La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / zumm / El sicólogo

 Imprimir  Recomendar
  [C:505178]

No estoy loco…



Abrí un ojo…luego el otro (tengo dos) y me vi tendido en una camilla y atado con gruesas correas de cuero a ella. No podía moverme y sentía voces alrededor mío. Traté de escuchar con atención y pude captar las palabras Doctor; Sr. Enfermero; Sr. Cirujano.

¡Diablos! Estaba en un quirófano seguramente. Pero las paredes de la habitación estaban acolchadas y no habían luces sobre la camilla.

De pronto las voces se acercaron a mí y sentí como una mano enorme me abría la camisa o pijamas o lo que tuviera puesto.



—Vamos a hacer la primera incisión aquí…



—Acá tiene una fibra de color para que nos explique mejor, doctor



La punta de la fibra se me clavó sobre la tetilla izquierda y me trazó una línea hasta la otra tetilla. Desde allí descendió en línea recta hacia abajo y luego otra vez a la izquierda.



—¿Vé, señor cirujano lo que quiero que haga?



—Sí, comprendo, doctor. Usted quiere que haga una especie de puerta que luego abriremos y tendremos todos los órganos a la vista.



—Tendremos que colocarle la máquina que abre las costillas, para poder extraer el corazón.



—¿Y la ablación del pene? ¿Para cuándo?



—Eso será en una operación posterior. Lo primero es lo primero…



—¡Observen como el paciente se ha orinado encima! Seguramente ha despertado y nos ha escuchado…



—¡Sucio de mierda! ¡Operemos inmediatamente!



—¡Calma señores! No estamos en el quirófano. No podemos hacer nada por ahora.



—Podríamos hacer la ablación del pene. No hace falta quirófano.



Se me estaba aflojando el esfínter cuando se escuchó una puerta que se abría y un vozarrón iracundo:



—¡Qué diablos hacen aquí! Vuelvan a la sala de descanso y jueguen a cualquier cosa, menos a los doctores o le colocaré la camisa de fuerza...



Escuché el ruido apresurado de pasos que se alejaban y los murmullos de protesta del doctor, del cirujano y del enfermero.

—Discúlpelos, señor Edy, pero estos loquitos son inofensivos. De lo contrario estarían como usted, atados a la cama y en habitaciones solitarias.



—Pero… ¡Yo no estoy loco, la reputa que me parió…



—Ya conversaremos de eso. Ahora le voy a aplicar un sedante, para que duerma…y de paso la enfermera le cambiará las sábanas…

Texto agregado el 27-08-2012, y leído por 190 visitantes. (7 votos)


Lectores Opinan
2012-08-28 17:01:15 Me siento orgulloso de tener un hermano que me supera ampliamente en mi reconocida y sólida condición de equilibrado mental. Porque yo soy loco pero demente y tocado pero lunático. En cambio tú, eres lúcido y chispeante, genial y deslumbrante. Ya mero te alcanzo. ZEPOL
2012-08-28 15:18:49 lo saludo maestro conjuncion
2012-08-27 17:29:33 qué es ablación, eh? eh? marxtuein
2012-08-27 17:19:27 Me gustó la forma en que has tratado esta historia. Felicidades elpinero
2012-08-27 16:18:08 Un relato que impresiona y puede llegar a ser verídico...! Excelente, amigo querido, muy, muy bueno!!!***** MujerDiosa
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]