La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / jcn / Escondida en un renglón

 Imprimir  Recomendar
  [C:533603]

inspiraciones que traen palabras de amor y de paz; cada noche se implora con una sentida oración encontrar el verdadero amor.
Es un poeta que le encanta ver la luz de su paraíso terrenal que custodian las verdes montañas que se inspiran con las sublimes estrellas. Al poeta las ausencias le torturan sus grandes penares que no cesan y están por volverlo un completo loco aunque al parecer ya lo estaba.
Cartas de amor plasma en su diario secreto. El poeta es estudioso y acostumbra ir a la biblioteca de su pueblo; la bibliotecaria es muy inteligente, simpática, servicial y muy bonita, tiene unos aretes llamativos en forme de estrellas, se cree que su cerebro es más extensa que la propia biblioteca, si no tiene respuesta para algo que se pregunta es que de pronto que no existe, los estudiantes desatinados la apodan google, su nombre flor de luz, le alumbran sus ojos cuando ve al poeta la cual es la única que sabe su nombre y se lo guarda siempre para ella.
En una tarde el poeta se dirigió a la biblioteca y a la mujer le pido una recomendación de algún libro, claro que flor de luz sabe cual; se llama el himno del amor de las estrellas, que curiosidad fenomenal lleva el poeta en su corazón para leer ese libro que es corto descodificando el amor que es tan extenso que se puede simplificar en el cual quiere el resultado para en un buen corazón arribar, para revivir el suyo que yace inerte, redimirlo seria tan fácil para la magia del amor que todo se multiplicaría en el corazón. Flor de luz le entrego un pedazo de hoja de un cuaderno pero los renglones están vacíos, este piensa que le servirá para ponerla entre las paginas cuando sus ojos quiera descansar. Agradecido el poeta le expresa una sentida fase: ¡Mujer! Con tus jos celestes pareces alumbrar en mi corazón cuando lo oscuro deseaba desintegrar mi inspiración, una flor de parte de la magia que haces sentir, hay algo en ti distinto que te hace diferente a las demás.
Ella rió, el también, ella esperaba algo más pero sólo lo dijo para hacerla sentir bien fenomenal. El poeta se sentó en medio del gran salón para no compartir el espacio con nadie ya que la soledad casi le ha hecho perder la razón,.
Sorprendente libro que lleva a las estrellas, le llama la atención el trozo de papel con los renglones vacíos, bebe un sorbo de agua, luego otro ya que la sed no puede con tener ¿que podrá ser que constante le distrae? ¿que deja pasar desapercibido? ¿será que el conocimiento se ha perdido? ¿donde esta el anhelado amor? La bibliotecaria le miró, el también la observó y este de repente escribió en su libreta de apuntes y sin más se marcho de allí sin decir nada ante la mirada fija de la hermosa bibliotecaria quien se aflige ¿pero porque razón? Habría que consultarle a sus esplendorosas estrellas.
Recién entrada la noche pensaba el poeta acostado en su cama mirando hacia el techo y ya incomodo se levanta para preparar un café instantáneo, salio al patio, la noche parecía de cuentos mágicos; una luna llena esplendorosa que cambiaba de colores haciendo brillar miles de estrellas que destellan, inconsciente mente las contó, aplicaciones practicas del amor en su gran corazón que le hacia estar ansioso ¡claro! sentía su corazón latir al ritmo del destellar de las estrellas hasta que le arribo una imagen a su cerebro de dos estrellas que acompañaban un atento mirar, flor de luz la bibliotecaria linda, este corrió a su agenda de notas y leyó de nuevo la recomendación y allí descubrió de nuevo la hoja con renglones vacíos, parpadeó y allí el titulo el himno del amor las estrellas vio aparecer, no lo puede creer su anhelado amor halla estado escondido en un simple renglón, afortunado haberse percatado. La noche fue una eternidad esperando la mañana para ir a la biblioteca.
Se vistió como nunca antes y una orquídea desprendió de su jardín y llego a la biblioteca y flor de luz preguntó: ¿buenos días señor? ¿que libro desea leer hoy? Y el poeta responde: deseo leer el libro de tu corazón que sorprendentemente se me ocultó en un renglón, quiero leerte, descifrarte ya que el amor irradia en tus dos ojos vueltos unos luceros que me trasportan a otro universo ¿no me mostrarías las estrellas? Y flor de luz responde: si tu me muestras como descifrar el amor te mostrare mis eternas estrellas.
Anonadado el poeta certero el amor ya le flechó. Todo congenió, la paz se sentía en el pueblo, el amor del poeta y flor de luz ya eran el corazón del pueblo amado.
Felices el amor mágico se les mostró, ya enseñan cual es el verdadero amor que la gente cree que no existe o no ha existido. Fueron maestros para los enamorados que se confabularon con el amor y nunca dejaron de creer.

j.c.n-16-11-2013

Texto agregado el 05-12-2013, y leído por 123 visitantes. (0 votos)


Lectores Opinan
2013-12-05 17:14:59 Bello cuento. siemprearena
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]