por lo que eran el foco de atención de pesadas bromas y motivo de risa en los desconocidos que - amparados en el anonimato - les lanzaban toda clase de improperios.

Sin embargo, todas esas molestias no hacían mella en su humor, y disfrutaban de la vida con alegría y esperanza. Siendo, además, personas de una potente calidad humana, dispuestos a ayudar a sus vecinos y conocidos cada vez que era preciso, no obstante eran retraídos a tener una amistad más profunda, quizá por miedo.

Tenían un hijo, tan pelirrojo como ellos, tan blanco como ellos, con ojos tan grises como ellos, cuya menuda existencia sufría de una discriminación infame y silenciosa, tanto en el salón de clases, como en el patio de juegos. Esto lo había transformado en un ser frágil, atormentado y receloso.

Una tarde en que el pequeño regresó a casa golpeado, llorando y renegando contra el mundo y su maldad el padre meditó apesadumbrado hasta comprender su error. Siempre le había enseñado a ser generoso, humilde, consciente de su prójimo y del entorno. Eso debía cambiar, debía darle armas de defensa y respuestas a su hijo, porque más que mal él era diferente.

Paciente esperó la noche, lo alzó en brazos amorosamente y lo llevó al patio. Estaba frío por lo que lo arropó con una gruesa colcha y allí, bajo un amplio cielo lleno de bellos y delicados destellos cristalinos, besó a su hijo y le dijo con voz quebrada; “En ocasiones, llegas a un lugar mejor que aquél desde el cual venías” y al fin, con orgullo, enfocando un punto en el firmamento, le mostró la moribunda estrella desde la cual provenían.



M.D

Texto agregado el 02-03-2015, y leído por 424 visitantes. (15 votos)


Lectores Opinan
2017-10-09 20:44:01 Cada escritor tiene una veta de la cual explota su talento. Algunos de su bagaje intelectual, otros de experiencias por el mundo, tú, mi querida Sheisan, haces que la poesía pura brote de tu hermoso y cálido corazón. Gnomono
2016-01-31 22:58:50 Pero si era un superman pelirrojo Gran mensaje el que mandas y precioso cuento ×××××. grilo
2015-04-29 02:23:53 Ohhh, qué relato tan delicioso...! Me hizo recordar otro que tengo y subiré pronto. Una maravilla!!!! MujerDiosa
2015-03-07 17:57:31 Si que sorprende tu final, totalmente reflexivo, saludos. krisna22z
2015-03-06 08:27:58 De indocumentados a seres estelares. Un gran vuelco en tu historia. lucrezio
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]