La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / jcn / Dos cuentos de terror

 Imprimir  Recomendar
  [C:532343]

Ansiosa curiosidad que todo lo descubrirá y todo se perderá entre el terror que todo lo ajusticiara.
Es una estructura abandonada que fue consumida por infernales llamas. Movilen es un chico enérgico con miles de sueños que desea que sean remunerados. Le encanta pasear en las refrescantes mañanas que dejaran atrás una mala racha, al chico le dio por variar de ruta y en medio del camino se encontró con la estructura abandonada y que es envuelta por las miles de hojas secas que yacen caídas, se detiene inevitablemente sintiéndose muy atraído por esa estructura vuelta escombros.
¿Qué habrá dentro de esa estructura? La curiosidad de nuevos espacios experimentar presiona a la mente.
Sus puertas están en pie todavía y estas no abren pero el chico busca adentrase por una cerca bajita de madera podrida que se cae a pedazos, cada paso quiebra ramas secas que caen de los arboles que ya están carbonizados, fueron impactados por rayos y se puede ver claramente su corte preciso, los troncos podridos están abrigados por la maleza que crece y crece sin detenerse.
A la entrada hay un camino de hormigas que evita movilen; todo apesta allí calcinado, el chico sube al segundo piso y ve el panorama exterior, vuelve y baja escuchando algo que chirrea en el sótano lo cual le guía hasta el lugar; hay una pequeña puerta que cuelga de una sola bisagra, el chico la mueve con su mano izquierda quedando polvo impregnado en la yema de sus dedos.
Es un lugar donde se guardan documentos y que nadie sebe su existencia que están curtidos deshaciéndose lentamente, debajo de más papeles quemados halla un diario bastante pesado por lo que está hecho de bronce y está escrito en su totalidad, tiene la fecha con los respectivos escritos de cada día, todo parece normal pero en sus hojas finales sólo hay puras rayas tras cada renglón y la última palabra que está escrita dice: ¡Maldito el fisgón que con sus ojos robo lo que no se quería que se leyera!
Movilen supersticioso cerró el diario que sin ver nada interesante a una esquina del lugar fue bruscamente arrojado cuando este dio la espalda y se disponía a subir por las escaleras para continuar curioseando, este se azara y ve un resplandor con un intenso color que le hace voltear su rostro hacia el otro lado, con llamas candentes que intentan quemar lo se desprende del foco de inicio y le sigue hasta llegar a sus pies, por suerte el chico no resulta herido y corre impresionado como nunca lo había hecho pero al mirar hacia atrás tropieza y cae, continua gateando por unos metros hasta que logra salir de allí, busca la salida desesperado ya que se supone esta por donde entro, agitado no lo puede creer lo que ve, salta entre escombros mientras el humo comienza a sentirse, las llamas se abren paso entre lo carbonizado, sorprendente mente salta las llamas buscando al chico para incinerarlo, su jean es alcanzado y este apaga la llamarada que aumentaba mientras continua corriendo se encuentra en un lugar donde la ventana está sellada por tablas quemadas, arroja un par de ladrillos y con facilidad rompe el obstáculo y sin pensarlo dos veces sale de ese lugar cuando casi las llamas le atrapaban.
Movilen suspirando ya con tranquilidad ve delirante que salió avante, siempre triunfador golpeando su pecho con sus manos animándose ve la calle para continuar caminando por allí pero el consumir de las llamas en la madera le hacen volver a observar el lugar, fueron segundos los que trascurrieron y el fuego acrecentado en una intensidad que envuelve la estructura mientras a sus espaldas caen arboles que obstaculizan su salida a la calle, toda la maraña se incendia y la maleza en un instante aunque el viento sopla en dirección contraria a donde se encuentra el chico esta lo sigue, movilen vuelve a correr desesperado y asustado adentrándose entre lo tupido del bosque mientras cae la tarde.
El tiempo trascurrió tan rápido sólo para atrapar al curioso chico que corre, corre y corre, tropieza con una raíz y se levanta, salta obstáculos de roca muy ágil, mira hacia atrás y las llamas lo persiguen sin cesar consumiendo todo a su paso, se siente el calor de las llamas que asustan más, tan intensa las llamas que sofocan con su humo que se deja llevar esta vez por el viento con dirección al chico, su respiración para rendir en la huida es ahogada así que se detiene para toser poniendo sus manos en las rodillas con sus ojos llorosos por el intenso humo.
El fuego le deja ver brazas ardientes al frente donde hay sólo oscuridad, sin opción se adentra entre la oscuridad, sus pulmones están inhalando gas carbónico que le hacen perder sus fuerzas y atrofian su pensar para decidir. De repente ya muy tiznado escucha el correr de un manantial, de nuevo intenta pensar que va a ganar pero no planeo como hacerlo, se lanzo al agua y se sumergió, salió a la superficie con sus manos abiertas a la gloría y gritó: insólito las llamas se apagaron.
Mientras manifiesta su ganar el agua comienza a burbujear, el manantial se calienta rápido hasta hervir en un instante, movilen siente quemarse y nada tan rápido como puede hasta la orilla pero un remolino le atrapa, el fuego abrazador desde el fondo le envuelve el cuerpo y lo levanta por los aires quemándolo mientras el agua se vuelve lava y lo deja caer allí con sus manos abiertas y su grito de gloría ahogado por la lava que termino por adentrase en su boca.

j.c.n-21-3-2013

Texto agregado el 14-11-2013, y leído por 230 visitantes. (1 voto)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]