La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / za-lac-fay33 / "Un viaje de maravilla"

 Imprimir  Recomendar
  [C:500005]

Eran dos grandes amigos Oscar Klee y mi padre allá por 1920 y tantos cuando tuvieron una gran idea: ir a pie en largo viaje desde la capital de Guatemala a la del vecino México. Por supuesto no hacerlo solos sino que la muchachada. Eran siete amigos compañeros de parranda, futbolistas, de serenatas y de patojas (muchachas).
Todos estaban de acuerdo y con entusiasmo juntaron todos sus ahorros (?), hicieron préstamos más uno que otro reloj empeñado. Sin hacer mucha fanfarra partieron en su aventura. La distancia era y es más o menos mil y tantos kilómetros. Calculaban hacer el recorrido en mas o menos un mes, y cargando sus mochilas comenzaron la caminata.
Carreteras aún de tierra escondían ciertos peligros de modo que todos iban armados.
Conforme iban avanzando corrió la voz en los pueblos de modo que para cuando llegaron a la primer ciudad mejicana, la llamada Tapachula, ya los estaban esperando. Ya tenían cierta fama y en cada pueblo que pasaban les ofrecían albergue y alimentos gratis a menudo con una fiestecita.
Los periódicos mejicanos se enteraron y algunos reportaban su progreso. Caminaban alrededor de cincuenta kilómetros diarios y a menudo caminantes locales se les unían por un trecho pero sin poder mantener el paso de los ya experimentados viajeros.
Por fin se anunció en la capital que "los caminates de la hermana república ya llegaban en su viaje de buena voluntad". A su llegada hubo 'recibimiento oficial'.
Mas tarde veríamos las fotografías de los caminantes al lado del Señor Presidente don Plutarco Elías Calles. Hubo discursos, certificados, luego el baile con mariachis y una gran comilonga. Reportado todo al dia siguiente en los periiódicos capitalinos.
Imposible es visitar México sin regresar con una canción que gracias a la memoria de mi hermano mayor aquí se los presento:
"Señores les contaré, lo que traigo en el pensamiento:
Era el año cincuenta antes del cuarenticuatro
cuando tanta gente murió entre Puebla y Guanajuato
El tren que corría, sobre la ancha vía
de pronto se fuéa a estrellar
contra un arioplano, que andaba en el llano
volando sin des cansa-aaaar
Quedó el maquinista con las tripas fuera
mirando pal aviado-ooooor
que ya sin cabeza, buscaba el sombrero
pa librarse del calo-oooor.
Sobre los muertos andaban
los zopilotes volandooooo
y la máquina seguía, pita y pita y caminaaaandooo.

Felices por su aventura regresaron por tren a Guatemala pero ahora con bullicio, fotografías y entrevistas en los diarios.
Pasados algunos días los siete caminantes decidieron entusiasmados el que sería el viaje de maravilla: ir de nuevo a pie desde Guatemala hasta Buenos Aires. ¡Que gran idea, jodido! Por supuesto les llevaría más tiempo recorrer cosa de 6,500 kms cuando la Carretera Panamericana ni se soñaba. Sería cuestión de meses y Dios sabe si hasta años. Si en su primer viaje el terreno fué más o menos plano, ahora tendrían que cruzar ríos y selvas donde entre otros males la malaria y la fiebre amarilla eran endémicas con el dengue, subir y bajar montañas indagando de caminos.
Su novia le dijo a mi padre -Si decides embarcarte en esa locura, a tu regreso es posible que me encuentres ya casada.- Mi viejo no dijo mucho ¿Cómo poder renuncia a esa gran aventura en un futuro inmediato?
Al cabo de un par de días mi padre y su amigo Klee se llegaron al Consulado de Argentina pidiendo audiencuia con el Señor Cónsul. Este los recibió en la tarde.
Los jóvenes le presentaron fotografías, artículos de periódicos pruebas de su gran éxito en su viaje a México. Ahora la cosa sería un poco más complicada, en un viaje así de largo talvez sería posible que el Gobierno de Argentina les facilitara alguna asistencia económica al menos en Sudamérica ya que para Centroamérica el gobierno local los ayudaría, de esto estaban seguros.
El Señor Cónsul de Argentina lo pensó por un momento, se acarició la barbilla, los miró detenidamente y luego, frunciendo un tanto el ceño les hizo esta pregunta:
-Y ustedes, muchachos ¿No trabajan?-
Aguafiestas el señor cónsul pero como dice el dicho: "No hay mal que por bien no venga" y en Diciembre de ese año mi padre se casó con su novia, mi madre.
(Las fotografías del viaje a México en blanco y negro yo las vi cuando ya se habían tornado sepia y por razones que nunca sabremos, antes de morir mi padre quemó el album de esas fotos que ahora serían tesoro de la familia.).

Texto agregado el 31-05-2012, y leído por 197 visitantes. (5 votos)


Lectores Opinan
2012-06-27 17:01:33 Vaya, material para una novela en esta historia. Ternura y epopeya, juntos, como siempre que hay un destino heroico y trascendental. Que pena por Bs. As., se perdio de conocer a estos aventureros de estirpe maya. Pero, bueno, triunfo el amor. Y también el fuego que nos dejo sin recuerdos de aquella caminata irrepetible. sayari
2012-06-19 03:04:26 Rafa. mi abuelo hizo eso mismo! tu crees que se conocieron y tal vez hasta fueron amigos? galadrielle
2012-06-01 16:04:23 Me encantóóó!!! Es un misterio realmente por qué quemó las fotos! 5* eti
2012-05-31 17:25:25 Por tapachula? es que no es lo mismo el mondongo de tapachula que tápate chula el mondongo, eh? eh? que jocoso eh? esto si es una travesía de hilaridad eh? marxtuein
2012-05-31 15:48:57 Un viaje de aventuras que tú nos lo hiciste conocer a través de esta bonita historia plena de nostalgia.Mis****** y un beso de luz, Ma.Rosa. almalen2005
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]