La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / sheisan / La Casa de los Espejos

 Imprimir  Recomendar
  [C:551368]

Crecí en un ambiente de magia. Mi abuela era poseedora de oscuros dones que me fueron traspasados de manera sutil, cómplice, silenciosa.

Al conocerte y ver que lo nuestro iba en serio te conté de ellos, más no me creíste; quizás me tachaste de loca y está bien, lo entiendo, te era un tema extraño, ajeno. Sin embargo en mí es cotidiano, como respirar, como hablar, como cada acto que me transcurre me es tan natural e inherente que forma parte de mí día a día, como mi piel.

Verás, no es fácil saber cosas que otros ignoran, sobre todo si van de la mano de la maldad, el engaño, la mentira o la muerte, pero ya me acostumbré, no obstante me siguen sorprendiendo ciertos acontecimientos, ciertas personas.

Cuando entraste en mi casa te sentiste inundado por su aroma a incienso que a decir verdad se ha impregnado en cada espacio de ella. Llamó en particular tu atención el que hubiera tantos espejos, de hecho, bautizaste mi hogar como “La Casa de los Espejos”. Yo reía misteriosa con tus ocurrencias respecto a ellos. Conjeturabas desde; que si era exceso de vanidad hasta que eran espíritus atrapados en el cristal, porque sí, los espejos en mi hogar sólo pueden ser de cristal.

Te expliqué que los espejos eran portales que nos transportaban a mundos que podíamos visitar como extranjeros o que simplemente estos nos trasladaban al mundo al que pertenecemos y agregué; puedes ir a tu paraíso, al limbo o a tu infierno. Me miraste incrédulo.

Pasaron los meses, te familiarizaste y perteneciste a mi mundo, mi música, mis espejos, a todo lo mío. Respetaste mi aura de esoterismo y misterio. Te acostumbraste a mis advertencias, a cuidarte de lo que en ellas se profetizaba y te fuiste convenciendo de que este mundo existe, de que hay algo más. La máxima fue cuando me pediste ver si convenía el cambio laboral al que te enfrentabas; el destino dijo que sí… y lo tomaste.

Silenciosa noté tus cambios; las llamadas en murmullo, las horas extras en tu oficina y te dejé dejarme, pero no del todo…

Una noche en que llegaste inusualmente temprano te acercaste a la pared; ¡¡Espejo nuevo!!... exclamaste con sorpresa. Fue lo último que dijiste tras ser tragado y perderte en su reflejo.



M.D

Texto agregado el 23-01-2015, y leído por 486 visitantes. (16 votos)


Lectores Opinan
2017-08-08 22:59:34 Envolvente!!! me encantó el final carmen-valdes
2016-01-31 21:58:37 Me encantó,"chica mala" el espejo se lo tragó por traidor. ××××× lo dejaste absorbido, ja, ja.. grilo
2015-02-27 22:49:27 ¡Ouh! Mala mala señorita! Jeje. rhcastro
2015-02-12 13:20:01 Los espejo muestran lo que muchas personas no quieren ver y un día lo encuentran ante sí, de alguna forma muchas caretas caen ante la mirada de un espejo. Están impregnado de algo especial y no es precisamente por el brillo que desprenden. Muy buena historia. imst
2015-01-25 16:11:36 bello cuento. una historia hermosa llena de imagenes y en cuidados detalles dejas ver tu alma. gracias por tus letras rolandofa
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]