La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / jcn / La princesita isabella y el lobo blanco

 Imprimir  Recomendar
  [C:518910]

Las mañanas en el valle de fe de cuentos son inundados por el canto de los pájaros; allí siempre es un dulce despertar cuando los rayos del sol se entrelazan con el viento, un aroma dulce envuelve todo el valle, las flores despliegan chispas de mil colores que se vuelven mariposas cambiando sus matices a cada segundo.
Tres arcoíris se entrelazaron en la cima de dos montañas, las más altas del mundo que acarician el cielo. Todo ese maravilloso espectáculo se observa hasta que la noche arribo, después todo se puso mejor, el arcoíris se volvió hielo que destello en todos los multiversos; las estrellas agradecidas respondieron y las estrellas fugaces se deslizaron por el arcoíris congelado. La luna llena parecía correr entre las grandes y anchas nubes, mientras esto sucedía un aullido interminable se escucha, la princesita isabella intrigada quedaba.
Los cabellos de la princesita isabella están rodeados por mariposas pequeñas ya que sus crespos fueron pintados por las rosas en el sublime día. Son de tres colores, amarillo, azul y rojo que en la noche se vuelven mil esplendores entre dos mares que llevan corazones.
Cada vez que entre las nubes la hermosa luna se deja ver el aullido vuelve aparecer. Es el gran lobo blanco que aúlla en la escarpada roca del sol.
Hay gantes que se adentran por la cadena montañosa para llegar hasta allí y dar ofrendas a la luna o el sol, todo porque mantienen la vida cada día.
En la media noche el gran lobo blanco se ve en medio de la luciente luna llena, los aullidos parecieran que quisiera llamar a alguien mientras las lechuzas se alborotan a cada instante.
La princesita isabella posee un cofre mágico el cual contiene una estrella mágica que produce un polvo. La princesita abre su cofre que es de hierro y se encuentra muy oxidado, así pasara desapercibido a los ojos de los malvados.
La princesita cogió la estrella con sus manos: es una luz y se puede sentir su leve energía invadir dentro de ti, ella voleo la estrella mágica arrojando su polvo alrededor hasta que la princesita isabella desaparece de vista. La princesita reaparece en un frio bosque donde la niebla siempre se ve correr, algo se mueve y sus pasos tímidos siguen a la princesita, no están asechando, están fascinados las ramas con hojas que pueden a la princesita isabella observar.
Los arbustos pueden caminar, saltar y jugar, atreves del viento pueden hablar, arboles pueden trepar, con sus ramas o hojas se pueden aferrar y por allí trepar, se alimentan de los rayos del sol, del agua y del resplandor que irradia la luna.
La princesita isabella cada vez más por un bosque se adentro siendo guiada por su palpitante corazón, de pronto unos rugidos alteraron su corazón sintiendo cada vez más el peligro, busca donde ocultarse pero los arbustos de inmediato la esconden, la bestia babeándose efímero la olio pero no la encontró.
La bestia es un humo negro, hace brillar sus ojos azulados, cuando ruge se ven sus colmillos desfogando fuego, puede tomar cualquier forma, puede copiar un cuerpo humano pero es fácil descubrirlo, si miras más allá de los vacios ojos que quieren enseñar sin visibilidad de repente te encontraras con el humo negro que te hará extraviar. La princesita isabella invoco un rezo a los cielos para que lloviera ya que hace días no caía ni una sola gota de agua lluvia, se hizo fiesta en ese desconocido lugar cuando el roció cayo y la sed sacio dejando todo reverdecer. De nuevo la princesita isabella continuó, de nuevo el aullido pero más cerca se escuchó, bordeando una ladera el lobo blanco la princesita isabella vio.
El gran lobo blanco muy sigiloso se acerco a la princesita y dijo: ¡Que alegría verte princesita! La angustia vuelve las noches interminables.
Y el lobo blanco volvió y aulló.

Pero resulta y acontece de que el lobo blanco tiene una hembra que esta próxima a tener cachorros y el último de ellos esta designado hacer el lobo del viento. La hembra muy adolorida no ha podido parear a su último cachorro, la princesita se apuro y el lobo blanco la guía entre una estrecha bruma hasta adentrarse en una cueva donde yace la hembra, la princesita isabella cortó uno de sus cabellos que no deja de cambiar de color; cuando el pelaje de la loba toco un resplandor blanco todo lo enalteció.
La luna está cubierta a su alrededor, tres sollozos que terminaron en aullidos tranquilizaron al gran lobo blanco, el horizonte en la oscuridad de color rojizo se adorno, un gran aullido de felicidad el lobo blanco evoco a los cuatro vientos.
El lobo rodeo a la princesita moviendo su cola muy eufórico mientras la luna cada vez más resplandeciente a la malvada nube negra destruyo y la magia por fin en ese desconocido bosque salió. Cuando el alba renació el arcoíris entrelazo los rayos del sol que a todo el mundo irradió y la oscuridad cálidamente cobijo.
La princesita isabella a su reino volvió después de arrojar polvo con su estrella mágica, sin darse cuenta la princesita isabella el mago de sus cuentos desde los cielos la observó.

j.c.n-23-5-2012

Texto agregado el 21-03-2013, y leído por 123 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]