La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / jcn / Johnny El súper héroe

 Imprimir  Recomendar
  [C:490301]

Erase una vez en la ciudad tridon.la familia Ramírez conformada por pepe, es el padre, bajito, barrigón, bigote abundante y un completo cascarrabias, está desempleado. Elfa es su esposa, muy formal y excelente ama de casa, el amor del par de esposos es Fabián de diez años, su adorado hijo, buen estudiante, le gusta el futbol y es un mago con la esférica y leer cuentos en sus tiempos libres, hoy no podrá ir al entrenamiento de futbol ni acompañar a su madre a vender empanadas ya que la tarde esta pasada de agua lluvia y parece que tuviera una gripe, severo dolor de cabeza y su visión por momentos es doble, el cuello lo siente tenso, lo nota su madre porque se hace masajes constantemente con sus dos manos así que se acuesta a dormir.

En una casa vecina vive Johnny, alto, flaco, de piel blanca y un vago por completo, le encanta fumar marihuana todo el día en una esquina, la mala fama de un bueno para nada fue infundida por su propia madre que se desahogaba hablando a su espaldas mal del por su vicio y malas compañías. Johnny cuando se entero de las habladurías de su madre le dolió en el alma pero luego descubrió como hacerlas resbalar en su andar en medio de su ser, ama a su madre como a nadie y moriría mil veces por ella.
Ya su madre matilda tiene noventa y tres años y sufre de Alzheimer, los dos viven la lucha a diario con sus vidas, Johnny no descuida a su madre. Viven de la pensión de matilda.
La paciencia de Johnny junto con su relajo es un buen y mal aliado, para todos en el barrio es un ladrón marihuanero como ellos dicen, nunca ha robado y mirar hacia el cielo ya no tiene sentido para él.
Johnny anda muy triste por estos días, se entero que matilda no es su madre, lo descubrió hurgando entre las cosas de su madre buscando papel para envolver su porro. Matilda intento llevarse la verdad a la tumba pero no le fue posible aunque murió días después.
Johnny sintiéndose perdido, solo como nunca tomo un poco de dinero y se dirigió a una licorera por comprar una botella de licor, este se sienta solo en la esquiva donde acostumbra estar, mira hacia arriba y para abajo, su porro encendido inunda el lugar con su humo dulce que hace cerrar las ventanas de las casas de esa cuadra, sus sentimientos desfogan en lágrimas saldados con el alcohol, se limpia sus lágrimas que se deslizan por sus mejillas con su camisa; una que otra amistad lo saluda y sigue su camino, el licor se acaba y su cuerpo alcoholizado le lleva a perder los sentidos hasta quedar dormido. Embriagado hasta en sus sueños habla dormido, de pronto Johnny despierta y ve una paloma blanca volar, salió de entre unas manos, la persona que está allí con su resplandor no deja ver las facciones de su rostro hasta que un destello enceguecido la hace despertar en esta ocasión a la realidad, trasboco casi hasta para salírsele los ojos mirando la fría mañana, este se cruza de manos temblando deseoso de irse para su casa que extraña mirando una cuadra atrás, la casa llena de gente, lo miran, disocian mientras en su mente recorren las oraciones de la noche anterior.
La madre de Johnny yace todavía en su cama inerte cobijada hasta su cintura, pálida fría con sus labios resquebrajados, este rompe en llanto y recuesta su cabeza en el pecho aferrando sus manos a la sabana con todas sus fuerzas que flaquean al instante con el dolor inconsolable en su corazón, sentimientos de culpa le destrozan, ya de verdad se siente solo cobijado por el destino, de rodillas cae Johnny y los susurros continúan escuchándose: ¿Qué ira hacer ese vago ya solo en el mundo y ni quien lo mantenga?

A Johnny le quedo la casa humilde y muy desesperado se encuentra haciendo vueltas para solucionar el funeral de su madre sin dinero, pidiendo ayuda caminando sin parar en una tarde calurosa, con sed y el cansancio a cuestas le hacen que se siente en una acera y vuelva a limpiarse sus lágrimas que salen de sus ojos sin cesar y atragantándose de saliva hasta que ve acercarse a Fabián quien lo ha distinguido y en ocasiones a jugado a la pelota con él, viéndolo tan triste se acerca y sin mediar palabra le ofrece su bicicleta para que valla en ella, Johnny agradecido toma la bicicleta prestada y queda de llevársela más tarde a su casa.
Fabián se siente contento consigo mismo voleando sus manos de adelante hacia atrás, mirando hacia el cielo para que el niño Jesús no se olvide su regalo ya que hacho una buena obra el día de hoy.
Johnny hizo todo lo que estuvo a su alcance en la funeraria ya que su madre se paso todo su vida pagando los servicios funerarios, los papeles parecen que se hubieran extraviado pero con suerte Johnny fue ayudado por alguien que había allí, ya es navidad y muchos quieren ayudar a su prójimo.
Johnny entre el congestionado trafico sortea los autos en la bicicleta de Fabián hasta que sube a una acera y pepe le llama la atención de inmediato el sujeto en una bicicleta, capta y reconoce la bicicleta de su adorado hijo, este iracundo con una hoja de vida en su mano estruja con mucha fuerza a Johnny que cae con su cabeza contra una placa de concreto que sobresalía de la calle partiéndola en dos, pepe se asusta, solo quería estrujarlo y no hacerle daño, Johnny se toma la cabeza con sus manos, su vista comienza a clarear después de estar totalmente en blanco, no se percato de que sucedió y en su frente solo tiene un colorado. Johnny mira a pepe, reconoce que es el padre de Fabián y de inmediato dice que la bicicleta se la presto Fabián y ya se dirigía a de volverla, pepe lo tomo por sus hombros y muy apenado se disculpa sin dejar de reparar la frente que intrigado por el golpe espera que no se halla fracturado el cráneo, este sabe en la situación en se encuentra el chico y decide invitarlo a comer cuando lleve la bicicleta.
Johnny falto de apetito tuvo que comer, hace mucho tiempo no compartía una comida con alguien, ye hasta se siente extraño pero Fabián con el balón de futbol entre sus manos se siente muy conforme con la presencia de Johnny; que más le da a Johnny, servirá para distraerse un poco pero no pensó que fuera ser tan divertido que hasta pepe participo del juego, la felicidad cobijo por un instante a Johnny mientras corría y vio llegar a elfa quien le dejo ver una mirada de inconformidad por el estar con su familia, Fabián cansado y más agitado delo costumbre se desmalla dejando ver en el suelo su rostro pálido y con ojeras, todos asustados, pepe reacciona y toma a su hijo en brazos y lo llevan al hospital más cercano, estando allí Johnny apenado tiene que partir hacia su casa desolada que después de estar allí mira la alcoba de su madre que esta vacía, el silencio sepulcral lo devasta, solo no sabe qué hacer para el día de mañana.
Hoy martes volvió Fabián a casa después de una eterna noche en el hospital. Los resultados de los exámenes los entregaran el viernes, no irá a la escuela porque su estado de ánimo está muy decaído, mira por la ventana de su cuarto y deleita su vista con la mañana espectacular con su sol resplandeciente, mira diagonal para haber si puede ver a su nuevo amigo Johnny quien no de señales de estar en su casa aunque sí lo está.

Johnny no se sorprende porque no tiene sueño, lleva varios días así, siente energías difícilmente de contener, cuando menos piensa se da cuenta de que lleva media hora caminando de un lado para el otro en línea recta, de verdad si se siente extrañado, no se le antoja el vicio de humo dulce y menos de licor, mira su frente en el espejo pero ni un solo rasguño se le ve para tan severo golpe, este sale a caminar y ve a Fabián parado en la ventana corriendo su cortina, se saludan y este queda mirando.
Johnny camino tantas horas que termino acumulando mil kilómetros, no siente sed ni hambre y volvió al destino de donde partió, ya de noche camino como si nada los mismos mil kilómetros, no se siente cansado y hace lo que nunca hizo, leer todo lo encontró a la vista hasta que de nuevo el alba salió y descuidado leyendo un artículo de un periódico sobre la vida del planeta este ve un hueco lleno de agua y alcanza a saltar y como si la gravedad hubiera desaparecido a la punta de un alto árbol fue a dar, comenzó a caer y se aferro de una rama pero se quebró y al suelo volvió y cayo, este se pone de pie sin sentir ningún dolor y se marcha de allí ante la mirada atónita de un alcohólico vagabundo quien quedo mirando su botella de licor fascinado, boquiabierto.
Johnny no entiende que sucedió en ese momento y prefiere no pensar, puede ser obra del demonio y asustado busco instruirse sobre lo que siente y le sucede pero no hallo respuesta, pero continúo pensando. Sin duda extraña a su madre y llenándose de ira salta con tal fuerza que el piso de su sala se quebró y el techo voló en mil pedazos. Johnny voló hacia las nubes con sus ojos cerrados y al sentir el poder del viento casi ahogándolo abre los ojos y su ira se desvanece al ver lo alto que esta, sin paracaídas la gravedad lo acoge y este boleando las manos desesperado vuelve a pensar y vuelve a volar con mucha dificultad hasta volver a su morada, todo lo vio asombrado Fabián desde su ventana.

Es jueves al medio día y como ya es costumbre Johnny sale a la calle a disiparse después de leer los mismos documentos que le hallo en las pertenencias de su madre, ya ha dominado el vuelo aunque continua pensando que es un sueño y sepa que no ha dormido nada por esos días. Al salir de su casa unas chicas lo observan, disocian entre ellas y lo miran por encima de su hombro y muy coquetas se van para el centro comercial a comparar ropa nueva pero sin antes hacer sentir mal a Johnny, quien ya no entiende la forma de pensar de los demás aunque no cree que piensen por su forma de actuar y de mentir.
Las chicas se divierten, ríen y se gozan las gentes y con sus manos llenas de bolsas llenas de ropa se disponen tomar un taxi pero son sorprendidas por dos fleteros armados, las chicas en completo silencio se ponen pálidas al ver el arma pero afortunadas las chicas son, Johnny caminaba por allí y ve la situación y corre hacia los delincuentes que no dudan en disparar, Johnny no cae al piso y los sujetos son arrojados por los aires, nadie vio nada, todo el mundo en ese momento agitado miro para otro lado, las chicas histéricas corrieron, las bolsas llenas de ropa nueva quedaron allí porque Johnny como si nada continuo caminando durante una hora más.
En el espacio exterior

Un gran trozo de hielo cae en la superficie de la luna y el átomo de una estrella cae un poco después al lado del gran trozo de hielo, una marea de fuego viajo desde el sol hasta la luna derritiendo el trozo de hielo, el átomo se fusiono volviéndose una bacteria que muy rápido se convirtió en una esfera de carne viscosa que latía sin cesar, fue aumentando de tamaño mientras la gravedad de la tierra le trasmitía energía, la esfera viscosa se abre en dos y de allí sale un ser que no tiene cabello, su cabeza ovalada y tiene súper poderes, el ADN que se creó dentro del, le da el instinto de donde buscar agua para poder duplicarse y crear su propio linaje, reinar en el planeta tierra es su enfoque, esa gran esferas que ve al frente del.

En el planeta tierra

cuando Johnny vuelve a saber de si está sentado en la esquina de por su casa, de su nariz le sale sangre y su camiseta tiene múltiples agujeros, este se sorprende porque no se acuerda de nada, de pronto pasa la camioneta policía y se acercan a Johnny, lo ven como raro con manchas de sangre, le exigen documentos pero este los olvido así que es llevado a la estación de policía, el chico no opone resistencia por lo menos tendrá quien lo acompañe en su celda, es al mendigo alcohólico quien también se encuentra allí, su adicción también al bazuco lo llevo a una pelea callejera con uno de sus colegas, lo ataco con arma blanca y este asegura de que no fue el, que era la voz quien se lo ordenaba después de que la luz bajo del cielo.
El mendigo huele a mil demonios y Johnny ya quiere marcharse de allí, aferrando los barrotes con sus manos y recostando su frente con su mirada de angustia, hala con poca fuerza y los barrotes ceden como si nada, el chico sale por la ranura que abrió y se introduce por el sistema de ventilación que se encuentra demasiado alto, vuela hasta allí muy suave, se escucha un retrete bocear, es el centinela de turno quien tiene daño de estomago. Johnny no deja de arrastrase por el ducto de ventilación hasta que llega afuera, el mendigo vuelve a quedar boquiabierto y decide dejar las andadas en el vicio pero pasan cinco minutos y sus pensamientos vuelven hacer los mismos.

Johnny con un breve dolor de cabeza nota que ya está en su casa, piensa que lo que le sucedió fue una pesadilla y que por fin pudo dormir pero en realidad no ha pegado el ojo, muy ansioso sin parar de caminar para un lado y para el otro prefiere salir a caminar a la calle, se encuentra con la chic del día anterior la cual se alegra y corre abrazarlo, sorprendida nota que a Johnny no le ha sucedido nada, el chico intenta poner una barrera con sus manos, cree que es una artimaña para hacerlo sentir mal, pero no es así hasta la chica no sabe que sucede por más que intenta luchar contra el sentimiento que nunca creyó sentir y menos por Johnny, lo odiaba y hasta asco le daba, era porque muy adentro le gustaba, Johnny prefiere alejarse y la chica con sus ojos aguados desea detenerlo pero su orgullo se hace fuerte, en ese preciso momento Fabián ve pasar a Johnny y este sale a la puerta para llamarlo con el resultado de los exámenes que al parecer salieron muy positivos y todo lo que paso fue un sobre esfuerzo y de no alimentarse bien.
En la calle hay otros niños jugando pelota y uno de ellos patea el balón muy fuerte y Fabián lo observa y sin mirar hacia los lados para asegurarse de que no viene autos con su gran sonrisa corre tras el balón sin percatarse de que una camioneta viene a toda velocidad, Johnny ve lo que va suceder se asusta sintiendo un vacio en el pecho y como un rayo de luz llega hasta donde el niño y lo protege entre sus manos, la camioneta choca y su parte delantera queda destrozada, el conductor sale disparado por el parabrisas, solo una farola queda colgando de unos cuantos alambres.
Pepe salía de su casa comiendo un mango, casi se corta con el cuchillo del susto, sin poder mediar palabra paralizado, deja caer el mango esperando lo peor para Johnny que se pone de pie y mira a Fabián que no le sucedió ni el más mínimo rasguño, parpadea un par de veces Johnny y no sabe que sucedió en esos segundos, los quejidos del conductor son insoportables, se fracturo el cuello, la rodilla y dos costillas y mil raspones quedaron en su cuerpo después de derrapar el concreto. Johnny mira el balón mientras escucha atento el sonido de las sirenas, este patea el balón con tanta fuerza que se explota, los niños no dicen nada, solo toman lo que quedo del balón con sus manos y quedan mirándose entre ellos, luego miran la camioneta destrozada.
Johnny por fin volvió a reír cuando arribo pepe muy preocupado por lo acontecido. Después de todo esto Fabián jugaba como hace días no lo hacía pero se cansa al instante y solo le quedan ánimos de dormir, desean llevarlo al hospital. Las filas son interminables y la atención es mediocre, con paciencia pepe desea que todo esté bien con su hijo.
Pasada dos horas y media una hermosa medica prepotente se le escucha decir a una enfermera que no fuera igualada, solo porque se equivoco al tomar algo que era de la medica; atendió a Fabián en un dos por tres y le mando antibióticos, no es nada y sin tener con lo que ha dicho dice a pepe que la próxima vez no le haga perder el tiempo, que hay más gente que necesita de sus habilidades medicas.

Johnny espera en la puerta de la casa de Fabián a que lleguen del hospital ya que fue invitado almorzar, no ha probado bocado, muchas de las gentes dicen que Johnny esta apoderado de demonios que le hacen ser más fuerte, pensar, decidir y tal vez en las puertas del cielo escribir. La pasaron de maravilla pero elfa solo quiere que se marche lo más pronto posible, para Johnny no es la primera vez que lo echan de una parte ni va hacer la última, así que se va de allí pero no sin antes despedirse y agradecer por la comida muy sentidamente.
Johnny se va para su casa, vuelve a leer los documentos que encontró y desde el patio emprende el vuelo hacia el espacio exterior, en una estrella muerta se posa sin ropas y sin bellos en ninguna parte de su cuerpo, la atmosfera le desintegro los bellos y las ropas, mira el destello constante de las estrellas, anonadado por lo hermoso del sistema solar le hace sollozar mientras los recuerdos de su madre le devastan su estado de ánimo. El chico vuelve a su morada, enciende un candelabro de tres velas y se queda allí toda la noche para verlas derretir.
Johnny lleva siete días sin beber una gota de agua, siente que tocan la puerta de su casa, es pepe y sin explicación lo invita a quedarse a dormir en la casa, Johnny sonrojado prefiere no ir para evitarles problemas con elfa, pero Fabián insiste y a Johnny no le queda otra que acceder.
Después de la comida Johnny ofrece las gracias a la familia, después va adormir y con las luces apagadas mira hacia el techo hasta que el alba renace, hermosa, fría, deslumbrante. El chico mira por la ventana, la abre lentamente y salta, volando hacia el horizonte con sus dos manos pegadas a su cuerpo, de pronto ve la paloma destellante volar al lado del y este la sigue a toda velocidad, sus ropas se rasgan, el viento en sus ojos no es problema, irrumpe entre nubes y vuela más allá, la paloma no puede alcanzar, mira hacia abajo y la paloma destellante esta posada en la rama alta de un árbol, este desciende suave hasta allí, el espíritu de su madre aparece sorprendiéndolo, Johnny rompe en llanto y arrodillado pide mil veces perdón, siente cuando su madre le pone la mano en su cabeza y se despiden y algo brillante traza el horizonte. Johnny vuelve a volar queriendo saber que fue lo que dejo esa estela que se vuelve oscura, mira hacia los lados levitando y volando vuelve a su barrio, arriba prácticamente en bóxer y en ese preciso momento elfa entra al cuarto, un grito desfoga y Johnny se cubre con la cortina muy apenado y nervioso, pepe corre haber que es lo que sucede pero rompe en carcajadas al ver a Johnny así mientras el viento sopla, Fabián luego también entra y dice al oído de Johnny: ¿Cuándo me llevas a volar?

Elfa miraba de mala gana el secreto de Fabián, el momento dejo de tener el mal entendido en los pensamientos. La lluvia se desato y todos volvieron a meterse entre las cobijas.
Unos golpes llaman la atención de Johnny, es elfa tocando la puerta del cuarto de Fabián quien no atiende al llamado, la señora da aviso a Johnny ya que su esposo fue a una entrevista de trabajo, Johnny da una patada a la puerta muy fuerte, Fabián pálido y sudoroso desvaría, elfa se apura a coger sus cosas y papeles de la salud de Fabián, cuando vuelve al cuarto solo ve las cortinas moverse como si hubieran sido sopladas por el viento, el niño es llevado de nuevo al hospital. Después de unas horas se siente mejor y con su risa desalentada le cuenta a su padre que Johnny lo trajo volando, elfa furibunda por los nervios de no ver a su hijo no duda en insultar a Johnny que guarda silencio y mejor prefiere marcharse pero no sin antes estrechar la mano de Fabián.
Johnny estando solo en su casa comienza a sentir una vieja ansiedad que le hace delirar, encuentra un porro en uno de sus cajones, lo enciende, el humo envuelve todo su ser, su mente comienza desfallecer, se vuelve lento y pierde su enfoque, tambaleándose cae de rodillas, todo se mueve a su alrededor, sus ojos parecen una infierno que consume la niña de sus ojos, se queda sentado en el suelo sin sentir fuerzas hasta comenzar titilar sus manos, cerro sus ojos, se siente perdido hasta que Johnny volvió a ver la estela oscura en el horizonte. Vuelve a volar Johnny siguiéndola estela que lo lleva por una tierra recóndita, hay una roca que llega hasta las nubes, de allí sale humo de leña quemada, parece que hay alguien allí, sigiloso Johnny intenta saber que persona es, se ve de espaldas, de cabello largo que le llega hasta su cintura, este da un paso adelante y luego una al lado y se esconde de nuevo, se acuclillo Johnny y mira sus zapatos deshilachados que le incomodan en los pies, es bueno para el sentir esa inconformidad, le hace sentir vivo pero cuando levanta su cabeza el extraño esta frente del, con unas de sus manos corre su larga cabellera y deja ver si rostro que estaba oculto mirándolo extrañado y haciéndose una pregunta:¿Cómo pudo llegar hasta mi?

— ¿Quién eres tú?
Quería saber el extraño empuñando sus manos.
— ¡Johnny!
Dijo lentamente sintiendo una resequedad bucal que no le agrada.

— ¿Cómo llegaste hasta este lugar?
Se acercaba cada vez más y le volvía a preguntar.

— ¡Volando!
Dijo Johnny cuando sin más sintió un fuerte estrujón que lo arrojo contra las paredes de roca.

— ¡Nadie más en este plante puede volar, solo yo! Mientes y te exijo que me digas la verdad.
Tomaba el malvado de los retazos de la camisa a Johnny y lo acercaba a su rostro para observarlo sangrar por la boca.

— ¿Quién eres tú? ¿Y porque puedes volar?
Deseaba saber Johnny con su vista borrosa hasta que es soltado y su rostro derrapa el suelo raspándose su mejilla derecha.

—Vengo desde más allá de constelación de los tres soles y arribe al planeta tierra para ser el ser más poderoso. Mi nombre es ramberjan.
Dijo mientras sus intenciones hacia Johnny es destruirlo.

— ¿Por qué eres intolerante como los terrícolas si no te hecho nada?
Dijo Johnny sintiendo sus heridas y desvanecer sus poderosas energías.

— ¿Antes de destruirte desearía saber de qué planeta vienes?
Dijo ramberjan mientras su poder comenzaba aparecer con rayos eléctricos por todo su cuerpo.

— ¡Este mi plantea! Aunque no estoy seguro si en esta esfera de agua yo nací.
Dijo Johnny alistando sus fuerzas ya que el efecto devastador de la marihuana le desvanece sus súper poderes.

— ¡Te destruiré! Así como se destruye tu gente a sí mismos.
Dijo amenazante ramberjan mirando fijamente.


Ramberjan arroja su poder como un rayo, Johnny de nuevo es arrojado violentamente contra las paredes, esquirlas vuelan alrededor, se sorprende el chico al sentir que es tomado de nuevo de su cuerpo e intenta arrojarlo al otro extremo pero este se aferra de las manos del malvado, pero tan poderosa fue la inercia que los dos salieron disparados hacia el otro extremo de cueva que se formo por el poder del malvado, Johnny siente volver todas sus energías, intenta escapar volando pero es tomado de una pierna y es arrojado por tercera vez contra las rocas pero en esta ocasión no toca las paredes y queda levitando en el aire. El fogón de leña le sobresale un largo tronco, Johnny lo patea arrojando mil brazas ardientes a ramberjan que solo le da tiempo de cerrar sus ojos, siente el cuerpo de Johnny y sus manos lo abrazan y cada vez aprieta más fuerte, su sudor comienza a deslizarse por su frente, el malvado comienza sentirse paralizado y su tejido comienza a congelarse hasta cristalizarse y este sintiendo un dolor intenso grita, agotados exhalan aire y un fuerte puñetazo de Johnny a ramberjan lo parte en mil pedazos quedando destruido el malvado que vino desde el cielo oscuro para colonizar lo que iba hacer su nueva morada.

Johnny esputa sangre, se limpia con su ante brazo, se acuclilla tomando impulso y cuando este despega del piso sale entre paredes de rocas macizas derrumbándose luego la cueva dentro de la gran roca. Johnny no ve la hora de llegar al hospital para ver al niño Fabio quien se encuentra muy adolorido de su pecho, Johnny sabe que su corazón no aguantara más y debe llegar lo más pronto posible, lo siente en su propio corazón el extenuante dolor.
Johnny entra por la ventana asustando a pepe y a elfa quien se toma de sus manos y cae desmayada, pepe no deja de gaguear mientras ve pasar por un lado a Johnny quien se acerca a Fabián, el niño le dice: Johnny tú que vuelas me harías el favor de llevarle mi carta al niño Jesús. Siento que me sucederá algo terrible.

La carta está en la morada del niño y Johnny sin perder tiempo después de mirar a pepe vuelve a volar después de arrojarse por la ventana. tan rápido voló que junto nubes positivas y negativas provocando estruendosos truenos a su paso hasta llegar a la casa de Fabián, rebujando todo logra encontrar la carta entre el cajón de los juguetes de Fabián, Johnny sale por la puerta y una multitud ya se encuentra allí, lo vieron volar y aterrizar, asombrados lo observan temerosos, ya no le importa eso a Johnny la preocupación que lo embarga lo afana más, rodeado de gente curiosa alza el vuelo con fuerza dejando una onda de viento huracanado que tumba la gente al instante, anonadados todos no entienden de donde salió tal ráfaga de viento.
Johnny voló hacia la montaña de rocas, allí se detuvo por un instante que entrometido leyó la carta para el niño Jesús de Fabián; la carta solo tenía unas cuantas líneas saludando y deseando un año más de vida ya que sentía que la suya se desvanecía, luego se despidió con un triste a dios, el chico cerro la carta y empuñándola con todas sus fuerzas alzo el vuelo hacia el espacio, pasando por la atmosfera la carta de Fabián se desintegro al igual que sus ropas. Johnny voló hasta una estrella esplendorosa, allí vio una bandada de palomas luminosas que salieron de una hermosa aurora que desprendiendo chorros de luz envuelven al chico y están desaparecen al instante, lo que siente Johnny es indiscutible y lo debe hacer de inmediato así que emprendió el viaje de vuelta al hospital, al pasar por un asta se envuelve en su bandera tricolor, Amarilla ,Azul y Roja y arriba al hospital, pepe y elfa lo miran con sus ojos afligidos, abrazados llorando desconsolados, Johnny se entera de la fatalidad que les acontece, siente el funesto dolor de la pérdida de un hijo, no hay nada que hacer, un infarto fulminante se llevo su vida.
Los padres de Fabián salen de allí por un momento, Johnny queda allí y una enfermera que pasaba ve por la pequeña ventana de la puerta como Johnny le pone sus manos entrelazados por los dedos, una luz enceguece dora sale del cuarto, todos alertados desean entrar pero la puerta no abre hasta que todo vuelve a la normalidad y la puerta cede, ven a Johnny desplomado en el piso y a Fabián levantar sus bracitos y suspirar muy hondo, exaltados los padres no lo pueden creer y no lo desean soltar de sus brazos, comenzando a reaccionar el niño dice desalentado: ¿Johnny para dónde vas? ¿Y porque? ¡No te vayas! Porque dices a dios si yo no quiero que te vayas.

Los médicos y padres de Fabián quedaron desconcertados, se miran entre ellos y creen que esta delirando, Fabián intenta levantarse para saber qué es lo que pasa con la persona que yace allí tirada, que sin signos vitales ya no hay nada que hacer.

Fabián se recupero por completo, el error medico fue tapado a como dio lugar, pero el error congenia con la buena vitalidad que cuenta Fabián en esos momentos, no se pudo probar nada y pepe prefirió callar.


No hubo funeral para Johnny, las gentes llevaron su ataúd para destruirlo con llamas muy adentro en un inhóspito lugar. Pepe cambio el cuerpo de Johnny y le dio cristiana sepultura sin que nadie se diera cuenta, la familia Ramírez lo visita día por medio al panteón, allí crecen hermosas orquídeas y los vientos cantan que tienen la cura para cerebro.

j.c.n-agosto-4-2011

Texto agregado el 05-12-2011, y leído por 169 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]