La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / jcn / La princesa y el caballero

 Imprimir  Recomendar
  [C:533135]

Eclipse lunar hace despertar al caballero de la tierra del silenció, inexplicable sentimiento de anhelar un nuevo día para poder ver esa princesa y contar las estrellas en el bosque de lo incierto que se vuelve desierto.
Una princesa de ensueño con sus ondulados cabellos que el viento consiente voleándolos a su rostro tierno, donde sus ojos configuran los planetas para que un rayo descienda en el ser del angustiado caballero y le surjan alas para poder volar y lo efímero del momento de verla plasmar, dibujar entre pupilas enfocadas que un papiro le retratará. Las sensaciones producidas en el corazón del caballero que el sentimiento irradió a la princesa en el corazón en una interacción del plano de traslación de su órbita que yace en su amor, creando un eclipse con un inmenso corazón dibujado por la mirada tímida de la princesa que viaja a la distancia.
El sentimiento se queda en el caballero para hacer relucir su espada y admirar esa princesa desde su interior para el universo.
El caballero creyente del amor, ferviente siente que en esa princesa existe el equilibrio del amor que lleva al sur. Un dibujo en el cielo se creó para la princesa; reconociendo que su hechizo es fuerte como el resplandor del sol, estar cerca de ella los segundos se vuelven eternidad y el tiempo se esfuma cuando cierra sus ojos para que no vuelva a llorar y al corazón le palpite por fin miel.
Hermosa princesa que devastó las sombras de color gris, deslumbra entre el cielo y la tierra sin dejar de lado la luna nueva que se ve en cada rincón del bosque del amor, el caballero a buscado pero cuando desea arribar algo dice que la cerca del frente no debe trapazar, en un fantasma terrible se podrá convertir; ya que le protegen las estrellas por allí tranquiló a compuesto poemas que en relámpagos acaban. El reino luciente del princesa es eterno no decidirá retar el designio de la soledad.
El caballero es un guerrero, disciplinado que batalla por el conocimiento y la magia de un reino real, los espejismos se han quebrado como los sentimientos que en batalla se manifiestan, por el verdugo puede ser ejecutado por una joya de corazón haber observado. El caballero no es ajeno al sentimiento de la princesa, atrayentes sus corazones no se sabe el destino hasta cuando les contendrá ya que los días de paz arriban con esplendor.
El bosque de los poemas es el refugio perfecto para los cobijados por el amor, allí va frecuentemente la princesa a tocar los pétalos de las flores, olerlas y soñar con sus manos abiertas aclamando al cielo un buen hombre que tenga envainado el sincero amor para que determinante pueda hacerla vibrar el corazón. Protegida por el sol, bendecida por la luna y destinada con carisma al amor; ella escucha algo que le llama su atención es el caballero que de la nada sus constantes miradas encanta entre las azucenas, sería un honor para el caballero luchar en su nombre.
La princesa sigilosa vio al caballero escribir poemas y evocarlos al viento, todo es inspirado en los ojos claros de ella que cuando el caballero abre sus ojos se ve entre los de la princesa, recuperando su vida perdida le ha hechizado el corazón; ella ríe pero con sus suaves manos ahoga su risa para que no sea escuchada.
Al frente del caballero aparece una libélula, este intenta alejarle pero insistente se deja llevar hasta un claro manantial en el cual se puede reflejar el amor, el curioso mueve el agua con su mano, esta crea ondas pero sólo se ve el fondo del manantial, algo le sorprende y ve el reflejo de una hermosa princesa, el caballero se asusta y se inca honrando su presencia, ella humilde le toma de su mano y le levanta, todo lo pueden comprender lo que dentro de ellos no les suele suceder, reaniman sus viadas, el se abstiene de más poemas de amor para ocultar lo evidente que sus ojos pueden demostrar.
A la princesa parece no importarle, es como su anhelado príncipe azul que le vuelve su mundo de color donde los suspiros sentidos jamás terminan.
El caballero se preocupa porque le darán muerte si se atreve su amor declarar, si se llegan a enterar en el reino todo podría fatalmente acabar y por ello no quisiera ver un feo final. El amor es más fuerte y hasta la especie más fría y cruel el inevitable amor le arribara, no se atreverán a detenerlo porque se puede enaltecer y los sentimientos pueden estremecer al ver aquellos enamorados que dejan a todo el mundo asombrado.
Todo ha sido pintoresco desde ese encuentro, el paisaje y los horizontes han variado volviendo inexpugnable el amor a lo malvado, envidiosos llevan sus espadas con poco filo y que son derrotados ante la fuerza incesante del sentimiento del amor proclamado.
La reina y el rey de ese paradisíaco lugar no tuvieron problema cuando su princesa muy sincera les informó; ha sido un caballero con honor y desde que la guerra terminó ya no ha tenido razón de vivir pero ahora ve la gloria que sus ojos designan. El amor es divino y sin detenerlo hay que dejarle seguir su camino que ya les he florecido, los dos enamorados no se podrá perder, en ellos esta no dejarlo acabar y retenerlo con rotunda y decidida pasión arriba desde el corazón.

j.c.n-21-11-2012

Texto agregado el 27-11-2013, y leído por 228 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]