La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / jcn / Estrella azul

 Imprimir  Recomendar
  [C:518102]

El amor siempre será lo más grande avocado. Poesía del corazón que nunca será esfumado.
En el reino de las estrellas todo es hermoso, lleno de paz alegría y total tranquilidad. Ese reino es un castillo que brilla de un esplendoroso color azul, custodiado por estrellas a su alrededor que se pueden tocar y su leve energía se puede percibir en el corazón.
¡Ha! Linda estrella azul reina de los profusos vientos. ¿Qué tanto amor se podrá irradiar con los eternos rayos del sol, que más felicidad llena de vida se podrá brindar en las plenas noches de la eternidad? ¿Cuántos fantasmas quisieran palpar la vida en suspiros infinitos? trivial el reloj de arena agoto su tiempo. En medio de lo remoto y árido, agónico llevara todo a un destino final.
¿Qué valiente quedara para rescatar de las garras malhechoras al amor que en un día los horizontes se plasmo? ¡Qué vergüenza ya no hay amor!

¡Yo soy el valiente! Batallador del amor con mi espada invoco sublime a la luna y el sol el sentido en el corazón.
Dijo el príncipe de los dos lagos dorados.

El amor inmortal entre las estrellas los que las pueden ver, observar sentirán en sus vidas la gloria del existir.
Los centuriones malvados en medio del anochecer ya no tendrán nada que hacer, el mal día tras día nunca va a descansar pero los guerreros con pasión el doble de frases que hablan entre las penumbras tarde que temprano han de alumbrar; amor que distingue los canallas de caballeros con espadas.
El príncipe de los dos lagos dorados tiene cabellos negros y dorados, su traje es blanco para homenajear el resplandor del sol, el borde de su capa es dorada, su reino estelar está rodeado por los dos lagos de oro hirvientes que con un largo puente de roca lo conecta con una gran área de tierra firme muy reverdecida que despliega auroras sin cesar. El príncipe cabalgando en su espectro de corcel busca los secretos del amor para saciar de dulces besos después del reencuentro a su amada estrella azul, los cuales unidos forjan humildes sus destinos irradiando un color dorado que enaltecen desde el núcleo de sus corazones favorecidos por la ficha.
La aurora dorada se expandió y reventó en burbujas malvadas que los deslucidos crearon con frases oscuras con pulgaradas de aires malditos.
Estrella azul y el príncipe se pasean por jardines coloridos infinitos sintiendo caricias que les hacen ver cada tarde en la esfera de agua queriendo mucho más. Los dos enamorados son la nota sublime que les canta constante desde sus corazones para el incansable viento que les cautiva su ser.
La tierra estelar que pisan ha sido designada para sembrar el amor y cultivarlo con dedicación para recoger el fruto de sus besos que germinan con determinación. El príncipe agricultor en el verano del amor que todo ha reverdecido a la gloria noble del encomendado amor.
Tierra estelar llena de paz y fertilidad que deja de nuevo una tarde culminar en la esfera de agua para luego a las estrellas un deseo anhelar. Mientras la noche en su auge abarcaba más de la mitad de la esfera de agua cristales congelados surgieron, el resplandor de la luna le hizo brillar de mi colores cada cristal, encierran los sueños de pasión que fueron liberados que con calma abatieron la desesperación.
Mirándose fijamente el príncipe y estrella azul sus labios lentamente juntaron, sus cabezas consintieron mutuamente mientras el príncipe desvestía a estrella azul dejando al descubierto sus hombros que recorrió con sus húmedos labios, en su piel escribió con su cálida saliva: Quiero verte feliz bajo la luna ¡Te voy hacer feliz! Cueste lo que cueste lo prometo mi estrella azul, me muero de vida por tu amor en medio de la larga espera para refugiarme en el universo de tu piel. Voy a llevar una estrellita azul en mi bolsillo donde el amor sincero siempre energizado por ti me hace vibrar a mí.

Cuando el príncipe se percato el punto final con su lengua no plasmo porque más allá quería continuar. Las flores galácticas le forjaron un nido donde el dolor de sus corazones fue desterrado, el amor les reflejo una sombra que de vida las flores un santuario al universo se les manifestó.
El alba siempre es digna de observar cuando las mareas de fuego del sol les despertaron en medio del jardín estelar donde el viento sereno no dejaba perder su esencia. Creen el uno en el otro y suspirando estrella azul dice: ¡Como la princesa que soy no quiero dejar partir mi príncipe, que me despierte del sueño con tiernos besos.
El alba en la esfera de agua en su plenitud el canto oprimido del amor fue liberado a estrella azul y el príncipe, les vuelve a encender el apasionado fuego que es enaltecido por cada suspiro. No importa que el príncipe se vuelva un duende cósmico en un multiverso mágico que se quiere llevar dentro de un cofre de plata donde su adorado tesoro guarda.
El furor les hace cada día más feliz, los llevara a redescubrir la luz y la oscuridad, el vendito amor que hay en los dos en su forme de ser no les dejara de estremecer, se dan sus vidas para que sean apreciados entre el recuerdo inmortal. Cada uno por su lado tuvo que partir para su reino pero lo flamante de su amor se puede ver por todos lados en el espacio exterior; arcoíris que ven de un planeta muerto a otro están pintados con mil te quiero.
El príncipe en su espectro de corcel se marcho mirando hacia atrás, sus pensamientos constantes ya son presos de su estrella azul, el príncipe pensó que nunca iría a conocer su princesa del amor pero ya sintiendo lo cálido de su ser, su estrella es la adoración en su profusa ensoñación, todo se vuelve añoranzas que en el día posterior volverán a ver el sol con su princesa del amor.
El príncipe su reino quiere fusionar con el de estrella azul para volver todo uno sólo y no tener que esperar a un nuevo encuentro.
Estrella azul que enalteció el entristecido ser del príncipe, hermosa estrella que enamora y en una constelación de estrellas otro santuario se construirá para venerarla a ella, encaminarse luego en una odisea para encontrar una única flor que al pasar de los días les protege su corazón de los malhechores que desean todo volver a desvanecer, luego cantarle una desentonada canción que ate del todo su amor para hacerles feliz. A los multiversos el príncipe grito: ¡Estrella azul! Te ofrezco mi humilde corazón que no tiene divinidades pero que con su estrella todo es adoración.

Se pensaba que donde ocurrían cosas buenas el mal intencionado no se hará esperar pero acobardados sin defensa son acabados con sólo pensar en profanar un glorioso amor, no hay cabida para tal embuste.
A estrella azul y al príncipe les gusta hacer sentir su egoísmo ante los molestos entrometidos, sintiéndose fenomenal acompañados ya no son presa de la letal soledad.
El amor puede arribar a los caminos más lejanos, la distancia es una muralla que se derriba con el ferviente amor y juntos la volverán trizas. Su amor ya está preso, los barrotes son palpados constantes con las yemas de sus dedos ¿Qué estarán pensando? De que de allí no quieren salir, el raciocinio declino a su amor, puede ser que a cadena perpetua sean condenados en su cómoda celda del amor que deja ver la luna y el sol como fusionan su latir con euforia y pasión.
Llego el solemne día en que el amor se conjugo y dos vidas unieron en el difuso amor que ellos fácil entienden. Momentos esplendorosos, de nuevo bebiendo una copa de vino que se añejo en el centro del corazón.
La unión del amor con mil invitados de todas partes de la galaxia el príncipe de nuevo manifestó su palabra: ¡Estoy borracho, tanto mi estrella azul que tu alcohol me está enamorando! ¿Qué quieres de mi estrella? ¿Un te quiero o un te amo con tres eternidades a tu lado?

El brindis desde el espacio exterior en el planeta tierra retumbo. En la vida del amor entre dos sinceros enamorados hay un problema; es sobre una ecuación de amor al cuadrado ¡Ha! El príncipe ya encontró el resultado dijo unos de los duendas cósmicos que también conoce el amor.
El príncipe rectifico el amor, cuando sumo sus besos y los dividió por cada suspiro que evoco el multiplicado al cuadrado les trajo el amor si error con un grato resultado, un hijo amado.

j.c.n-23-julio-2012

Texto agregado el 07-03-2013, y leído por 212 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]