La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / Faith / Drástico escape

 Imprimir  Recomendar
  [C:494790]

Comienzo a tener miedo de que todo lo que he logrado construir hasta ahora, aunque no sea mucho, se derrumbe en este momento. Pero no puedo evitarlo. El fin de todo se acerca, y no hay absolutamente nada -ni nadie cerca- que lo pueda evitar. El juicio final está por venir, muy pronto, y arrasará con todo lo que soy, y todo lo que tengo. No quiero tener que soportar la agonía del juicio. Si va a terminarse, que sea pronto. Tengo miedo. Las horas pasan silenciosas sin dejarme cerrar los ojos. Las piernas me tiemblan tanto que no puedo ponerme de pie. Mi fin se acerca por un arrebato de adolescencia escondida y mis ganas de vivir son tan fuertes como nunca hubiera podido imaginar, y yo estoy aquí, sin tener ni siquiera la energía para arrepentirme de nada.
¿Qué hacer ahora? Esperar. Lo que siempre me ha fastidiado, será lo último que haré en mi vida. Estoy muriendo y nadie lo sabe. Espero que el dulce e insoportable olor a sangre llegue hasta la nariz de algún forastero y me hallen pronto. No quiero ser un cadáver podrido cuando me hagan la autopsia de rutina, por muy evidente que sea mi suicidio. Aunque mi primera intención era la de acabar con mi vida de una manera elegante, como intoxicarme con pastillas, pero dicen que es el método menos eficaz. Pensé en tirarme a una carretera en la hora “PIC”, pero luego me preocupé por el fracaso: Podría sobrevivir y quedar lisiada el resto de mis días. Luego consideré colgarme del árbol más alto que encontrara, pero desistí de la idea: Quedaría con un aspecto deplorable. Por lo que decidí cortarme las venas, así por lo menos sólo terminaré algo pálida. Como lugar, elegí la cabaña abandonada a las afueras de la ciudad, sobre la cual todos los jóvenes suelen inventar muchas historias de terror. Un lugar al que nadie va regularmente, pero lo suficiente como para encontrarme luego de, a más tardar, tres días. Mi madre se pondrá muy triste, y mi padre quizá peor; mi hermano lamentará haberme gritado esta mañana, pero lo olvidará rápidamente. Mi novio, con el que debería estarme casando a esta hora, se culpará de todo, creyendo que no fui feliz junto a él. Aunque puede tener algo de razón: Yo no soy feliz junto a nadie.
Ya han pasado varias horas ¿O serán minutos? En realidad no tengo muy claro el sentido del tiempo, pero mis ojos están cansados, ya con dificultad distingo el color café de la madera del suelo, y el rojo de mi sangre. Y comienzo a sentir un a estúpida sensación de nostalgia. ¿Será que me da pena dejar de vivir? Tal vez no era tan malo como el dolor que siento ahora en las muñecas. Estoy sentada en el piso, bajo una ventana, por ella entra la luz del sol, que apenas puedo diferenciar por el mareo, pero me da una sensación de paz. Me da la impresión de que es el ángel de la muerte que viene a buscarme. No encuentro la forma de hacer que se apresure, la agonía es terrible, la espera es infinita.
¿Por qué ahora comienzo a amar mi vida? ¿Por qué ahora que la estoy perdiendo? He recordado una canción de algún latino, no recuerdo como se llama, tampoco recuerdo el ritmo de la canción, -ni tengo tiempo para tratar de hacerlo- pero recuerdo una de sus frases: “Porque nunca sabes lo que tienes, hasta que lo pierdes y lamentablemente nunca vuelve”. ¿Es esa la respuesta a mis preguntas? Espero que si. Mi vida se acaba rápidamente, al igual que la llama de una vela que se extingue, sin que a nadie le importe.
Pero no es así. Por supuesto que todos estarían preocupados por mi, si supieran que estoy desangrándome. No lo saben, por eso ahora sólo soy la terrible mujer que deja plantado a su futuro marido en el altar, sin dar ni una sola explicación. Siento una vibración en el suelo. Quizás es mi teléfono celular, trato de buscarlo con la mirada, pero veo todo borroso, apenas distingo su luz, que se enciende y se apaga. Trato de alcanzarlo, pero mis muñecas están dormidas y los brazos no me responden.
Mientras el teléfono sigue sonando, la luz que se colaba por la ventana es cada vez menos intensa, como si la muerte se alejara de mí. Siento una extraña alegría, pero a la vez una angustia. ¿Por qué se va mi ángel? ¿Por qué no me lleva consigo, si ya siento la muerte tan cerca de mí? Trato de levantarme para ver por la ventana, pero sólo consigo alzar una poco la cabeza. ¿Acaso aun no es mi hora? ¿Acaso la vida no termina cuando uno así lo desea? Pero mi vida acabó desde hace muchos años antes ¿Realmente quiero acabar con mi existencia? No… lo que yo quiero es tener otra vida ¿Y eso puede hacerse teniendo treinta años, un empleo, un novio esperándote en el altar, y un hermoso vestido de novia cubierto de polvo del suelo y sangre que sale de tus muñecas? ¿Puede haber marcha atrás? Esto me hace reír. Esta mañana salí de casa con la intención de dejarlo todo en esta vida, y ahora, que estoy a punto de cumplir mi objetivo, se me ocurre que estoy equivocada.
Está anocheciendo, cada vez está más oscuro, y hace frío, eso quiere decir que han pasado más horas de las que yo he esperado. El celular ha dejado de hacer ese molesto ruido y ahora me invade una paz eterna, que llega a ser tediosa. Pero estoy cansada y me entran ganas de dormir, cierro los ojos lentamente, pero siento un ruido difuso. Abro despacio los ojos -por última vez- y la luz vuelve a entrar por la ventana, cegándome casi por completo, inundando completamente la habitación. Entonces puedo sentir lo que significa realmente la palabra paz.

Texto agregado el 29-02-2012, y leído por 156 visitantes. (3 votos)


Lectores Opinan
2012-02-29 14:32:06 Independiente de qe pienso que el suicidio no es la manera de solucionar los problemas de la vida, la situación está muy bien presentada, en forma gradual y creciente en el interés que despierta. simasima
2012-02-29 02:22:13 Una historia muy bien relatada, paso a paso el camino hacia la muerte, sus sensaciones, un texto único, me ha encantado******** jagomez
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]