La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / jcn / Relámpago en la oscuridad

 Imprimir  Recomendar
  [C:507936]

El tiempo pasa sin hallar un destino hasta que arriba. En un desconocido bosque un duende en la oscuridad con sus manos escamosas entre la niebla pocos lo han podido notar, sin estar muy seguros de ello prefieren callar, es muy feo, sus ojos parecen brillar en una efímera ilusión, nada ha sentido entre el bosque encantado porque la bruma lo ha atrapado, amarrado de pies y manos quejumbrosos son los sollozos que se escuchan casi por todo el bosque encantado, que con conjuros malvados el hechizo de una nueva niebla iba secando todo a su paso.
Triste el duende feo veía en sus pupilas como era destruido el bosque encantado, la tierra se volvía árida, la maleza se desvanecía y vuelta polvo el viento la llevaba por los aires, los grandes árboles se caían a montones y las mariposas coloridas perdían sus matices, de pronto una hermosa y lucida mujer con un vestido blanco muy resplandeciente con su piel trigueña de seda entre los arboles se pasea, con sus cabellos parecía volar dentro del corazón del duende feo que brillo como el oro, allí esta su tesoro y como por arte de magia la fría niebla destruyo y observando entre las flores que casi pierden los colores, vio los ojos de la bella mujer brillar como dos luceros, esa ave trigueña quien detenidamente lo vio, su majestuosa sonrisa le cautivo endulzando su feo ser, sus manos le volvieron las células de piel, quiso acariciar a esa bella mujer trigueña y concederle un deseo pero anonadado quedo cuando fue la ave trigueña quien un deseo le concedió.
El duende feo vio el mar y sintió el viento que acariciaba las olas del hermoso mar. El duende feo esa hermosa ave trigueña quiere hechizar para que su mundo mágico vibre y tenga el privilegio de que la bella trigueña se encamine por sus mil senderos.
En el bosque encantado todo renació luciente y después de haber sobrevivido a la desolación entre la niebla fría, el cuerpo, la mente y el corazón un sentido esa ave trigueña a su deseo le dio, ella fue un relámpago en la oscuridad y tal vez creería en un ser superior sintiendo que esa mujer trigueña una diosa es, que en el ser feo del duende todo lo volvió a recrear ¡qué más da perder! De seguro habrá un nuevo amanecer en el bosque encantado.

j.c.n-5-15-2012

Texto agregado el 10-10-2012, y leído por 120 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
2012-10-10 07:14:32 De seguro habrá un nuevo amanecer... ZEPOL
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]