La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / Carmen-Valdes / Damian y Axa / Uno

 Imprimir  Recomendar
  [C:524518]

DAMIAN Y AXA


Uno

Damián era un perro algo solitario, su amo lo había preparado desde cachorro para ser un campeón, por lo tanto no se juntaba con los perros del barrio, por su puesto no por que él no quisiera, sólo que su vida giraba en torno a la cancha de entrenamiento y las competencias, donde si se relacionaba con otros pastores alemanes como él y también con perros de otras razas. Sabía los nombres de los más importantes, sobre todo de aquellos que podían ser rivales fuertes, pero terminadas las competencias, regresaban a casa.

Viajaban mucho él y su amo y no había tiempo para hacer amistades con los vecinos, pues vivían en una ciudad en el sur, y las competencias eran generalmente en la Capital o más al norte, donde el clima era más cálido.

Damián nunca sintió que le faltara algo, era un perro feliz, pero desde hace unos días se sentía algo inquieto, le costaba dormirse, olfateaba el aire con ansiedad. Su amo que lo había estado observando le dio unas palmaditas de cariño en el lomo y riendo le dijo

- ¡Hay Damián! Parece que te hace falta una compañera.

---------------

El prestigio de Axa, era reconocido en muchas partes por ser campeona mundial en su categoría. Sin embargo, Don Samuel su amo, la había retirado de las competencias por varias razones, principalmente porque se sentía algo cansado de viajar, además su mujer doña Laura había sufrido un infarto y a don Samuel le entró el pánico de perderla, o de que le viniera otro y él no estuviera a su lado, por lo tanto, decidió quedarse más tiempo en su casona y cruzar a Axa, quizá ya era tiempo de tener su propio criadero.

Su única hija hacía un par de años vivía en Canadá, ella había estudiado cocina internacional y se había casado con un Chef Iraní y ahora administraban un restauran en Toronto. Sin embargo a don Samuel no le agradaba mucho su yerno, lo encontraba demasiado dominante y altanero, la señora Laura vivía rezando por su hija, siempre soñando que cuando nacieran los nietos sería distinta la cosa, por ahora se conformaba que su marido estuviera más tiempo en la casa.

Se dio la oportunidad y don Samuel y Axa viajaron a Brasil, los dueños del campeón mundial en ese momento, le habían propuesto cruzarlos, fue la primera camada de Axa, seis perritos completamente negros y con ojitos color miel, igual que ella, que más tarde se distribuirían por el mundo.

Axa no permitió que la volvieran a cruzar con otro perro después del brasileño, así es que su amo tuvo que llegar a un acuerdo con el dueño y viajar nuevamente a Brasil, sin embargo el acuerdo era que lo primeros dos cachorros que nacieran se quedaban allá. Lamentablemente sólo nacieron dos. Fue un golpe muy duro tanto para Axa como para su amo, tuvieron que esperar a que los perritos pudieran valerse por si mismo, y luego de ser tatuados en la oreja, se despidieron.

Don Samuel, pensó que había perdido toda posibilidad de recuperar la inversión que había hecho con Axa viajando a Brasil, así es que cuando su amigo Esteban Solís, dueño del criadero más famoso de la ciudad vino a verlo, no estaba muy seguro de querer exponer a su hermosa perra, ya se había negado a cruzarse con otros animales, sólo había logrado que su regalona aceptara tener crías con el brasileño. Por lo que decidió prepararla para competir nuevamente, sin lugar a dudas ella respondería como siempre: ganando.


----------------

El criadero de la zona norte de la ciudad, era uno de los más grandes del país, no sólo había perros, también, pájaros, gatos, tortugas, hasta una familia de pumas nacidos en cautiverio. El dueño era un poco filántropo, un poco excéntrico, un poco loco, pero sobre todo, un poco millonario. El lugar se había ido transformando lentamente en un zoológico o granja educativa, las personas venían con sus familias a buscar una mascota y terminaban paseando por todo el recinto. Al dueño esto le encantaba, así es que instaló mesitas, parrillas, baños para el público y unos quioscos que vendían helados, bebidas y dulces, luego agregó otro con accesorios para mascotas y una clínica abierta las 24 horas, con veterinarios de turno, tanto para el cuidado de sus animales como para los de sus clientes.

Sin embargo lo mejor fue cuando decidió organizar un concurso para canes campeones, mandó a construir la mejor cancha, con gradas para el público y extendió la invitación incluso a los países vecinos. Don Esteban Solís definitivamente amaba los animales, pero los perros eran su fascinación, tenía los mejores adiestradores en su nómina, pero cuando uno de sus perros sobresalía, él personalmente cuidaba de su educación, aunque sus múltiples negocios, dentro y fuera del país eran más rentables que su mini zoológico, él tenía claro qué era lo que le hacía feliz.

-----------------------------------

Axa se sentía algo triste, adoraba a su amo, sabía lo importante que era para él que ella hubiera tenido mas cachorros, significaba que podía quedarse en casa, que podía vivir tranquilo al lado de su esposa. Sus primeros hijos lograron entusiasmar a don Samuel con la idea de criar perros campeones, de hecho habían venido de lugares lejanos para llevárselos, eso la deprimió mucho, la separación fue muy dolorosa para ella, por eso no había querido estar con ningún otro perro, no quería tener hijos para que después se fueran lejos, era demasiado injusto había pensado Axa, fue tal su pena que estuvo a punto de escaparse de la casa de su amo.

Un día don Samuel la llevó a una competencia, le acarició la cabeza antes de subir al auto y le dijo:

- Axa, vamos a ver a dos de tus hijos, vienen a competir, ahora veremos perrita si se parecen a ti y qué tan buenos son

Fue emocionante, iban uno a uno en todas las pruebas y por un pequeño error su hijo Bruce le gano a su hermano Barry. Axa no podía creer que se podía sentir tanta alegría.

Fue entonces que don Samuel decidió llevarla a Brasil de nuevo, para ver si podía cruzarla con el mismo perro. A Axa le hubiera gustado explicarle a su amo lo que había sentido y que no era necesario ir tan lejos, que acá había perros muy guapos y que ahora entendía lo importante que era tener unos hijos tan maravillosos como Bruce y Barry.

Sólo que este segundo viaje a Brasil lamentablemente no resultó como don Samuel y Axa esperaban y nuevamente ella tuvo que enfrentar el dolor de la separación.

Texto agregado el 26-06-2013, y leído por 125 visitantes. (3 votos)


Lectores Opinan
2013-06-28 19:46:23 seguiremos la historia hasta que regrese de un viaje... besos querida amiga rub sendero
2013-06-27 18:05:34 Por la bien escrita parte 1, promete ser una linda, emocionante historia querida amiga 5* sugonal
2013-06-27 02:36:29 Canina historia muy entretenida Ady, ¡¡son mis primos!!. Cinco aullidos yar
2013-06-27 01:52:24 Estas son las vicisitudes que tenemos con el mejor amigo del hombre(y de la mujer) Un abrazo bien humano. HGiordan
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]