La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / dfabro / PRISIONERO DE UN DESEO

 Imprimir  Recomendar
  [C:548201]

Era bibliotecario y custodio de muchos libros. En sus ratos libres observaba fotografías antiguas, era su mayor placer.
Un día vio una en la cual se reflejaba una hermosísima y joven mujer, rubia, con ojos que reflejaban todo el océano; estaba sentada sola y pensativa, en un banco de una plaza ciertamente parisina de mediados del siglo diecinueve.
Largas horas miraba la imagen, tratando de imaginar que tristeza afligía a esa hermosa mujer. ¿Tendría novio o marido?, se pregunto. ¿ Porque esa triste con tanta belleza ?.
Su ansiedad comenzó a crecer. En sus sueños la veía pero nunca podía hablar con ella. Comenzó a creer que estaba loco; además, esa mujer ya no existía, habían pasado más de un siglo y medio.
Por otra parte, su existencia era miserable; siempre culpo a la naturaleza por no haberlo favorecido. Su espalda encorvada, su rostro tan fuerte y poco armónico, lo angustió toda su vida. Solo se refugiaba en su trabajo y en esas fotografías. Soñaba con esos lugares y personas que veía.
Una noche, hizo lo impensable, hurto el libro en donde esta esa bella mujer y se lo llevo a su casa. Se quedo mirando la imagen varías días y noches. Casi no comía ni se aseaba. Dejo de ir a su trabajo. Solo la fotografía y la mujer era toda su vida. Se enamoro de esa imagen.
Un suceso muy extraño ocurrió, este hombre penetro la imagen e ingreso en la fotografía. La fuerza que lo impulso le hizo caer de rodillas. Se levantó rápidamente y vio a la mujer. No podía creerlo, por fin. Caminó hacia ella. Nada ni nadie lo hubieran detenido. Se paro ante ella y le pregunto que le pasaba, confesándole que hacía mucho tiempo la observaba. La joven mujer le dijo: Ne vous embêtez pas, s'il vous plaît. (no moleste, por favor). El hablaba español no francés. La mujer consideró que era un extraño e impertinente. Solo se retiro. Este hombre quedo prisionero en una época y lugar desconocido, solo por una vaga ilusión.
A veces, no todo lo bello e intrigante es afortunado.

Texto agregado el 19-10-2014, y leído por 190 visitantes. (7 votos)


Lectores Opinan
2015-12-05 03:53:31 Son muchos los que prisioneros de un deseo. Bonita forma de expresarlo... y tienes razón, no todo lo bello es afortunado. luz40
2014-10-26 00:55:01 Ne vous embêtez pas, s'il vous plaît, tengo cosas mejores que hacer, pero admiro tu escaso talento. orneros
2014-10-22 03:41:36 Transmites muy bien esa tristeza del personaje, que aflicción, y bueno, ¿Quien no se ha perdido en una fantasía? un cordial saludo. kreo
2014-10-20 21:30:13 Y ahora, una rubia de ojos tristes lo contempla desde la página de un añoso libro y se preguntará: ¿A quién se le ocurrió fotografiar a un hombre tan feo y tan triste. Así son las cosas en la dimensión desconocida. guidos
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]