La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / joeblisouto / el anciano de ojos azules...

 Imprimir  Recomendar
  [C:516815]

el anciano de ojos azules como las mañanas limpias en los cielos, tuvo un sueño...
un hombre viajaba de pueblo en pueblo, vestía de harapos y en sus ojos profundos iluminaba la pasión... buscaba la verdad y sin saberlo, la verdad lo esperaba a él... se le acercaba los niños y mujeres y le preguntaban hacia dónde iba... él les respondía: estoy buscándome... la gente le miraba y todos le creían loco... mientras el hombre seguía su andar hasta llegar a las orillas de un mar... qué buscas, le dijo el mar... me busco a mí mismo, respondió el hombre... el mar se puso calmo y de sus olas brotaban finas estelas plateadas... el mar le dijo que se mirase... el hombre se miró y se vio a si mismo... qué ves, le preguntó el mar... no lo sé, aún... el mar recogió sus húmedas faldas y no volvió a hablarle... siguió su destino hasta encontrar a un enorme perro... deseas mi amistad, le preguntó el perro... adonde voy, no sé si puedas entrar, pero, si gustas sigue mis pasos... el perro le miró y le dijo si estaba loco... aún no lo sé, respondió el hombre... el perro se dio media vuelta y se perdió por las calles de aquel pueblo desolado... de pronto vio el hombre un enorme árbol... y notó que sus verdes brazos le llamaban... fue... y al estar frente al enorme árbol, vio a un hombre viejo sentado como un Buda... qué buscas, le preguntó... ambos hombres se miraron y del fondo de sus profundos ojos pudo reconocer al maestro, al sabio... ayúdame, le dijo el hombre, para luego arrodillarse a sus pies... el hombre viejo le tomó la cabeza y le dijo algo sin palabras, luego, se lo llevó de la mano hacia un lugar donde tan solo van los que anhelan la verdad...
ese fue el sueño del anciano de ojos azules... se levantó y se miró en el espejo... vio el rostro del tiempo, pero también, supo que ese no era él... cerró los ojos y buscó su corazón... allí estaba... esperando su retorno... el corazón abrió sus hojas luminosas y le envolvió como una madre a su hijo, para luego, llevárselo hacia el valle donde el tiempo ni el espacio respiran...

Texto agregado el 15-02-2013, y leído por 174 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
2013-02-15 20:59:23 Qué lindo relato, tan humano, sería bueno que nos buscáramos así sabríamos más de nosotros mismos, y quizás algunas cosas malas cambiarían, me gustó mucho. ***** Saludos lagunita
2013-02-15 20:43:36 Creo que el buscarse a sí mismo es el camino más intrincado, cuando al final está en su corazón. HGiordan
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]