La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / jcn / El omnipotente

 Imprimir  Recomendar
  [C:548868]

El profesa con la fe decadente de su palabra, su poder la gran mentira y cómo un reptil desglosara el espíritu para qué la luz no puedan encontrar.
El omnipotente es su nombre, se oculta en la fachada de hombres qué hacen fabricar estatuas con un caparazón de huesos humanos para qué se arrodillen y les adoren, se flagelen y claudique ante las manipulaciones de divinidades maqui a bélicas.
El omnipotente profesa qué los truenos son la manifestación de su palabra qué acongoja a lo burdo y qué desampara a lo humano y margina la verdad, cómo su mismo poder hace estremecer ha conformado ejércitos qué a la brutal batalla encomienda para obtener las riquezas y enriquecer la ignorancia del mundo con la resurrección y qué vendrá para salvar para a la bestia derrotar, él reptil ríe es su propio plan.
El omnipotente entre las gentes concilia la muerte, fomenta la enfermedad para buscar en la fe lo que nunca va hacer, no tiene poder, en la cúspide de su pirámide de oro donde tiene su trono abre sus manos para qué su capa dorada sea ondeada por el viento. Su pirámide está alineada donde espera los niños y comerles donde glorifica el ritual para el ser humano eternamente esclavizar.
Todos los seres se tienen qué inclinar ante él, y sus hijas e hijos ofrecer. El omnipotente es es conquistador del mal, un cazador infernal de almas pulcras qué la luz en sus vidas quieren encontrar pero qué con el temor infundido por senderos lúgubres se perderán.
Las nieblas negras, su gran ramera de púrpura y escarlata llevan los más póstumos regalos para ahogar en los pantanos el espíritu, la virtud de evolución. El glorioso omnipotente, invencible cómo se aclama, celoso, vengativo será vencido, los legendarios caballeros de luz renacieron de sus profusas cenizas y cómo borrascas infernales designaron el amor al farsante omnipotente, la conciencia es una espada benigna qué arrasa las fechorías.
Los creyentes inocentes se desangraron mientras su llanto incontenible se escucho por última vez cuando la verdad se manifestó cómo una divinidad.

J.c.n-14-2-2014

Texto agregado el 09-11-2014, y leído por 164 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]