La Página de los Cuentos - www.loscuentos.net - miguelmarchan - 'El demonio del teléfono'


El demonio del teléfono

Las luces estaba encendidas, el bebé estaba durmiendo, la casa no se oía casi ningún ruido. El único ruido que se escuchaba era el ruido de los pasos acelerados y de Susana siendo perseguida por su hermana Carla que corría lo más despacio y sin ruido que pudo para no despertar al bebé, lo cual le hizo mucho más difícil alcanzar a su hermana, que terminó encerrándose en el baño.

Carla se paró a la puerta del baño y comenzó a tocar lo más despacio que pudo.

-Susana dame ese maldito teléfono.

-No- le dijo su hermana sacándole la lengua, a pesar de que no la vio.

Carla tocó mucho más fuerte pero no recibió respuesta. Lo que ella buscaba no era el video que había dentro del teléfono, un video muy comprometedor para ella y que la podría meter en problema si sus padres se enteraran de lo que hizo con su novio en su cama.

-Por favor Susana abre la puerta y dame el teléfono.

-Te dije que no, hasta que se lo dé a mamá. Muero de ganas por saber que te va a decir.

Carla tenía que pensar y pensar rápido, el bebé todavía dormía, como si los ruidos no lo hubieran despertado. ¡Ya sé!, pensó.

-No escuchaste la leyenda de teléfono maldito- le dijo Carla con una sonrisa.

-No- dijo Susana mostrando un poco de curiosidad en su voz.

Si había que le gustaba a Susana más que a nada eran las leyendas paranormales y urbanas, se pasaba todo el día en la computadora leyendo y viendo varios creepypastas o leyendas urbanas.

-Cuéntame- dijo Susana con mucho entusiasmo.

-Primero abre la puerta

-No, cuéntame desde afuera. Sino llamaré a mamá desde aquí.

-Está bien, espera aquí, no hagas nada.

Carla quería asustar a su hermana porque detestaba la forma en la que la chantajeaba, era como una pequeña venganza. Fue a la cocina y llegó hasta el interruptor principal lo apagó dejando toda la casa a oscuras, el bebé no se había percatado de nada y seguía durmiendo, bueno seguía durmiendo hasta que el grito desesperado de Susana lo despertó. El bebé comenzó a llorar y Carla no hizo más que rierse a carcajadas, realmente disfrutaba de este momento. Después de calmar al bebé y dejarlo dormir fue en búsqueda de su hermana. La puerta seguía cerrada.

-Recuerdas de esa casa vacía que te mostré le día que nos mudamos- preguntó Carla

-Si- dijo Susana ligeramente asustada.

-Bien porque nuestra historia ocurrió en esta casa hace unos tres años cuando nosotras aun no vivíamos en este barrio.

Tres amigas estaban jugando en la computadora un juego que se parecía a la quija, pero vía internet. Pensaban que era un juego tonto y siguieron jugando hasta que las luces se apagaron de repente, al igual que la pantalla del ordenador. De pronto los celulares comenzaron a sonar y cuando están contestaron solo pudieron escuchar: Vas a morir. Las tres tiraron sus teléfonos al suelo completamente asustadas, de repente un grito se escuchó a lo lejos, lo cual hizo que se asustaran todavía más, ¿De quien será este maldito grito?, La pantalla de ordenador se encendió mostrando la imagen de un rostro sacado del mismo infierno, completamente cubierto de sangre que parecía querer salir del ordenador, las tres chicas no esperaron a ver como terminaba esto y salieron corriendo de la habitación, la luces comenzaron a parpadear y los gritos se multiplicaron. Las luces se volvieron a prender una vez más como dándoles chances de escapar, las tres jóvenes corrieron hasta la puerta de salida que estaba en el primer piso pero las luces se volvieron a apagar haciendo que se cayeran de las escaleras en una mezcla de pánico y malos movimientos. Las luces no se volvieron a prender. Una hora después llegaron los padres y solo vieron los cuerpos muertos de dos chicas, bueno fue lo primero que vieron, pero el cuerpo de la tercera, su hija, había desaparecido, nunca encontraron su cuerpo. Los padres se mudaron una semana después. Se dice que el demonio busca almas de niños y jóvenes una vez al año a este mismo día y a esta misa hora.

La puerta se abrió y salió Susana y abrazó a Carla en la oscuridad del la casa. Carla le quitó el celular, lo arrojó al suelo y lo rompió a punta de pisotones.

-¿Por qué hiciste eso? Solo tenías que borrar el video- dijo Susana al borde de las lágrimas.

-Eso fue por chantajearme- dijo Carla.

Antes de que pudiera decir algo más las luces se volvieron a prender y se apagaron y repitieron ese proceso.

-Es el demonio- gritó Susana.

-Callate, los demonios no existen, lo acabo de inventar- le dijo Carla con tono autoritario mientras abrazaba a su hermana.

El celular de Carla comenzó a sonar y cuando lo puso en su oreja solo escuchó: Alguien va a morir, era una voz ronca y profunda, como si hubiera fumado un millón de cigarrillos y cuando vio la pantalla del celular pudo ver ese horrible rostro rojo, cubierto de sangre y pus que le sonreía, Carla y Susana vieron ese asqueroso rostro sonriente, parecía la cara de Freddy Krueger después de hacerse una mala afeitada. El celular se apagó de repente al igual que las luces y se escucharon los llantos del bebé. Era un llanto horrible y agudo, era como si lo estuvieran lastimando, ambas hermanas fueron a su cuarto y solo encontraron la cama, al igual que su manta cubiertas de manchas de mano sangrantes pero ningún rastro del bebe, buscaron al bebe por todo el cuarto pero no apareció el bebé se había esfumado de faz de planeta. Ambas completamente asustadas salieron de la casa y llamaron a la policía desde un teléfono público. Despues de más de cinco meses de investigaciones el pequeño hermano de Carla y Susana nunca apareció, ni su cuerpo muerto, no su cuerpo en vida, simplemente se esfumó. La familia no tuvo más remedio que mudarse con la esperanza de olvidar o al menos alejarse de ese asunto. Las dos hermanas solo esperaban olvidarse del asunto y tener la esperanza de que el demonio no las buscara, pero esas esperanzas se difuminaron cuando el celular comenzó a sonar, la cara sonriente esperaba una respuesta.


Texto de miguelmarchan agregado el 26-03-2014.
La Página de los Cuentos - www.loscuentos.net