La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / jcn / El mito de la reina yelena y la leyenda del manfro

 Imprimir  Recomendar
  [C:549508]

Mitos, leyendas qué se unen y crean una historia qué surge de la nada.
El mito cuenta de qué yelena fue una hermosa y bondadosa reina qué el destino no le deja engendrar un hijo, su rey murió por una terrible maldición por su gran y cruel ambición; invadía otros reinos masacrando mujeres, niños y lo qué se interpusiera en su camino, se apoderaba de sus tesoros. El rey agonizo un par de semanas y sin pena ni gloria murió, nadie volvió a recordar su nombre, malvado el olvido es su designio.
La reina yelena siempre resplandeciente, la gente le idolatra, es tan querida y compasiva qué sin duda cualquiera de sus caballeros daría la vida por su reina. Después de unos años la reina concibió una niña, la gente no sabe quien pueda ser el padre, la niña tiene cinco años de edad, las gentes la ven cómo una bendición por que con ella arribaron los tiempos de paz, de amor y de esplendor en las extensas y productivas tierras.
La reina yelena aveces se sentía sola aunque pretendientes de reinos burgueses no le faltaban. La reina acostumbra ir a los huertos para ver los campesinos labrar y arar su adorada tierra qué le llena de calma y el sosiego cesa de la fría soledad qué a su hermosa alma le atormenta; esa tarde lucía hermosa, la reina yelena lleva un vestido rojo con gemas destellan tés por los rayos del sol, su corona lleva siete luna y sus largos y lacios cabellos custodian su fiel corazón, siempre está pendiente de las familias de los campesinos qué tienen buen cobijo y son tan respetados qué sus nombres en la luna son inmortalizados.
La reina yelena atenta a las labores en los huertos algo destella qué llama la atención de sus ojos, observa y una silueta efímera ve adentrándose entre espesos árboles, las aves alzan el vuelo, uno de sus caballeros peina el terreno pero después de una hora nada encuentra.
Al día siguiente la reina hace la misma rutina y de nuevo se volvió a sentir observada, está vez decidió no decir nada a sus caballeros de guardia, se dirigió aquellos árboles donde una prenda de harapo descubrió, la reina está decidida a descubrir quién le asecha con su mirada así qué el día siguiente se viste cómo una campesina para descubrir la intriga qué le fascina.
La reina yelena bastante arriesgada hizo lo planeado y al mismo lugar de ayer se encaminó, los rayos de sol se dividen por la bruma, se oyeron pisadas cuando quebraron ramas secas y entre enredaderas se escondió un personaje particular la cual la reina yelena ve asombrada; es un manfro, sus rasgos son gruesos y con una caparazón parecida a la de la tortuga, en su frente tiene un espiral, su color es grisáceo, sus ojos son grandes de color zarco, nariz respingada y boca normal, se alimenta sólo de frutos, tiene manos fuertes y grandes, tan anormales qué un ser humano claudica ría entre ellas sin problema alguno, sus pies sin más grades con uñas largas, la leyenda cuenta qué los manfros fueron engendrados por los rayos del sol con el resplandor de la luna y una vieja hechicera evoco sus malvados conjuros para qué nacieran con ese aspecto malvado y nadie los quisiera cerca para no poder mostrar a nadie el sendero qué lleva al amor, temidos de sus propias tierras armoniosos fueron desterrados, después allí la sequía arribó, jamas volvió a llover, fue la maldición de la inconsciencia, las gentes se tuvieron qué marchar a otras tierras donde fueron esclavizados, los manfros no volvieron a sus tierras por qué son cazados.
La reina aguardó escondida hasta el día siguiente ya qué perdió de vista al manfro, entre las raíces de un árbol se resguardo el cual le protegía del frío y cantaba canciones de amor, al amanecer ve cuando uno de los manfros va a los huertos esperando hallar lo qué deseo observar pero descubre qué la reina yelena le sigue y caminando rápido entre una onda nada y después sube por una colina, se introduce entre unas lianas y matas enredaderas qué abrazan árboles, la reina se detiene esperando escuchar algo ya qué perdió de vista de nuevo al manfro, descubre un sendero y baja por el hasta qué se adentra por un laberinto hacho de bahareque, ante más camina el laberinto se vuelve más angosto hasta qué la reina yelena se sintió extraviada, desorientada no sabe por cual de los cinco zaguanes adentrarse, ella a leído qué si una mala decisión se toma entre laberintos terminara entre lúgubres catacumbas qué atrapan el ser para apoderarse del alma por siempre.
La reina continúa por el zaguán del frente el cual lleva más adentro de una montaña donde un viejo palacio hay entre ruinas, su domo está agrietado, varios de sus pilares están derrumbados, hay imágenes en piedra por todos lados, la reina observa desconcertada y ya un poco asustada, se enfoca en su trono qué detrás hay escalas de cristal dirigidas hacia arriba donde espeluznantes riscos intimidan, donde gigantescas estatuas de ancestros manfros parecen mirar, los murciélagos vuelan en todas direcciones y la reina se cubre su rostro asustada, despacio descubre sus ojos y un resplandor mágico parece hipnotizar le, le acelera el palpitar de su corazón, descubre qué es un sendero en espiral qué rodea una alta roca formada por antiguos canales de volcanes gigantescos.
Con pasos suaves se agacho la reina yelena para no ser descubierta, la vista hacia a bajo es espectacular, pequeñas montañas de limalla de oro, gemas y grandes cadenas de oro, los manfros caminan de un lado para el otro, lo incandescente refleja sus sombras qué trabajan día y noche construyendo un altar a las sublimes estrellas; tiene la forma de un globo terráqueo qué jira dentro de una jaula para alinear la linea del ecuador con nebulosas y los polos con galaxias qué habrán nacido, un gran chorro de luz saldrá al instante hacia el manto oscuro con lo qué se alinearan las estrellas para proveer de poder el sistema solar y qué lo maligno con el poder del sol desista de todo entorpecer para qué las metas mentales no existan y la masa completa desista. De pronto la reina yelena sintió una mano detrás, se asusto, no hay qué temer mientras los ojos zarcos le observaron fijo, en su vientre sintió algo infinito, cálido mariposas sentía volar en su interior; es un regalo para ella y su reino donde la majestuosa primavera siempre cobijara y los malvados no podrán entrar, después de nueve meses lo verá.
La reina se desmayo y el manfro entre sus brazos cerca a su reino la llevó. Al despertar todo le pareció un hermoso sueño hasta qué se dio cuenta de qué en su interior hay vida, una niña de ella nació para el alma de vida llenar hasta en el lugar más recóndito donde la miseria podría arribar.
Es el mito de la reina yelena y la leyenda del manfro qué vive en cada corazón con fulgor ya qué la paz y el amor en todas partes del reino liberara de cualquier prisión o esclavitud con esplendor.

J.c.n-30-12-2013

Texto agregado el 01-12-2014, y leído por 73 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]