La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / jcn / Marionetas de cartón

 Imprimir  Recomendar
  [C:538569]

Cuando la soledad devasta la compañía de las marionetas la vida de sueños llena para brindar alegría a quien la tenga perdida.
Es un viejo de nombre bamderley quien vive en una alejada cabaña en una parte elevada de tierra donde divisa un río angosto que con su sonido del torrente relaja en medio de la rotunda soledad. Bamderley un viejo marionetero el cual sólo tiene tres marionetas de cartón a las cuales les puso por nombre: tintian, yigui y remolacho, sus hilos están finos y lucientes.
En ese lugar distante hay una pequeña escuela vuelta escombros por el terror que ha rondado, allí van niños indígenas del grupo inga a estudiar; carecen de toda clase de materiales y de docentes para aprender el conocimiento, su aula de clases ya es una sombra que brinda un tupido y florecido árbol el cual deja desprender a cada instante encima de los niños sus hojas como si los bendijera el viento. Los niños juegan a la sombra viviendo el día y el mañana que llena de vida sus dulces e inocentes sonrisas.
Un día bamderley cabalgaba en su ajetreado caballo el cual relincha y llama la atención de aquellos niños que vacilan y se burlan del sombrero del marionetero que esta rotó en su lado derecho; el viejo detalla de que tienen cuadernos y sólo una humilde mujer les cuida mientras los padres de estos labran las tierras. Bamderley se detiene y baja de su caballo para ofrecer frutas deliciosas, dulces y muy nutritivas los cuales sonríen, las reciben para continuar jugando y soñando.
Bamderley le pregunto a la mujer de a que se debía ese juego diario y la mujer le respondió de que arribaría un profesor para enseñar paro no quiso arribar a este lejano lugar.

—¡Ho! Ya entiendo.
Dijo bamderley sin aliento observando los niños.

Los recursos para los estudios son mínimos y por lo que parece se roban ese dinero y ese trabajo le toca hacerlo a personas desinteresadas que ofrezcan el oro de su conocimiento, para que lo niños aprendan y puedan instruirse en la vida que puede ser maravillosa y extensa. Bamderley se fue para su cabaña y allí observaba el cielo en la noche estrellada hasta que noto que una estrella no cesaba de destellar en su alma que acongojada por el conocimiento atrapado para aquellos niños; atento pensó hasta que el sueño le venció.
La mañana comenzó a ser más primorosa cuando el sol irradio y el frío que arribo con la lluvia se desvaneció, el viejo decidió ir al lugar donde los niños esperan un educador que jamas vendrá. A ese lugar arribo bamderley con un viejo maletín de cuero de vaca, muy simpático se presento a los niños que no parecían estar interesados pero cuando las marionetas de cartón vieron sus ánimos se enaltecieron, tanto que no esperaban las letras aprender, bamderley construyo un pequeño teatro para sus marionetas, los niños trabajan fuerte y animados, están aprendiendo que la ruta del conocimiento lleva mucho esfuerzo pero son recompensados con un rico y delicioso almuerzo el cual disgustan mientras se alimentan; el fogón de leña humeante les das la primicia para iniciar con las marionetas de cartón, los niños ponen atención y tintian y yigui actúan; yigui dice: ¿tintian la vocales se fueron de vacaciones o que?

—No se me las metí al bolsillo el cual se rompió y por allí al parecer las vocales se me cayeron, a, e, i, o, u en estrellas las letras volverán para poderlas colorear.
Dijo tintian mientras observa los niños.

—¡No puede ser y yo las necesito para aprender! ¡ho! Que sera de mi ya no podre aprender.
Triste decía yigui.

—Tengo unos dígitos que recolecte de la tierra.
Manifestó tintian.

—¿Y cuales son que no los conozco yo?
Quería saber yigui.

—No puedo creer que no lo sepas. ¿pero te los imaginas cierto?
Dijo tintian riendo.

—Yo me imagino el cielo convertido en bombón con mil freses que ríen sin parar.
Dijo yigui saboreándose y casi babeando se.
—¡No yigui! Son : 0, 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9 que hasta con ellos se podría crear una canción ¿cierto niños?

Todos los niños respondieron que si ante la mirada de yigui que decía aprender mucho más que ayer. Remolacho aparece cuando sus dos amigos marionetas se van a bajar el cielo para remolacho que tiene magia que proviene del corazón del bamderley el cual después de que una flor del árbol le cayo en su cabeza algo fantástico sucedió, los niños indígenas dieron unos cuantos pasos hacia atrás, el árbol se sacudió mientras la tierra un poco tembló, esta un poco se resquebrajó, las ramas del árbol se mueven sin parar sin siquiera el viento soplar; boquiabiertos los niños esperan sin nada de temor o de lo que pueda pasar.
Las dos principales ramas del árbol hurgaron sus ojos que de repente se abrieron en medio del grueso tronco que luego bostezo dejando salir la pereza de su corteza, las raíces del árbol comenzaron a salir y este unos pasos camino y dijo:¿hola chicos como están? ¡veo que quieren estudiar! Y mi sombra les ha abrigado de malévolos que el estudio quieren ocultar, pero somos fuertes y la necesidad de aprender vamos a deshacer a los malévolos que quieren estremecer.

El árbol camino por los alrededores buscando algo para construir una buena escuela donde los niños se puedan resguardar Los textos que tienen plasmado el conocimiento. sin mucho sol en sus cabezas con poco viento y sin lluvia para que no se vallan a resfriar.
En la nueva escuela se podrán resguardar del tiempo inclemente que pueda arribar. Bamderley tampoco lo puede creer que hasta remolacho se desmayó, todos ayudaron a construir, antes de que oscureciera la escuela estuvo lista.
El tiempo trascurrió tan lento que el gran árbol a carcajadas río cuando vio la escuela lista; este volvió a su lugar y las raíces al mismo punto volvió a sembrar.
Allí el árbol les esperara en los recreos con un columpio que les mecerá, el teatro improvisado fue inmortalizado y ahora dentro de la escuela se venera para hacerles reír con cada obra que las marionetas del cartón evocan de corazón. Todo es felicidad y mucho más cuando el educador arribó, ya sabrán como por la vida desde temprano se encaminaran para bajar el cielo y en los horizontes jugar con pelotas de nubes que están esperando para el encuentro con el conocimiento.

j.c.n-6-12-2013

Texto agregado el 09-03-2014, y leído por 116 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]