La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / rauro / Manos cruzadas

 Imprimir  Recomendar
  [C:501339]

Eulogio, estaba recontra contento, ya era un hombre, no por la edad sino que, tenia dos meses trabajando como pescador en la misma embarcación con su padre. Tenía la tradición familiar en la sangre. Así que esta vez ya podía tomarse unas cervezas con su progenitor donde iban los pescadores curtidos.

En la picantería de la sra. Teresita paisana norteña (que a decir verdad estaba buena la tía) se reunían siempre la tripulación de la “Elena” a distenderse, comerse unos tiraditos con un buen pescado y de paso coquetear con las hijas de teresitas, que por ese motivo siempre estaba lleno el restauran.

Eulogio se quedo solo con su papá, después de que los pescadores se fueron yendo uno por uno. Teresita se acercaba de cuando en cuando a la mesa, y se reía mucho con don Eulogio, se daba una voltereta seductora y este le despedía con una palmada en el trasero. Eulogio se reía por dentro, después del asombro inicial, se llenaba de orgullo. El papa lo miraba y con el baso en los labios lo miraba como diciéndole, ¡ya pues hijo! -así somos los pescadores, así de hombres.

Doña teresita, se sentó en medio del padre e hijo y después de algunos vasos, solo fue Teresita para ambos. Eulogio miraba para un lado mientras el papá le agarraba la pierna de piurana fuerte. La cebada hizo efecto y Don Eulogio tuvo inexorablemente que ir a mear. Entonces Teresita miro al muchacho pescador y quiso recordar y comparar los años idos de su padre. Le toco la pierna y la encontró fuerte y joven, él también le toco la pierna debajo de la falda y pudo sentir su aun formado contorneo. Después de disimular, Don Eulogio se sentó al otro lado y quiso seguir con lo que había dejado a medias. Así que estiro su mano por entre las piernas de la madame, con el infortunio en ese preciso instante Eulogio también tuvo la misma idea. Ambas manos de padre e hijo se tocaron en la puerta de pubis norteño. Teresa se paro de brinco dio una carcajada y digo: ¡¡gua, que par de mañoso estos paisanos¡¡¡

Texto agregado el 21-06-2012, y leído por 104 visitantes. (1 voto)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]