La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / jcn / La musa de piel de seda

 Imprimir  Recomendar
  [C:524505]

Todo es urbano, entre las calles todo va pasando pero siempre está presente el sentimiento de amor ausenté.
Todo era incierto en medio de secretos sepultados hasta que los cielos llenos de nubarrones se despejaron para de nuevo ver un hermoso atardecer ¡increíble! ¿Será una diosa esplendorosa? Su cabello refleja tanto los rayos del sol que hace aquel sujeto estremecer, se desliza por su blanca y suave piel de seda que desafía una atenta mirada que hará los cielos imaginar, su simpática sonrisa confunde los secretos que están guardados en la mente que quiere descubrir esa musa de piel de seda.
Es una heladería al lado de una transitada avenida, la actitud y las miradas de la musa son complejas, irresistible, irremediable hace derretir el corazón y un olor dulce irradia el asustado ser del sujeto; las calles de los alrededores desaparecieron. Todo en un gran sendero que lleva a la anhelada fantasía, todo es sublime poesía que cualquier alma desvalida acobijaría.
Al sujeto le despertó el ruido del pito de un bus, este asustado casi cae, miro para todos lados y encuentra la bella musa que de nuevo sonríe, gestos insospechados atrapan la mirada que ya derretida no se quiere congelar, atrayente el concreto de la calle vuelve a desaparecer; sus cejas pobladas hacen delirar y alguna pregunta pronunciar pero es mejor no hablar, es mejor observar para ningún limite encontrar, si lo malo se llega a pensar su mente de la fantasía se desconectara, lo cual no le conviene al sujeto porque su sentimiento se vuelve sublime ante la musa.
Real o irreal, en cualquiera de las dos dimensiones a la diosa la puede hallar, de repente le coqueteo la musa al sujeto que radiante para él fue muy frustran te cuando arroyado por una carcacha de auto que le dejo convaleciente en plena avenida; la ambulancia se escucho con su sirena, el sujeto no pensó que iría a llorar de dolor porque le parece que está destinado hacer condenado y desafortunado por las coloridas fantasías que son alcanzadas por el concreto. Semejante sorpresa se llevo el sujeto cuando la visita de su musa le sorprendió, sin palabras acepta un gran helado que le llevo, esta vez no se derritió y la musa de piel de seda plasmada quedo en sus manos, no fue tarde, la musa apago su infierno y ahora una nueva oportunidad para felicidad parece estar en el altar.

j.c.n-16-4-2013

Texto agregado el 26-06-2013, y leído por 116 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]