La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / jcn / Huesos

 Imprimir  Recomendar
  [C:480397]

Había una vez en un mundo lleno de órganos vitales. Huesos, un maravilloso armazón con una ingeniería muy difícil de clonar y para que dejar de jugar.
Villa huesos es un hermoso y colorido pueblo lleno de tranquilidad. Minimi es nombre masculino de un esqueleto, tenia do cientos seis huesos, ahora tiene do cientos, se cayó y perdió unos huesos de los pies y los suplanto con trancos de madera, su fiel compañero rundolfo el gato, más o menos tiene do cientos cuarenta y cuatro huesos antes de perder su cola que después de caerse de un árbol y caer de pie se percato de que su cola ya no estaba, no sabe que se hizo, al parecer un pájaro los robo para hacer su nido más fuerte para sus polluelos.
Están en el jardín disfrutando de una tarde de hamburguesas. Minimi come y toma gaseosa y le gusta mirarse como le sale la comida por su caparazón, al gato le sucede lo mismo y al instante se da cuenta de que el perro refunfuñón esta al asecho, al verse descubierto refunfuñón se apura a la carrera detrás del gato que muy ágil escapa por un pequeño agujero y el perro se estrella contra una roca, se desbarata su caparazón, minimi no puede creer lo que sucede, deja la hamburguesa que se estaba comiendo y se acerca al pequeño morro de huesos, aproximadamente trescientos veintiuno huesos pero cuando termina de armarlo minimi le que faltando huesos, el metatarso y cubito.
Minimi busca los huesos por todos los lados pero no los encuentra porqué el gato los tiene en su poder. Antes de devolverlos rundolfo le hace jurar a refunfuñón que no lo vuelva a molestar nunca jamás, este selo promete y así termina de armar el caparazón minimi.
Refunfuñón es callejero y minimi le ha ofrecido posada para siempre, este ladra de felicidad y mueve sus vertebras caudales, desea que le lancen una pelota para corretearla sin detenerse y rundolfo no duda en unirse al juego pero como es tan perezoso se monta encima de las vertebras como todo un jinete experimentado no quiere bajarse, pero no tiene otra opción que bajarse, los huesos maltratan demasiado.
minimi se quita el fémur para rascarse entre las vertebras lumbares, al parecer un bicho le pico. Las dos mascotas son muy juguetonas y refunfuñón parece todo un malabarista arrojando los huesos de rundolfo por los aires, ninguno sufre, todos disfrutan.
Es una vida de huesos. El calcio es el candor del sol para que todos los huesos y cada día disfruten con pasión, aunque casia diario se desarmen sus huesos a causa de los incansables juegos en villa huesos.

j.c.n-5-abril-2011

Texto agregado el 18-06-2011, y leído por 194 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]