La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / jcn / Embrujo

 Imprimir  Recomendar
  [C:482484]

Dos labios definidos sin andar por el mundo desgastados se quedan en cada corazón sin condición, aunque aires malditos quieran atrofiar el deseo de la verdad, pero sin medida los labios divulgan el abrazo de quien alguna vez anduvo perdido dentro de ellos.

Fichiblen es un poco calvo, tiene veintisiete años, bajito, lleva un corazón de cuero colgando de su cuello, es de boca grande al igual que sus dientes, camina feliz entre su hermoso bosque con una libreta para escribirle a pelipina de cabello corto, manos delgadas, implacables uñas delineadas por un barniz color blanco, el brillo de sus ojos vuelve todo esplendoroso.
Fichiblen y pelipina se conocieron en medio de desiertos que querían colonizar tierras fértiles, con su mirada el amor abrió sus puertas, cuando salió el arcoíris los tulipanes llovían y fichiblen los toma con sus manos antes de que toquen el suelo y se los da a su amada quien deshoja cada pétalo colocando en la palma de su suave mano, esta delicada lo soplaba, caía lentamente y era llevada por el viento hasta que se convierte en una mariposa que volando deja una estela de diminutas estrellas que se volvían cálidas gotas de agua hasta volverse como corazones para que los dos enamorados se besen y sus corazones se sientan palpitar sin parar.
Fichiblen con su dedo reviente unos cuantos corazones con su dedo sonriendo con pelipina, ella toma varios con sus manos unidas, los corazones se fusionan y se vuelven una esfera de un tamaño significativo, fichiblen pone su mano derecha allí y la esfera comienza brillar lucida, pero de repente los corazones estallan en mil gotas de sangre, no lo pueden creer son sus viejos amores quienes reaparecen para huir de la soledad y destruir un amor que se ha forjado desde lo más bello y puro.
Para los dos enamorados las personas que quedaron atrás son entes en busca de satisfacción, que sumidos en penurias con su letal flecha que resquebraja el corazón la tienta a volverse a sentir el intenso dolor que doblega el alma.
Fichiblen y pelipina son fuertes en el amor, su instinto no los hace tambalear esperando los rayos del sol que traspasen entre las ramas de los grandes árboles que le cuelgan melenas tricolores, amarillas, azules y rojas.

Una malvada quien ríe a carcajadas y le faltan los dientes de adelante, su cabello es enredado, en la punta de su nariz tiene un nacido repleto de materia, ella tiene un frasco de cristal en su poder, este contiene un brebaje para desvanecer el embrujo del amor.
Fichiblen y pelipina enamorados cabalgan a caballo entre siglos y milenios encontrando obstáculos que con su convicción siempre salen avante y sin ningún problema, al parecer buscan el valle de la estrellas. Una mariposa muy grande aparece de la nada, la chica maravillada cabalga tras esa mariposa y mira hacia atrás para poder ver efímero a su amor, de repente el caballo se de tiene y pelipina se asusta, su caballo se rehúsa a continuar andando, la chica baja del caballo quien al instante corre despavorido, ya más atemorizada grita: ¡fichiblen! ¡fichiblen!
Fichiblen distraído observando el mágico horizonte cuando escucha el grito despavorido de su amor sentido, se atemoriza por su amada y como un loco aferrado de las riendas esquivando arboles y grandes rocas que yacen por el lugar, fichiblen detiene el caballo y este relincha y comienza a caminar para atrás pero el hombre logra controlarlo, el corazón de cuero es roto después de empuñarlo y halarlo, estira su mano hacia el cielo y el viento arrasa provocando que las hojas de los arboles le enseñen al hombre qué camino tomar quien sin dudarlo lo hace, ve a la maleva regando el brebaje en las manos de pilipina quien esta adormecida, fichiblen intenta detenerla pero queda inmóvil, consiente y sin poder hacer nada, siente el calor irradiado de su amada, de repente las raíces de los arboles toma por las manos a la malvada y la llevan más ella de las nubes de fuego donde no podrá hacer nada y con sus fechorías quedara confinada.
Todo volvió ha estar todo como estaba, los enamorados se abrazan y el embrujo luciente los lleva al valle de las estrellas, donde todo brilla y la fuente de energía concluye con el embrujo de cada día.
En algún momento de la vida lleva a recordar la presencia en un lugar en un mundo irreal donde el desamor camina en cada esquina y quienes no temen a enfrentarse al embrujo para destruir a la otra persona y no dejarle ver que abra un nuevo día.
Estrellas coloridas que palpitan desvaneciendo la oscuridad. Los dos enamorados tomados de las manos vuelven todo luciente con un plenilunio de esperanza desean que el alba demore un poco más para que el embrujo jamás se rinda de colorear mil vidas en cuentos que no tendrán final.

j.c.n-21-abril-2011


Texto agregado el 21-07-2011, y leído por 173 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]