La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / jcn / Noches frías

 Imprimir  Recomendar
  [C:524508]

Desde un lecho sombrío entre papiros y tinta de oro por una eternidad se escribió sobre el horror sentido, brindado por la frágil compañía, sólo una ilusión cuando los bolsillos están en condición.
El gigante de la tierra de cristal a arribado al bosque descolorido, donde encontró un buen refugio donde las gentes no pueden hacer mal, es el único gigante que queda, los demás fueron exterminados por funestos virus que trajeron las gentes del viejo mundo.
Las noches antes de lo sucedido eran candentes y se podían ver las estrellas muy claro para poder escribir en el universo con su eterna tinta vuelta eterna energía. Ya todo para el gigante es desolación, las noches frías atacaron sin mediada y hasta la noche de hoy el gigante se estremece ante lo vulnerable del tiempo.
Las noches frías son tan largas que ya al gigante se le olvido soñar y sin poder dormir ve el alba muy tenue surgir entre nubarrones inclementes qué desatan el chaparrón tan huracanado y colmado de truenos, rayos y centellas que el día hace ver tan lúgubre que termina oscureciendo la luz que es bloqueada lentamente por nubes oscuras, así fue que perdió el color ese desconocido bosque.
Acongojado el gigante en la caverna del árbol madre después de un tiempo y de analizar descubrió que el frío que venteaba le halaba, susurra constante a sus oídos que sólo es evocar el corazón para poder ver los rayos del sol bañar todo su alrededor.
El gigante tubo sólo que poner su dedo índice a los cielos; el viento soplo al instante levantando las hojas secas en un torbellino, estas se deshicieron para convertirse en esplendorosos colores que volverán a pintar de color el bosque descolorido que tal vez se creía perdido. Cuando la noche volvió a caer miles de antorchas se encendieron, son las gentes de los pueblos aledaños que van en busca del gigante para masacrarlo, monstruos entrenaron para cazarlo, acecharlo constante ¡sorpresa! No lo hallaron, huyó, vieron una luz efímera ascender a los cielos, las gentes no se percataron de que el bosque ya muy colorido estaba y no dudaron con sus antorchas quemar lo que entre llamas ardientes ya sólo queda humeante, por allí se siente el viento deambular sin aliento, se espera el regreso del gigante para que todo pueda volver a germinar y de nuevo un buen bosque los desterrados puedan encontrar.

j.c.n-11-enero-2013

Texto agregado el 26-06-2013, y leído por 106 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]