La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / jcn / Exorcismo ultravioleta

 Imprimir  Recomendar
  [C:507835]

Mañanas grises que arribaron mal intencionadas, improperios vestidos de oro quisieron brillar en ojos dormidos que al tiempo el resplandor ultravioleta de la luna lo despertó.

Zulain y roke engendraron un hijo; después de un tiempo felices los tres alquilaron una casa donde vivir cómodamente y afianzar el vinculo como familia que al pasar de los días la monotonía les hizo olvidar su amor que se fue volviendo costumbre mientras su hijo fue creciendo, un niño soñador de nombre jesid. El niño le gustaba coger el palo de la escoba de su morada y simular que entona una fabulosa guitarra imaginaria, el niño amarra un frasco a una silla para expresar su mímica de canto ante el soñado micrófono al son de una canción que suena en la radio, canta habiendo miles de personas a su alrededor que lo miran con suspicacia, este también jugaba con una patineta que su abuelo le regalo en un día de cumpleaños. Soñaba jesid jugando con su patineta que era el conductor de un lujoso bus de servicio público que trasporta a las personas por todas las ciudades y pueblos mientras se empujaba en su patineta por la acera alrededor de la cuadra, siempre solo jesid el soñador, travieso y con energías interminables era ajusticiado por sus padres, roke furibundo se quita su correa de cuero para plegarle sin compasión, los quemones que sentía jesid en sus piernas eran infernales, uno tras otro los gritos de dolor se escuchaban tan lejos que el viento intentaba ventear para apaciguar los sollozos de jesid.
Roke se marchaba para su cuarto y zulain motivaba a su hombre para que jesid fuera castigado más y más, el silencio envolvía al niño en un infinita des venturanza, le preguntaba a dios en medio de su llanto ¿porque era tratado de tal manera?
En el cuarto jesid rodeado de la absoluta soledad sin entender porque el amor allí no yacía y cuando aparecía efímero se volvía, cuando los moretones del día anterior son observados y en su memoria de por vida en los recuerdos serán una cicatriz.
La vida trascurría muy caótica para jesid que normal soñando iba a estudiar, allí nunca encontró lo que podía alcanzar a comprender en medio de la manipulada mentira.
Jesid continuaba soñando sin importarle la soledad que nadie se la podría imaginar porque solo se puede vivir, juega eternamente hacer feliz.
En una tarde hermosa sin avisar los nubarrones ocultaron la luz del sol que trajo amagues de lluvia que tarde de la noche termino cuando vientos enfurecidos reinaron. Las nubes produjeron su primer trueno ensordecedor después de un triple relampagueo, esto produjo un susto increíble en jesid, casi cae de la cama, asustado se pone de pie tan sugestionado que sentía ruidos a su alrededor volviendo su alma inquieta, intentando abrir su puerta girando la perilla para el lado que no abre hasta que el niño logra abrirla, sorprendido por un fuerte viento que soplo su rostro un aire tan frio que le produjo escalofríos casi lo inmovilizo, de repente la lluvia se desata con granizo desfogando las nubes otro brutal trueno que hizo vibrar los cimientos de la casa. Jesid llora a borbotones sintiéndose asechado corre hasta el cuarto de sus padres que se encuentra cerrado con llave, desesperado intentando abrir la puerta mira hacia todos los lados y un relámpago le hace ver una silueta monstruosa con dientes filudos pero solo es ropa del tendedero que cayó encima de una matera.
En un rincón jesid acurrujado se cubre sus ojos con sus manos esperando aterrorizado lo peor. Sus padres gritaron: ¡“culi cagado” acóstate o si no te prendo a correazos!
Jesid temblando más de miedo que de frio vuelve a su cuarto muy sigiloso sin cerrar la puerta de su cuarto, el niño se cubre de pies a cabeza con la cobija sintiéndose allí protegido de la inclemente noche espeluznante que pasa hasta que otro tremendo susto se lleva cuando un ventarrón cierra la puerta de su cuarto, atragantado de saliva sin poder respirar tose y termina por llorar, algo extrañó sucede cuando las lágrimas se deslizan por el rostro de jesid, parece que alejara la terrible lluvia que trae mil cosas tenebrosas. Casi terminando la madrugada
El armonioso cantar de los pájaros le hizo reconciliar el sueño que después de un rato es despertado por su madre para ir a la escuela, lo regaña y los reclamos son constantes por su lidiosa levantada.
Jesid muy somnoliento de un giro más en su cama y descubre una hoja del cuaderno de matemáticas lleno de letras que se convierten en n números para crear códigos inaccesibles y lleno de mensajes pera quien desea quien lo lea, jesid comienza a leerlo cuando de pronto un grito de su madre escandaloso le asusta, rompe la hoja del cuaderno y la arruga entre sus manos, toma la toalla del baño y se adentra en este tan rápido como puede y arroja la hoja de cuaderno al retrete la cual se pierde de vista, el niño exhala un aire de tranquilidad, se ducha y sale listo para vestirse e irse para la escuela.
En medio de la algarabía el silencio a ratos lo invade, desconcertado mira al cielo jesid, los regaños son constantes todo el día, es el pan de cada día, sin saber tratar una mente muy joven y soñadora utilizan frases que acongojan al niño, de nuevo un llamado de atención y termina en la rectoría con el llamado de sus padres.
Zulain nunca se anima a ir a la escuela pero siempre está lista para su cruel castigo mental y físicamente que volvía más temeroso a jesid a cada instante, temeroso sabe que el castigo no será perdonado, cabizbajo le reza al crucifijo que recrea a Jesús en su tortura en una pared de su cuarto, arrodillado ante el ídolo ¡su señor! Le rogo, le imploro con sentido corazón para que lo protegiera del inevitable castigo que en un parpadeo después de que roke la puerta de su casa cerro vio la hebilla de la correas de su padre destellar con la luz de la bombilla cuando su camisa dentro del pantalón saco, aferro la hebilla con su mano y dos giros dio a la correa en su mano para tener más control y poder designar el lugar donde pegara; intentando protegerse jesid con sus manos de la correa desfoga gritos que nada detenían, por lo menos la energía de su padre muy rápido declinaba y terminaba por desistir sin dejar de exclamar palabras soeces por el pasillo de su casa.
Jesid llorando entre un rincón y su cama mira sus piernas, muslos lesionados sin dejar de llora porque todavía le ardía. Fue castigado y hoy no saldrá a la calle a jugar.
Jesid una noche en el medio de su patio ve un trozo de luna que muy pronto era ocultada por las nubes que eran trazadas por mil rayos que terminan en relámpagos y estruendosos truenos constantes, todo esto lleva a que el niño retrocediera un paso, parpadeando con su respiración agitada no demora en dirigirse a su cama, se envuelve en su cobija sintiéndose mucho más tranquilo aunque los truenos no cesan durante veintisiete segundos; el corazón de jesid pareció relajarse en su palpitar y sin percatarse quedo dormido.
3:13am, vio la hora jesid en la pared ya que una incómoda gota que cae del segundo piso le ha despertado y ya no le deja dormir, cae en cubeta donde su madre le introdujo para remojar unas ropas para que la mugre sea más fácil de sacar. Jesid miro su mano derecha y no se explica cómo llego una lapicera hasta su mano, su mano izquierda la tiene llena de letras, volteando su mano de un lado para el otro intentando leer lo que ha escrito muy asustadizo, dirige su mirada hacia su cama y ve el cuaderno cuadriculado, parece que durmió encima de este porque se encuentra muy arrugado.
El viento comenzó a silbar por los orificios de la ventana que no cierra del todo. Relámpagos vuelven a evocarse pero esta vez sin temibles truenos, muy despacio jesid abre el cuaderno, las letras de su mano izquierda comienzan a desvanecerse y el cuaderno se ilumina de un efímero resplandor, gagueando lee: ¡soñaras! Los mas profusos deseos de la literatura encontraras, sublime juego de estudiar, lo divino por las mentes evolucionadas ataran el aprendizaje de la matemática para dificultar la racionalidad y nunca ver más allá de la eternidad.
El niño sorprendido y sin entender nada se atemorizaba, se arrodilla entrelazando sus dedos de las manos al invisible e inexistente dios implorando perdón ¿de qué? Su decadente religión lo desconcierta, solo en su cuarto y escuchando crujidos extraños se aterrorizaba tanto que se aferra a su carro de juguete, el cuaderno queda atrás tirado en el suelo. Al otro día cuando jesid se levanto en la mañana siguiente recordando el cuaderno tirado en el suelo, ira hacia allí pero ya el cuaderno no está, cree que todo lo pudo haber soñado, lo siente tan real que el niño se pone nervioso y en ese preciso instante entra su madre al cuarto para levantarlo e ir a la escuela.
¿Qué habrá hecho? Repetía zulain que sin pensarlo le amenaza con pegarle y encerarlo más si no le contaba porque se encontraba tan nervioso, gagueando jesid no sabe qué decir, cada vez notándose más nervioso dice que el diablo lo está asustado y se apura en busca del cuaderno que no haya hasta que su madre se vuelve a pronunciar: ¡muy bueno que se le aparezca el diablo por desobediente! Para que aprenda a comportarse.
Jesid quería escuchar una voz de aliento para sentirse protegido, acongojado sentía frio envuelto en la soledad de su habitación que le intimida entre sus jóvenes sueños. Solo en su morada teme a cada ruido extraño que se escucha, ya teme hasta bajarse de su cama creyendo que unas manos peludas y monstruosas lo tomaran por sus pies y lo arrastrarían hasta donde el temible diablo.
Cuando llego roke y zulain jesid siente tranquilizarse pero cuando su madre la habla este le responde muy grosero a causa del susto que luego le produjo enojo por haberlo dejado solo, encerrado. Fue castigado pero en esta ocasión son sus dos padres, roke con su imponente correa y zulain con una chancla de caucho, dolor infinito que le quemaba en su profuso corazón.
Así de nuevo arribo la noche acompañado de la constante lluvia y el frio insoportable, jesid con sus ojos hinchados de llorar ofertándose a sus sueños dentro de su cobija en la absoluta oscuridad con miedo de poner sus pies descansos en el suelo frio para encender la luz, de nuevo los relámpagos estremecieron en cada rincón de la casa hasta que ya muy tarde de la noche el cansancio lo venció. El niño despertó ya en la mañana por una gota de saliva que se escapaba de su boca, se dio cuenta de que dormía de nuevo encima del misterioso cuaderno.
Jesid temblando en sus manos desea leer de nuevo pero el miedo reaparece a causa del coco, que de pronto se lo lleve para donde el diablo como le recalca la mama a cada momento hasta que ella entra al cuarto y la reacción de jesid es soltar el cuaderno, ella está enojada como es su costumbre y viendo el cuaderno tirado en el suelo lo coge mientras lo mira fijamente anonadada.
Zulain abrió el cuaderno y leyó quedando boquiabierta: el poder de la escritura todo lo puede crear y los sueños se pueden realizar mientras los inexistentes dioses en declinación estarán, invisibles para ellos su incoherencia están en escritos inimaginables para aquellos seres que están y no están ¡escritura divina que la mente te puede hacer despertar!

Zulain se persigno varias veces, trago saliva volviendo observar a su hijo. Como siempre nunca tuvo palabras para expresar, espero a roke muy preocupada para hablarle de lo sucedido. Los esposos ven la solución en traer un cura para exorcizarle los demonios que lleva por dentro. Jesid tiembla no quiere pensar que el diablo esta dentro del, sudoroso, nervioso se le desorbitan sus ojos claros que cambian de color.
El nombre del cura es Anastasio que no demora en tocar la puerta tres veces muy decente, saluda muy cordial y lleva un crucifijo en su mano izquierda invocando el padre nuestro, de pronto una ráfaga de viento se pasea por el lugar, las matas se mueven por el viento al soplar. Anastasio no cesa de regar agua bendita a su paso, jesid se asustado cierra la puerta del cuarto, roke y zulain intentan abrir la puerta, de buena manera le dicen a su hijo que abra esta, extrañado el niño por cómo le hablan despierta su ira desmedida y los golpes en la puerta ni se hacen esperar, volvió y grito jesid con tal fuerza que su vos se distorsiono y tan rápido hablo que se entendió una lengua demoniaca, Anastasio no cesa de orar mientras roke abre la puerta con una lleve de repuesto, jesid de inmediato les arroja las almohadas y su cobija mientras el cura se continua acercando, el niño varios puñetazos arrojo, sus padres lo toman por sus manos y a la fuerza lo acuestan en la cama, sintiéndose atrapado el niño hace una nueva pataleta con mucha energía que casi no son capaz de controlar los tres sujetos.
Gritando jesid comienza a babearse, el cura pone su camándula en la frente, el niño siente que le quema la frente y sus ojos se ocultan hacia las cuencas haciendo tanta fuerza que pareciera las venas de su frente se fueran a reventar, se enfurecía cada vez más jesid porque Anastasio le aprisionaba cada vez más fuerte el crucifijo de la camándula, el niño le esputa su rostro cayendo la saliva en su mejilla, el cura se limpia con su antebrazo el cual aferra el crucifijo descubriendo semejante tallón en la frente que casi le rompe, después de un rato jesid se agota y sin alientos queda dormido. Zulain y roke por recomendación de Anastasio amarran su hijo de pies y manos viéndolo tranquilo dormir un poco.
Los padres de jesid se encuentran asustados que hasta sus lágrimas derraman abrazados. Un cura de una iglesia de un barrio vecino desea colaborar, un pastor de una iglesia pentecostal también, cada cual con sus oraciones en la sala quieren el demonio desterrar esperando a Anastasio porque la unión hace la fuerza. Anastasio no sale del cuarto, le tocan pero este tarda para responder muy elocuente mientras se sienta en la cama al lado de jesid que despertando lentamente escucha cuando Anastasio dice: el demonio no tiene el poder para hacerte daño ¡yo te protegeré!
Lento dijo mientras le acariciaba la cabeza hasta que el niño intento moverse y no entiende porque está amarrado hasta que Anastasio volvió a decir: ¡no temas hijo mío que el señor está contigo! La gloria de dios nos bendecirá.
Le terminaba de decir Anastasio susurrando mientras le subía su camisa y le rosaba con la yema de sus dedos alrededor del ombligo hasta que jesid grita: ¡ayuden...! Su boca fue tapada por la mano donde también está envuelto la camándula de Anastasio.
Jesid vuelve a invocar sus restantes fuerzas y logra zafarse de unas de las correas que aprisionan su mano derecha y araña el rostro del cura desde el borde del ojo izquierdo, adolorido cae de rodillas.
¡Ayuda! Volvió y grito jesid, sorprendido se vio cuando su otra mano libero y rápido se enfoco en las correas que aprisionan sus pies, Anastasio intenta atraparlo con sus manos pero el niño de una patada lo estruja y va a dar al nochero, la lámpara cae haciendo mucho ruido cuando la bombilla se quebró. El pastor y el otro cura que lo acompaña oran con zulain y roke sintiendo como un correteo espantoso, golpes contra la puerta estremecen, las manos ahogan el grito de ayuda de jesid que escapa y logra abrir la puerta, llorando corre despavorido hacia donde sus padres los cuales se sobresaltan mucho más cuando Anastasio sale detrás con su rostro ensangrentado, zulain y roke intentan tomarlo por sus manos pero jesid escapa por una venta del patio que tiene una reja la cual escala a la reja del segundo piso, de esta se dirige a la terraza, por allí salta a unas casas vecinas, sigiloso camina por un techo hasta llegar a un árbol que le sobresale una fuerte rama y por la cual trepa jesid y baja a la calle, corre dos cuadras, salta un muro que limita un morro y trocha arriba jesid se pierde entre los cafetales.
Sorprendidos se encuentran todos en la sala, de pronto se dirigen al cuarto de jesid que huele a quemado, las paredes se encienden en llamas que efímeras dejan ver mil letras que quedan cocinadas ¡tan legibles! Zulain y roke salen de allí huyendo de lo que piensan es el diablo malvado.
Jesid subió hasta la cima del morro. Arribando la noche llena de estrellas destellantes hasta que la luna llena esplendorosa se dejo ver más luciente que nunca, cada vez más luminosa parece ser envuelta por anillos en llamas que producen una honda de radiación ultravioleta masiva hacia el planeta tierra a un lugar especifico, la zona adyacente del cerebro de jesid, la luz negra le despoja de rastros que coagulan el cerebro y que permiten que cada vez se duerma la masa del cerebro.
Hipnotizado jesid le terminaron por irradiar los rayos ultravioletas en su corazón, la venda de sus ojos se desvaneció, jesid el mundo a su alrededor de otra manera la observo, el viento resoplo levantando unas hojas secas descubriendo de nuevo el cuaderno, con ansias imparables de escribir un día de febrero comenzó, todo lo escondido comienza a descubrirse, al pasar de los años dios para jesid se volvieron letras y las divinidades fueron olvidadas.

Anastasio fue sorprendido a los días abusando de un menor, videos pornográficos de menores le fueron encontrados, quería guiarlo porque su padre está en el presidio de por vida. Todo el peso de la ley cayó sobre él. En su celda ora a diario, es inocente en sí mismo, quería guiar a los menores extraviados del buen sendero pero no conto de que el padre del hijo que el abuso ahora le introduce un puñal sin parar, fluyéndole la sangre lo observa a sus ojos, como invalido pide clemencia las cuales en burbujas de sangre que salen de su boca escapa su vida tan lento que sintió cada puñalada hasta que se desangro.
Zulain y roke incómodos por lo que su hijo no cree en un ser supremo creador que lo denominan dios intentan ocultarlo para evitar comentarios que a jesid ya adulto y sumido en su preferible soledad prefiere estar, porque todos a su odio le quieren palabras profesar.
Jesid escribe casi a diario sin poder detener su pasión en medio de la luna y el sol. Después de algún tiempo nadie volvió a ver a jesid, se perdió de la faz de la tierra.

j.c.n-26-5-2012

Texto agregado el 09-10-2012, y leído por 187 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
2012-10-09 16:35:59 Texto fuerte, extenso, sembrado de emociones impresas en experiencias que impactan y sacuden (5) ZEPOL
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]