La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / Clorinda / La Dulce

 Imprimir  Recomendar
  [C:544734]

LA DULCE

La “conocí” una noche en la que, aburrido, recorría las páginas sociales de Internet buscando entretenimiento y diversión. Me sentía solo y decepcionado, y de repente ella entró a mi vida.

Primero fueron simples palabras escritas, saludos, conversaciones convencionales. Yo podía ver su retrato en la página, aunque no muy nítida porque ella estaba de perfil, casi de espaldas, un poco inclinada acariciando un animal, quizás un gato o un perro. Solamente podía apreciar su hermosa cabellera rubia cayendo en cascada sobre sus hombros.

En adelante nuestros “encuentros” fueron frecuentes. Durante el día sólo pensaba en ella y esperaba con ansiedad la hora de conectarme nuevamente en la red para disfrutar tantos buenos momentos e intercambiar confesiones mutuas como jamás lo hubiera hecho con alguien de mi trato habitual.

Ni siquiera sabía su nombre. Su seudónimo era “La dulce”. Ignoraba su identidad y eso hacía más enigmática su virtual presencia. Ni siquiera sabía exactamente dónde vivía.

-Quiero conocerte –le había dicho aquella noche – me dijiste que vivís en Buenos Aires. Yo también. Si es verdad podemos vernos… ¡Quiero verte! Por favor, Dulce, por favor…

-Desde el principio habíamos convenido que nuestra amistad sería virtual. No podemos cambiar nuestro pacto -me había contestado ella. - No quiero romper ese hechizo con encuentros que podrían decepcionarnos…

-Al menos dejáme verte por la camarita…No seas cruel conmigo. Me tenés intrigado. Sólo pienso en vos. ¿Por qué habríamos de decepcionarnos? –mi voz sonó como un ruego.

Entonces ella accionó su camarita y pude verla. Yo hice lo mismo. No sé qué habrá pasado por su corazón pero el mío comenzó a latir como un potro desbocado. Después de tanta espera allí estaba La Dulce, mi soñada Dulce, distante y lejana, pero lo importante es que podía verla en la pantalla de mi computadora y mi emoción no tenía límites. Me había enamorado de esa virtual mujer , tan hermosa y dulce como su nombre.

Esa misma noche conectamos el audio y charlamos sobre miles de cosas. Yo estaba fascinado. Hicimos miles de proyectos pero ella todavía no se animaba a un encuentro frente a frente. Había escuchado miles de historias de mujeres engañadas y seducidas por hombres que luego se apoderaban de su vida y de su libertad. Realmente la comprendí. Decidí tener paciencia. No quería perderla.

El día siguiente fue el más largo de mi vida. No veía la hora de que llegara el momento de nuestro encuentro virtual. Trataría de convencerla para un encuentro entre los dos… ¡Deseaba tanto conocerla, tenerla frente a mí…!

Cuando llegó la noche me dispuse a conectarme a mi página habitual, a “nuestra” página…Pero no sé qué diablos le pasó a mi computadora. Se tildó y por más que toqueteé todos los botones no pude conectarme esa noche con La Dulce, que seguramente me habrá estado esperado….

Esa noche no pude dormir. La idea de no encontrarla más en Internet, y en mi vida, me atormentaba. Así y todo albergaba esperanzas.

Al otro día, desde la computadora de mi trabajo le envié un mensaje a su correo electrónico comunicándole el inconveniente. Le pedí que me disculpe y que, hasta tanto un técnico no me arreglara el problema iba a concurrir a un determinado ciber café que está en mi barrio. Le rogaba que por favor no deje de conectarse esa noche.

Cuando llegó por fin la hora concurrí al ciber y pude conectarme sin problemas. La Dulce me estaba esperando. Accionamos nuestras camaritas e intercambiamos las primeras palabras de saludo. En ese momento reparé en la joven que estaba chateando en una fila de aparatos delante mío. Su cabellera rubia era igual a la de chica de mis sueños. Aspiré su perfume… Su voz sonaba dulce y suave a la par que escuchaba a La Dulce desde la computadora…

De repente la chica se dio vuelta. La Dulce me miró….

Texto agregado el 19-07-2014, y leído por 340 visitantes. (9 votos)


Lectores Opinan
2014-07-23 05:54:34 Maravillosa experiencia. Todo puede suceder en este mundo donde una se conoce mucho mas que con los que tiene al lado,porque con ellos no habla. Este texto da para más... Besos y***** Victoria 6236013
2014-07-19 20:57:12 ¡Me encantó tu cuento, Clorinda! Muy bien narrado. 5 estrellas virtuales. Nyarlathotep
2014-07-19 20:05:42 Romántico y actual. ***** girouette-
2014-07-19 17:11:26 Oh!!! qué dulce!!! me encantó!+++++ PiaYacuna
2014-07-19 17:03:39 Bella y romántica historia.Me gustó.UN ABRAZO. gafer
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]