La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / jcn / El escudo en forma de corazón

 Imprimir  Recomendar
  [C:514551]

En los inicios del fin del tiempo decadente del infierno donde todo se puede perder y nada se quiere enaltecer lo deseado será esfumado, sólo lo que se lucha con el corazón se conquistara con fervor y la dicha será el eterno amor.

En las llanuras marchitas después de las gloriosas tierras santas nació un niño casi a la media noche. La partera nocrolis, de cabello blanco y ciega de un ojo por abundantes cataratas, una veterana que ha visto esfumar el amor, ella acogió el niño en sus brazos mientras la madre término de parear esta falleció lamentablemente y con dolor en el alma dijo antes de morir: ¡Qué barbaridad siento que a mi hijo no lo volveré a ver! Cuidado nocrolis ciento que mi cuerpo no da más ¡cuida a mi hijo por favor!
La madre flaqueo en su vida latente y la partera observo quien entristecida le tomo de sus manos y esta falleció. Nocrolis sintió que la vida le da otra oportunidad para evocar el profuso amor de madre y criar a ese niño.
Las nubes ocultan la luna y de un momento a otro se despejaron y la luna vuelta un corazón con resplandor así se manifestaba, por ese suceso le dio nocrolis al niño por nombre: corazón.
El padre del niño era un honesto labrador y en el día de la oscuridad fue llevado por las sombras y no se volvió a saber nada del.
Niño corazón fue creciendo y su afición por la espada es sublime, se entrena sólo día y noche tratando de desfogar sus demonios que intentan apoderarse de su corazón que siempre siente asechándole. Nunca tuvo un maestro que le enseñara a maniobrar la espada, privilegiado entrenando empírico evoco el poder con su espada, siempre con sed y en aquel lugar tan difícil de conseguir agua potable para satisfacer las necesidades del pequeño pueblo que cada día aumentaba con sus habitantes.
En ese tiempo el infierno evaporaba el agua clara y la turbia se volvía un manantial. En ese lugar surgió la leyenda del niño que encontraba pozos de agua guiado por mariposas mágicas, fue creciendo el niño como el desamor en aquellas tierras áridas, a millón hasta el último rincón de la tierra la leyenda arribo como una esperanza bienaventurada.

El emperador odiostor también escucho sobre la leyenda del niño, semejante noticia arribo a sus oídos mientras deleita su vista con espectáculos sangrientos de gladiadores, tan funesto se ve que atemoriza al gran pueblo portentoso. La diversión del emperador es de dimensiones barbarás: Es un gran valle donde recrea violentas guerras, bestias con hechicería y magia fusionadas, la artificie Tera desamor puede hacer surgir lo que desee y todo saldrá desde las entrañas de la tierra.
El cabello da la malvada tera desamor está lleno de babosas, tiene un lunar gigantesco en cada mejilla, es muy arrugada en su frente y sólo tiene tres dientes, es bajita y gordita, las uñas de sus manos son muy largas y están enroscadas en un espiral; ella disfruta de su trabajo y evoca sus carcajadas cuando prepara sus diabólicos brebajes con sangre negra, tierra de nueve colores, tallos del pantano y flores de arcoíris que es donde surgen la magia blanca en aquel lugar, pero más goza cuando evoca su hechicería con la brujería del desamor a la luna que de pronto en todo su esplendor se tiñe de un opaco color.
Las bestias que crea tera desamor son terroríficas, tan mortales para el valiente gladiador que le toque enfrentarla que no tendrá otra opción contra este si no que la rotunda muerte.
Ejecitos malvados evoco tera desamor tan desalmados que sombras se volvieron, cada tierra lejana invadieron sin ninguna misericordia buscando a cada niño, rasgaban sus ropas de bestia lanuda eran buscando en el pecho del niño lo que las gentes no dejaban de preguntarse; Es una cicatriz en forma de corazón que con el tiempo se le tiño de color púrpura.
Cuando los ejércitos malvados arribaron a las llanuras marchitas arrasaron con personas y animales, muchos se escondieron y pudieron salir con vida de allí, otros huyeron con éxito de cuales muchos en su camino fenecieron ante las desalmadas espadas, muchos de ellos fueron tomados prisioneros, torturados no dudaron en señalar donde se encuentra aquel niño.
Nocrolis ya muy lerda no pudo abandonar aquel lugar y el joven ya de unos veinte años de edad nunca dejara a su madre que con dedicación le crio, siempre quiso recordar el rostro de su madre genética pero el tiempo la borro de sus pensamientos.
El joven corazón muy fuerte lucho con su furiosa espada y no se percataron de que el joven lleva el tatuaje en forma de corazón, los desalmados se sorprendieron por su gran fuerza y valentía. Uno de los comandantes lo vio con muy buenos ojos para su exigente emperador, será una buena herramienta para disfrutar del juego de gladiadores ya que el niño del tatuaje no pudo ser hallado, al parecer era sólo una absurda leyenda.
Apresado con grilletes de cobre irrompibles el joven corazón le desespera en sus manos que le comen su piel. Después de varios días de caminata con el inclemente sol acuestas la sed le hace declinar y termina por caer de rodillas, de repente siente dos latigazos que le ardieron en el alma, levantando el polvo con su respirar ya caído de caras en el polvoriento suelo implora por piedad la cual le fue denegada, intentando protegerse con sus manos apresadas los látigos paran en ellas después de que varios latigazos fueron a parar en su rostro; ansioso el castigador destina de nuevo su látigo al joven corazón el cual apunta en su pecho y allí pega duro, fue a parar en todo el centro del corazón tatuado que no pudieron distinguir por la sangre que no le paraba de correr por su cuerpo proveniente de su rostro. Corazón en la noche con el resplandor de la luna observa su corazón tatuado que fue rasgado en dos partes, el látigo lo dividió, su cicatriz es más visible pero la sangre coagulada todavía la oculta, debilitado por sed y falta de sangre corazón cae desmayado, es arrastrado de espaldas quedando esta en carne viva. Directamente fue llevado a las mazmorras cuando de pronto despierta este cuando unas gotas caen por la humedad a un pequeño charco que se creo, adolorido corazón realmente se asusta cuando en la mazmorra del lado intentaban agarrarlo muchos brazos con voces que no cesan de lamentarse, intentan morderlo a cusa del hambre, este retrocede un poco muy incomodo por el ardor en du espalda.

El emperador odiostor quiere ver a su gran mascota en acción, le dio por nombre: devoradora, tiene el tamaño de un elefante pero este anda en dos grandes patas, sus manos son en una punta de marfil y en todo su cuerpo está cubierto por filosas puntas venenosas, su rostro endemoniado deja ver dos trompas, de una de ellas arroja fuego candente y por la otra trompa un viento helado que congela lo que toca, sus ojos son negros y son seis, cuando ruge hace temblar la tierra, este se alimenta de personas que tienen el don del amor. La bestia es una creación de la hechicería con lúgubre brujería, brebaje con sus condimentos oscuros para que aumenten la fuerza y la velocidad de devoradora quien siempre acaba rápido con su rival para irse a cazar pájaros, así lo alimenta tera desamor.
Cuando comenzaba a dormirse de nuevo el joven corazón es halado por sus piernas, estrujado es llevado a la arena mortal con el sol enceguecido lo levan hasta lo que parece una salida, sin saber corazón que allí es el mismo infierno prometido.
Cuando los ojos del joven corazón asimilan los rayos del sol enfoca al gran valle sin poder ver sus límites. Gritos aclaman sangre del joven corazón quien se nota desorientado, asombrado voltea a ver hacia todos los lados, el joven corrió hacia un montículo con sus pies descalzos, la tierra temblaba sin cesar, la hechicería se trabaja constante hacían surgir troncos de árbol desde la misma tierra bloqueando el escape del joven corazón, retrocedía y detrás otro árbol surgía, con sus ojos de asustadizo siente un fuerte rugir, sin ninguna arma entre sus manos no duda en afrontar lo que se ponga al frente, la desventaja es notoria y las gentes corean la muerte del joven.

— ¡Que lo devoren, que lo devoren!
No cesaban de corear la multitud sedienta de sangre.

La bestia imponente se encamino hacia el joven que no sabía qué hacer. Las manos de marfil el monstruo levanto, el filo de cada punta destello en las pupilas que le enfocan. Con gran fuerza devoradora se dirige a todo el cuerpo del joven que invoco la fuerza latente de su corazón porque las heridas le quieren destruir su convicción. En carrera devoradora el joven corazón salto muy alto, sus manos de marfil se chocaron, quedaron destruidas y estas se atascaron una con la otra, adolorida la bestia desfogo un rugido de dolor, en milisegundo mientras se sostenía en el aire el joven su pensamiento le dio movimientos lucidos tan conclusos que las trompas que desfogaban su poder fueron entrelazadas e introducidas en la en la gran boca rugiente, el joven de un brinco se aparto de la bestia mientras se congelaba y humeante sus trompas comenzó a derretirse hasta quedar destruido; todo el mundo quedo perplejo y en silencio mientras el emperador se puso de pie muy furioso, quiere aquel insolente joven en la recreada batalla final de los tiempos donde se enfrentan gladiadores y tropas de las sombras.
—En el dia de mañana se regara sangre de corazones con amor en la arena de la muerte.
Pasaban por las tierras cercanas promocionando la entretención.

El joven corazón fue llevado de nuevo a las mazmorras, ya en esta ocasión nadie lo azaraba, hasta que el viejo herrero inmortal del amor entre metales siempre desapercibido este vio como el corazón en lo resquebrajado resplandeció del joven valiente; evoco el amor en medio de la rotunda batalla, sonreía el herrero mientras caminaba lento con su bastón de bronce, la hermosa hija del herrero del amor también lo vio mientras quitaba sus cabellos que eran movidos por el viento y le ocultaban la visión hacia el joven corazón.
Su rostro está sucio en sus mejillas por el trajín del día, sus ojos guían cualquier corazón, delgada es fuerte en su interior aunque todo dentro de su pecho retumbo, la profeta del ayer se lo predestino que el hombre con honor de amor atraerá su soñador corazón. Ella con sus vestimentas muy humildes se ofreció a curar las heridas del joven, le sacio su sed, su cansancio se podía sentir y cobijado por algo mágico se desvaneció, su energía volvió.

En medio de la miseria de las mazmorras unas manos cálidas brinda aquella bella mujer, llamas en el corazón llenas de ternura, sus cuerpos comenzaban a descubrir el amor en sus agobiados cuerpos, la piel lacerada del joven se comenzaba lentamente a regenerarse cuando su corazón más se estremecía con las sinceras caricias de aquella mujer.
Siete días en que se evoco el real amor, ni la más poderosa hechicería podrá su poder manifestar, aborreciendo el desamor venditos serán los afortunados entre un corazón. Detendrá los siete días que llenos de amor no habrá circunstancias que aniquilen el ánimo.
En el trascurso de los siete días conocieron sus pensamientos y sintiendo los dos lo dejan fluir porque la dicha en el amor es felicidad cuando de repente la hija del herrero le dice al oído: ¿¡Amor sabes lo que es!? Ven con migo y te lo mostrare al atardecer, no será problema la oscuridad de las mazmorras porque nuestros corazones todo el alrededor alumbraran, luego te levare a un bosque mágico que todo el mundo cree conocer pero nunca lo ven.
La magia los puede sorprender cuando entre las orquídeas germine un latente corazón que endulzara una vida de amargura. Latiendo sus corazones tocan las puertas del cielo que ya se abrían con mucho esplendor para hacer brillar el eterno amor.

— ¡Hayyy…! Mi diosa humana lo que has despertado en mi hacia ti, te quiero hacer feliz como tú conjugas hechizos de felicidad en mi.
Dijo el joven corazón ya enamorado mientras toma la mano de la hija del herrero y la junta en su pecho con la mirada atenta de ella.

En la noche del quinto día anunciaron que entre los dos jóvenes florece la primavera creando una cajita que el herrero que el herrero les obsequio desde donde se pueden irradiar sus eternos corazones. Tanto se encanta el uno al otro que se hacen descubrir su profuso mañana.

— ¡Mi diosa humana que enalteció mi entristecido ser! Hermosa diosa que sin perder tiempo en el trascurso de aquellos días una constelación de estrella en el cielo oscuro se creó. Un santuario construiré para venerarte ¡no importa si tengo que encaminarme hacia una odisea para encontrar una flor que siempre motive tu dulce corazón, luego te cantare una canción que te ate a mí para hacerte feliz.
La rondaba lento el joven corazón rosándola con la yema de sus dedos dejando fluir su energía sublime por sus poros. Enamorada la hija del herrero de su vida por el amor.

El renacer de un nuevo día traerá lo esplendoroso para cobijarse mutuamente con sus cálidos abrazos derrotando el frio de la soledad despiadada. El corazón enamorado preferirá morirse si la palabra adiós por hechicería maldita se evoca, la batalla contra el desamor es cada día confesando sus sentimientos y las ganas de besar que refresca el alma, la monotonía queda sumida en pantanos donde nunca más se volverá.
Temerosos se volverán de la vida si en medio no hay te quiero mientras sus sonrisas les brindan luz terminando con las angustiosas tinieblas.

— ¡Quiero tu embrujo que llena de esencia a mi corazón! Me muero si no me haces sentir poesía con tu dulce voz.
Dijo el joven mientras sus brazos aclaman a su hermosa mujer que deja sin palabras.

El joven corazón con sus energías al máximo y más feliz que nunca se inclino ante el viejo herrero, aclamando el añoro del profuso corazón de su hija. Este no dudo en aceptarle.
El viejo herrero le construyo un escudo con la forma de una corazón, un metal tan fuerte y liviano que nadie conoce a un, de un color plateado, irrompible porque fue forjado con el resplandor de la una luna y rayos del sol, tiene dos arcos y estos se sellan automáticamente alrededor de la muñeca del joven corazón quedando como un brazalete cinco dedos bajo del codo, ocultando así un arma para protegerse de los ataques despiadados de los ejércitos de las tinieblas.
Joven corazón no ve ningún sentido en el regalo del herrero y para no herir sus sentimientos y más todavía porque es el padre de la mujer que ama le recibe sin ningún problema y lo deja abandonado en un rico de su oscura mazmorra.
El emperador odiostor se entero del sublime romance que se vive con pasión en sus sucias mazmorras, esto le dio una magistral idea como el mismo lo autodenomino, ordeno a tera desamor condenar el maldito amor, así lo destino por encima de cualquier dios.

Las mazmorras no son impedimento y el joven, la chica idolatran consientes el amor.

—Mi diosa humana que el universo volvió un corazón y flechado por ti se quiere encaminar más allá de las tierras rodeadas del infinito mar.
Enamorado joven corazón suspiros por do quiere hay acompañado de gloriosos abrazos.

Correspondido con infinitas sonrisas el joven pido: dame un beso y te bajare el cielo, dame otro y te bajare el universo, y si van acompañados de abrazos me volverás un retazo, si me miras encenderás el fuego que está preso, déjame tocar tu cabello para encaminarme en un mundo helado para poderme derretir por ti.
Después de lo dicho por el joven no se hizo esperar su respuesta de la hija del herrero: ¿Me mandas un beso? Para que no despierte de mi sueño y me dure todo esto en una primavera eterna.

La joven poso su cabeza en el pecho del joven sintiendo ser llevada a un mágico mundo sin regreso, de pronto intrusos en las mazmorras arribaron, todos corrieron temerosos y una flecha negra fue arrojada al joven corazón, sintió un poco de ardor hasta que adormecido quedo, luego sugestionado despertó con una pesadilla de una sombra tan oscura que le quería envolver su privilegiado amor.
El joven corazón yace encerrado en su mazmorra, cuando quiso salir fue liberado sin condición. Por las grandes mazmorras busco a su adorado tesoro, no encontró a la chica así que busco al herrero que adolorido de su corazón sintió, dijo que su hija había sido llevada por el malvado emperador para realizar unos de sus juegos diabólicos.
Iracundo joven corazón grito empuñando sus manos, las venas de su frente parecía que se le fueran a reventar, desesperado corrió hacia su mazmorra buscando alguna roca y de su escudo no se percato, confió rotundamente en el amor, corriendo se sintió la estela de viento que deja el joven en su pasar mientras la puerta hacia el valle se abre; el joven imponente salió, un gladiador legendario herido de muerte clavo su espada en la tierra y esta queda tambaleando, el cuerpo del gladiador murió pero latente continuo su corazón.
Joven corazón grito: ¿Mi diosa humana donde estas? Amada mía entre el cielo y la tierra siempre estas presente, malditos aquellos que mi amor infinito quieren aniquilar.

— ¡La ira predomina! déjale ver a su diosa mortal.
Ordeno el emperador odiostor.

La ilusión óptica de estar esperando una luciente princesa a su príncipe fue desvanecida por tera desamor quien eufórica ríe. La hija del herrero esta vestida como princesa pero está amarrada a un tronco, las camisas secas bajos sus pies son mal agüero entre las llamas.
Sombras vueltas monstruos rodean a la hija del herrero que pide ser salvada a los gritos mientras otros cuantos se dirigen acabar con el joven corazón quien vio asustadizo después de tragar su saliva a un gigante que se encamina lento con una antorcha encendida donde su amada. El gigante sonriendo con dientes filudos y viscosidad que se desliza por si nariz, sin oído y sin ojos pero con muy pronunciados músculos, una fuerza indescriptible.
Joven corazón se puso de un color rojizo en su rostro y su corazón desfogando llamas y todo el mundo en un rotundo silencio escucharon el grito de guerra que evoco desde su profuso amor mientras la espada del gladiador muerto desenterró, en ese instante sintió su brazo derecho ser presionado mientras era envuelto por una luz; se puede atraer el escudo en forma de corazón con sólo un pensamiento compuesto por el amor.
Joven corazón se inclino cuando una flecha maldita arrojaron; el escudo se expandió destruyendo la letal flecha en mil pedazos, el joven ve algo que cuelga del cuello del gigante ¡no puede ser! Es la cabeza de necrolis exhibiéndola como un trofeo macabro que estando muy cerca con su espada el joven el ataque del gigante desvió, su corazón tatuado en el pecho se desplego, el brillo lucido del sol se reflejo en el escudo y las sombras al instante se evaporaron, la diosa grata le avivaba las ansias por la gloria fabricada. El emperador se puso nervioso cuando la hechicera tera desamor se encendió en llamas hasta que encenizas termino, el gigante arrojo con todas sus fuerzas la antorcha ya que se encontraba un poco lejos de la mujer apresada en aquel tronco, suspiro joven corazón mientras tomaba fuerza para arrojar la espada que a toda velocidad traspasa el cuello del gigante que ahogándose con su propia sangre negra ve como la antorcha se apaga muy rápido cuando el viento suave tres veces soplo. Agitado el joven corazón se acerco donde su amada para liberarla, de pronto sintió un silbido, con una media vuelta el joven termina con la trayectoria de la letal lanza, detenidamente el joven al emperador observo.
¡Hooo…! Por cada rincón se escucho, es el emperador que se encamina hacia donde el joven corazón que poniendo su pie en la cabeza del gigante aferra la espada y esta sale chorreando sangre sin medida la cual por el viento es desvanecida. La tranquilidad que le ha dado las batallas al joven corazón le tranquilizan mientras el emperador con su grito agresivo ataca con su espada, con el escudo en forma de corazón la espada de odiostor se encontró, la espada en dos pedazos se partió, asombrado odiostor observa la mitad de la espada que en su manos quedo cuando de repente con sus ojos tan abiertos de asombro vio la espada el joven perforando su abdomen, de reojo el destello del sol en el filo de su espada vio con la sangre entre sus manos hasta caer al suelo, un humo turbio que ocultaba su rostro dejo al descubierto su rostro de un hombre normal que fue poseído por las sombras y el amor como su corazón desapareció. Fue el padre del joven corazón.
El escudo en forma de corazón fue levantado por los aires y las mazmorras después de que todos corrieron fueron derrumbadas, sus candados se derritieron. Los ejércitos de las sombras se adentraron tras el joven pero el beso concluso que pudo ser derroto definitivo al ejercito de las sombras, las montañas que eran las graderías también fueron derrumbadas a donde los malditos depredadores de su perdido amor continúan perdidos. Todos los prisioneros fueron liberados y volvieron a sus tierras. El joven corazón y la hija del herrero hicieron una buena vida y la luna de corazón los ilumino con gemelos. El herrero humilde en sus entrañas siempre les acompaña y así todo termino feliz cuando las primaveras el infierno terminaron.

j.c.n-julio-12-2012

Texto agregado el 12-01-2013, y leído por 154 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]