La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / za-lac-fay33 / Guía y Protector

 Imprimir  Recomendar
  [C:535224]


Betío era un muchacho que a la sazón tendria unos diez años; estudioso e inteligente era en verdad precoz. El teíia dos hermanos: Chusito de siete años y el más 'chiquito' de cinco, quienes lo llamaban Tío.
Su abuelita se encargaba de que después de la misa de las seis de donde regresaba, prepararles el desayuno para luego mandarlos a misa de ocho en la iglesia del Cerrito del Carmen. Frente a la pequeña iglesia había una hermosa plaza de tierra o empedrada desde el borde amurallado de la cual se miraba la ciudad.
Al llegar a la iglesia, Betiío les decía a sus hermanos “Pérenme aquí, ya regreso” se internaba en el temple y cuando ya se veia el padre salia inmediatramente. Luego con sus dos hermanos hacian tres hoyitos en la tierra y se ponian a jugar 'comis' con cincos (bolitas, chibolas, canicas) Cuando terminaba la misa y la gente salía, regresaban a la casa muy contentos.
-¿Ya vinieron de la iglesia y oyeron misa?-
-Si, abuelita, ya venimos.-contestaba Betío.
-Y de que color era hoy la sotana del padre?-
Betío le respondía presto –Era celeste (o blanca, o verde, o morada o lo que fuera).-
La abuelita quedaba satisfecha.

Un año más tarde, durante la confesión para la primera comunión, el chiquito tuvo que confesar este pecado. Penitencia: Cinco Padres Nuestros antes de acostarse y en la mañana otros cinco antes de ir a comulgar y promesa de no volver a mentir. El “chiquito” cumplió penitencia y promesa.

-Vayan a lavarse los dientes y échenle bicarbonato al cepillo- Les ordenaba su madre después de cada comida.
Un día Betio informó a sus hermanos que no tenían que hacerlo, que simplemente mojaran el cepillo con agua y esperaran un ratito.
-Ven hijito- dijo una mañana la madre llamando al mas chiquito -Enséñame los dientes. Hmmm...no te has lavado verdad?-
-No, mama, Tio dice que no hay que hacerlo que tú solo tocas los cepillos para ver si estan mojados, y eso es todo.-
-¿Eso dijo, no? Ya veo, esperemos a que venga tu papá.
Esa noche el padre de los niños los llamó hablándoles con voz muy seria. -Entonces no se lavan los dientes, solo mojan el cepillo? ¿De quien fue esta gran idea?-
A unísono los menores miraron a su hermano mayor quien abria los ojos muy grandes.
El papá tomó un periódico y lo enrolló- Ordenó que se pusieran de” columbrón” y a Betio le propinó seis periodicazos en las nalgas, a Chusito cuatro y al chiquito dos, mientras estos lloraban asustados.
-No vuelvan a mentirle a su mamá o la proxima sera peor.=
Más tarde el bicarbonato se substituiría con pasta dental “Ipana” o “Kolinos” que hacían la pequeña labor más aceptable.
!Ah si! Pero cuantas veces en la escuela Betío se peleó con niños grandes que molestaban a sus hermanitos.
No era perfecto Betio, pero protejia a sus hermanos. Cuando el mas chiquito entró al primer grado ya sabia leer y escribir (aunque solo con mayúsculas) sus hermanos le habian enseñado.

Texto agregado el 07-01-2014, y leído por 149 visitantes. (13 votos)


Lectores Opinan
2014-01-16 00:28:18 Los mayores siempre dando ejemplo a los peques, aunque no siempre sean ejemplares aunque yo considero la astucia como una gran virtud y las mentiras eran piadosas sobre todo las de la misa, entrañable relato. elisatab
2014-01-14 03:04:07 Lindos recuerdos de la niñez! galadrielle
2014-01-13 04:55:44 Que linda historia has contado. Mmm,eso de la crema dental,sabes cuando era pequeña me la comía.Era una cerdita... Quién no ha mentido cuando pequeño?lo importante son las cosas buenas que se hacen.Cierto? Besos Victoria******* 6236013
2014-01-09 18:00:16 Muy simpático que los hermanos llamaran tío al más grande. Niños de ese talante existen en todas partes y después se transforman en grandes profesionales. O en perfectos truhanes, nunca se sabe. Un abrazo y mis estrellas. gui
2014-01-09 04:50:58 Las cosas simples de la vida hechas relato bien contado. Son las 0 horas, 50 minutos. Así es que me voy a lavar los dientes, como niño bueno y, a dormir. simasima
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]