La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / maparo55 / Sobre olvidos y mujeres

 Imprimir  Recomendar
  [C:549222]

Me aterra olvidar las cosas, mis pensamientos, los hechos recientes. Olvidar situaciones o actividades realizadas apenas, puede significar que soy muy distraído o que a lo mejor estoy enfermo; en estos tiempos tan agitados el mal de Alzhaimer se ha vuelto tan común, que da verdadero pavor imaginar que pueda uno padecerlo. Últimamente he olvidado algunas ideas para escribir. Después del chispazo de tenerlas, de pensar en ellas, se han ausentado sin sentir, así, simplemente, dejando un espacio oscuro y negro donde no existe nada. Entonces siento en el centro del estómago una fuerte inquietud, un malestar indefinido por esas ideas olvidadas, perdidas quizá para siempre. Si hubiera tenido la precaución de anotarlas…
No recuerdo bien si fue en Elizondo o en Onetti, donde leí que eran mejores las mujeres imaginarias que las reales, que había más certeza, peso y congruencia en ellas (a pesar de su condición ilusoria) que en las hechas de carne y hueso. No estuve de acuerdo en ello. Me quedo con las mujeres reales, no importa lo volubles, inconstantes o desdeñosas que puedan ser; con todos sus defectos (y virtudes) son divinas. Mujeres imaginarias hay muchas, de cualidades y belleza extraordinarias, que en cantidad de casos han pasado prácticamente de su estado no sustancial, a tomar personalidad casi corpórea. Pienso en Elizabeth Bennet, Catherine Earnshaw, Susana San Juan, Irene Adler. Y aunque también me han seducido, prefiero a las que hay que vestir, complacer, hacerles el amor y darles de comer.
Una mujer real, imaginaria o imaginada, tiene la virtud de ser pensada y la imaginación del que la piensa puede interactuar con la imagen que crea de ella y endilgarle palabras, actitudes y acciones que en la vida corriente aquella mujer nunca tendría. Pero en eso estriba lo emocionante, que puedo imaginar que beso a Keira Knigthly o le hago el amor a Gretchen Moll, hasta lograr que la sensación de realidad se haga casi patente.
En lo particular, me cuesta trabajo relacionarme con mujeres reales. Parece haber en mi cerebro alguna parte que no funciona bien, que me impide guardar una actitud neutra o serena delante de una mujer, sea joven o vieja, bonita o no. Sin equilibrio en mis actitudes me pongo excesivamente nervioso y me tiembla la voz, no logro controlar mi mirada y termino con las manos sudorosas o sonrojándome. Es algo que no logro controlar. ¿Será timidez natural? ¿o algún problema sicológico más profundo, que necesite resolver a través de ayuda profesional?
Recuerdo algunos labios. El primer beso que me dieron en la boca. El primero que me dio la mujer que amo. El placer, el goce extremo de sentir el roce, la suavidad, el sabor de sus labios pegados a los míos, no tiene parangón. Es esa misma sensación tan especial que sientes si unos ojos queridos te miran o unas manos amorosas te acarician el rostro.
En resumen: entre mujeres reales, imaginarias e imaginadas, me inclino por las primeras, de las que puedo sentir el contacto real de sus labios al besar o la tibieza de su piel suave como la piel de la mujer que amo.

Texto agregado el 22-11-2014, y leído por 154 visitantes. (4 votos)


Lectores Opinan
2015-03-14 21:31:55 Me gustan tus reflexiones porque son nítidas , equilibradas y coherentes . Siendo hijas tuyas se diría que son clavaditas a su padre . autumn_cedar
2014-11-22 19:04:07 Eres un fiel admirador de la mujer porque tú eres un hombre de pie a cabeza. Este texto demuestra el respeto que guardas por ellas en tu condición de hombre de verdad. El texto es hermoso con una serie de reflexiones dignas de tomarse en cuenta y con un vocabulario de hombre culto y sabio. De verdad que eres culto, amigo, además de NOBLE Y CABALLERO. Un abrazo fuerte desde mi corazón de amiga. SOFIAMA
2014-11-22 14:45:20 Adoro a las mujeres, asi sean unos seres complejos e indescifrables.Buen texto.Un Abrazo. gafer
2014-11-22 12:20:47 !Extraordinario texto! Tu preferencia por las mujeres de carne y huesos crea en ti la pasión natural de todo hombre. La ilusión es pasajera y deja el sabor de seguir buscando, hasta lograr encontrar la mujer ideal que, por natural debe ser, una mujer de carne y huesos como la que describes muy bien. Esos sentimientos son naturales. !Grandioso texto! Abrazos, amigo. NINI
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]