La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / jcn / Mascotas

 Imprimir  Recomendar
  [C:484930]

En una unidad abierta de casa unifamiliares hay un gran parque natural con grandes árboles en el.
En una de las casa habitan dos gato de nombre rundolfo con su pelaje blanco y negro, le gusta estar en la calle y cazar pájaros del parque muy ágil y feroz es, su compañero se llama dorado con pelaje blanco también, no le gusta callejear y menos ensuciarse sus patas caminado por la extensa grama. Enojos es otro gato del barrio pero habita en una cuadra más adelante, es muy territorial pero sus dueños no lo dejan salir a la calle porque se ensucia y bañarlo es toda una odisea.
Rundolfo adora ir a la casa vecina, allí hay un canario de nombre esteban y un hámster de nombre tuti, el gato los ronda mirándolos fijamente y saboreándose, se acicala con la jaula del hámster, lo huele de nuevo e intenta jugar con el pero le muerde su nariz y este desfoga un grito por los cielos alertando a Sofía la señora de la casa, la cual pone migajas de pan en sus manos para que las tórtolas coman de allí, Sofía toma la escoba para coger a escobazos a rundolfo pero este ágil escapa entre sus piernas.

Tarde de la noche Sofía y su esposo pablo se encuentran dormidos, esteban abre la puerta de la jaula lentamente y después abre la de tuti que ya había guardado las semillas para llevarlas con él y comer en el camino. Le harán una maldad a rundolfo para que deje de saborearlos de una vez por todas.
Esteban le arroja una esfera envuelta en hilo, rundolfo estando acostado sin percatarse juega con la cortina afilando sus garras deteriorando la cortina, al instante reacciona rundolfo para corretearlos hasta quedar atrapado con el hilo de una de sus patas traseras, queda cojeando y maúlla, pide ayuda a su fiel compañero, pero esta a pereza do sentado en la silla del balcón solo bosteza y se consiente con su cola.
Los habitantes de esa casa se percatan de los ruidos, prenden las luces y se levantan para averiguar qué es lo que pasa, ven a rundolfo colgando sin dejar de chapalear y maullar. Esteban alzo el vuelo y tuti se fue aferrado de una de sus patas colgando por los aires hasta que arribaron al patio de su morada riendo a carcajadas.
Cuando amaneció rundolfo con ganas de desquite maúlla en la puerta después de que escapa de su casa por el balcón, quiere que se le abra la puerta y así cometer sus fechorías a las mascotas pero su estomago acabo de chirrear de hambre y mas bien se dirige al parque haber que puede cazar. Se sube por el árbol de mangos muy sigiloso pero se topa con un mosco que intenta meterse por sus orejas, luego por su nariz y no siendo suficiente intento metérsele por la boca, le hace toser y así perder su presa que se va volando al instante, trepa al árbol de enseguida escalando las ramas en una parte muy tupida, aguarda silencioso a que algún pájaro descienda allí para que se convierta en su almuerzo, pero Roberto el loro molesto que habla y habla sin parar le arroja un limón a rundolfo haciendo maullar, el loro rompió en carcajadas, con sus alas se toma de su estomago y se revuelca encima de la reja cayendo desde un considerable altura aunque siempre se encuentra a salvo rumdolfo en un dos por tres baja del árbol pero dos pájaros vuelan al rededor de este y lo picotean, desesperado intenta buscar refugio, su compañero lo mira somnoliento sentado en el techo de un auto mientras rundolfo se revuelca en la tierra y vuelto un gamín es hora de dormir, la hermosa dueña sale por él y este pícaro le huye de un lado para el otro vacilándole hasta que su olfato se deleita ante el delicioso olor del enlatado que le toco comer porque la comida hoy esquiva se fue volando.
Enojos grita reclamando su territorio pero su dueña lo entro y volvió y lo castigo porque salió. Sacando pecho con su pelo erizado rundolfo mira desde el balcón hacia al parque observando a esteban y tuti que vacilando a rundolfo que nunca se deja saborear, pero siempre mangos con sal le toca tragar y todo es felicidad.

j.c.n-20-julio-2011

Texto agregado el 01-09-2011, y leído por 174 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
2011-09-01 15:09:55 muy lindo, yo tambien tengo dos gatitos, lolo y niki, te felicito, un placer leerte, es mas, me dieron ganas de subir un cuento que le escribi a mi gato, saludos cadur
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]