La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / zumm / Mi hermana y yo (Final)

 Imprimir  Recomendar
  [C:493817]

Continué rumiando amargos pensamientos y llegué casi sin darme cuenta a la plaza de Derqui, que estaba toda iluminada y con el enorme árbol que la Municipalidad había armado, lleno de guirnaldas de luces de colores.
A pesar de la hora, casi eran las tres de la madrugada, había mucha gente en la plaza. Traté de encontrar alguna cara conocida, para intercambiar algunas palabras, pero extrañamente no había nadie. Todos eran desconocidos.
Por lo general gente anciana. Hombres y mujeres. Niños no había. En la otra esquina de la plaza, un grupo de mujeres empezó a cantar villancicos. Entonces me di cuenta. Todos eran pordioseros. Todos eran vagabundos y linyeras. Todos eran gente que no tenían una familia ni un hogar y se reunían en la plaza, buscando un poco de afecto, un poco de calor humano...
¿Qué hago yo aquí, que tengo mi hogar, mi familia? No será una familia demasiado amorosa, pero nos
soportamos mutuamente y llegado el caso podemos ser como una roca, luchando codo a codo por un bien común.
Tan solo a tres cuadras de la plaza, está la casa de mi hermana, donde en este momento deben estar bailando y riendo, entre burbujas de alegría.
Me olvidaré de mi maldito orgullo y me iré para allá.

Veo que en la puerta de calle, están los niños,
encendiendo petardos y cañitas voladoras.
Cuando me ven, corren a abrazarme, entre gritos y risas.
Mi hermana sale a abrazarme y entre lágrimas me
recrimina:
-¡Tonto! ¿Por qué venís tan tarde? Si no tenías
dinero para comprarnos un regalo a cada uno, ¡me
hubieras dicho! Eso es lo de menos... ¿Cenaste?
Pasá a comer algo...

Saludé a todos mis parientes y pedí perdón por la demora, pero les expliqué que me había atrasado en lo de Don Leo, quien tenía de invitados a varios hombres de negocios, algunos ya retirados de las finanzas y hubiera sido muy descortés de mi parte, dejarlos para ir a comer con mi familia, ya que con la familia podemos no cumplir.
Total, la familia perdona todo...
En un lateral de la mesa, justo en el lugar en que me siento siempre, habías 16 paquetitos envueltos en papeles multicolores. Eran mis regalos...

Mi tío que estaba sentado en un sillón con
su infaltable whisky en la mano me preguntó con su
vozarrón de costumbre...
¿Y, Edy? ¿Por qué esa corbata negra?

Texto agregado el 10-02-2012, y leído por 173 visitantes. (7 votos)


Lectores Opinan
2012-02-18 15:08:42 Te quedó redondita la historia, amigo querido. Me gustó muchísimo, porque tenés una forma de "decir" que me encanta. Un besote!!!***** MujerDiosa
2012-02-15 18:49:28 Entrañable historia que mucho disfruté.Mis******** y un beso de luz, Ma.Rosa. almalen2005
2012-02-11 09:52:07 al final lo primero es la familia este tu cap, me hizo acordar a la canción que cantan los pimpinela has compartido con nosotros. con infinita ternura, a tu familia que te lluevan como burbujas de champagne estrellas******************** yosoyasi2
2012-02-11 04:14:32 Bueno el se la pierdes, ha pensado antes de actuar, no se reconoce y es , o es y no lo acepta , solo ese tio perpicaz que biene a joderlo. buen relato. polodislates
2012-02-10 23:13:33 Hermosa historia llena de ternura y humor, fue un placer leerte, abrazos.******* silvimar-
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]