La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / jcn / Payaso

 Imprimir  Recomendar
  [C:480111]

La vida siempre lleva un rumbo, después abran muchas desviaciones, puede haber felicidad eternamente y a la vuelta de la esquina encontrase con un destino funesto.

Es un día maravilloso, Néstor es un empresario, alto acuerpado, cabello corto e impecable presentación personal, una persona simpática, honesto, amigable casero y muy trabajador. Su amada esposa Janet de cabello largo, trigueña, casi siempre usa falda y zapatos de tacón que le realzan su escultural figura. Ya muy bonita se encuentra en la cocina preparándole un jugo de naranja a Néstor para dirigirse luego a su trabajo, es la presidente de una multinacional de dulces mágicos, y así mismo es su nombre.
Janet aunque es la señora de la casa se levanta desde muy temprano a despertar a sus tres hijos para la escuela porque es una verdadera odisea levantarlos de su cama. Hay una señora del servicio a su disposición llamada lamita, ha estado con la familia durante veinte años y ha visto crecer a los tres niños.
Dylan tiene catorce años, es de media estatura, ojos claros, cejas pobladas y le gusta vestir bien, también es muy mal estudiante, le gusta vivir una vida relajada rodeado de sus lujosos gustos, odia los payasos.
Nellis es la consentida, tiene once años y es muy estudiosa, le gusta que le digan la mona, por su cabello como que es como un sol, le gusta comprar ropa de marca para lucir una diferente cada día de la semana.
Nicolay tiene nueve años, no le gusta comer carne, solo jugar video juegos y montar en bicicleta, son sus mayores ansias después de salir de la costosa escuela.

El sitio preferido de todos es el club roca fina, tiene de todo para ser un pequeño paraíso donde no faltan todos los fines de semana para satisfacer sus gustos. Néstor se apura para el trabajo, se le está haciendo un poco tarde, toma el jugo en un instante, abraza y besa a su esposa y se despide de sus hijos también, los niños no se percatan de que su padre va para el trabajo, aunque se bañaron todavía sus cuerpos están somnolientos y su madre no para de acosarlos, pronto arribara el trasporte y si lo dejan pasar llegaran demasiado tarde a la escuela y lo que menos quieren es que sus hijos pierdan un valiosos día escolar.
Néstor se marcha en su automóvil mercedes, el hombre es un buen jefe, generoso aunque es muy exigente y capitalista, los trabajadores lo respetan porque se esmera en que la jornada laboral sea amena, no le hace falta hacerse notar de que el que manda.
Janet se puede tomar la libertad de llegar tarde pero en el trascurso del camino comenzó a sentirse enfermosa, como es una mujer echada para adelante se enfoca en su trabajo.

Dylan al bajarse del trasporte se fue con dos compañeritos al centro comercial, esto lo hacen casi a diario, su hermana le reclama por su actitud egoísta pero a este no le importa, está seguro de que sus padres jamás se enteraran, pero ese día de falta de asistencia de dylan fue la gota que rebozo que reboso el vaso, ya los profesores no mandaran más notas y llamaran directamente a Néstor a su celular y le comentaran el problema.
La empresa de Néstor va de viento en popa, sin duda un tercer turno va a hacer muy necesario, todo se definirá en los últimos días. El celular de Néstor suena pero este ocupada no pude e atender llamada, en el segundo intento de llamada Néstor lo hace sintiendo algo extraño en su cuerpo, este se sorprende de que sea la rectora cladapuchis con antojos grandes y gruesos, bajita y arrugada en su rostro, Néstor un poco atrasado en su trabajo cuadra una cita para la tarde, este no cree que su hijo un ejemplo para los demás falte a la escuela.
Néstor hoy no tiene hambre, no le apetece almorzar y no se saca de la cabeza la llamada de la rectora y más bien se apura ir para la escuela, los trancones son monumentales y el fuerte sol provoca un bochorno brutal, sube los vidrios del auto y enciende la calefacción y todo su ser se siente fresco y el fuere reflejo del sol, le hace poner las gafas oscuras. Por fin arriba a la escuela y cuando se disponía a bajarse de su auto le toca presenciar una pelea entre dos jovencitos, chiqui y Duncan de la misma colonia donde vive Néstor, se sorprende pero prefiere no entrometerse y que el profesor que se dirige allí se encargue de inmediato.
Le cuesta llegar a la rectoría, tiene que preguntar muy apenado ya que nunca la había tocado ir a la escuela por ningún motivo, es atendido con mucha cordialidad y comienza a sentirse disgustado con su hijo por todas las quejas de la rectora cladapuchis, de pronto un profesor toca la puerta, la rectora le autoriza seguir y el profesor Alfredo dice: ¡señora cladapuchis! Dos niños se estaban peleando por nellis, la niña que le dicen la mona.

Néstor: ¡cómo! ¿Mi hija?

La rectora cladapuchis se lo confirma. Néstor sale de allí muy disgustado a llamar por celular a su hijo dylan que infame le dice muy animado que está haciendo tareas porque la jornada de hoy fue extenuante y dejaron muchas tareas y puntos para estudiar que evaluaran al día siguiente en un examen escrito.


— ¡me has defraudado! los profesores estuvieron todo el día en reunión y ustedes estuvieron en una jornada libre y de descanso.
Con vos de disgustado se hacía notar.

— ¿Cómo lo sabes?
Se mordía los labios por que dijo lo que no debía decir y se delato a sí mismo.

— ¿Qué se dylan?
Néstor se hace el sorprendido y desentendido.

— ¡ha! No, si, si, no nada padre.
Asustado no dejaba de trabarse dylan para decir algo.

— ¡ha no, que pensó, que a mi papá me lo paso por la galleta, sobre las tareas y el examen, mentiroso!
Muy ofuscado como nunca antes estaba por perder la cordura, no dejaba de caminar de un lado para el otro en la oficina de la rectora.

— ¿porque me dices mentiroso? Para eso no me levante esta mañana padre.
Trataba de persuadir ahora haciéndose el desentendido dylan.

— ¡mi hijo es un completo mentiroso y cínico! Siempre dices que estudias pero prácticamente no lo haces, me defraudas ¿Dónde consigues las notas falsas? Te veo en casa, no tardes y no te muevas de allí.
Se rascaba su cabeza Néstor quedando un pedazo de mechón despelucado.

Néstor se despide de los docentes con vos afligida mientras preparaba su corazón para el castigo. Se va en su auto para su morada sin dejar de pensar en la actitud de negativa de su hijo, intenta calmarse para poder pensar con claridad.


En dulces mágicos Janet esta en su gigantesca oficina, todos la ven salir de allí tambaleando con sus manos puestas en su rostro y después se toma el pecho, mayarlin, angy y fablir se apuraran ayudarla, esta comienza a llorar a causa de un terrible dolor de cabeza que llega hasta el pecho decía Janet que se desploma entre las manos de sus compañeros, llaman una ambulancia que no tarda y la llevan al hospital más cercano sin signos vitales, al parecer ya no hay nada que hacer.

Néstor en casa discute con dylan, nellis y nicolay escuchan sigilosos tras la puerta el llamado de atención, de repente el teléfono suena, lamita contesta y un grito desfoga dejando caer el teléfono al instante, de rodillas con sus lágrimas en sus mejillas mira agobiada a Néstor que desconcertado se apura ayudar a parar a lamita, sin poder mencionar palabra Néstor coge el teléfono y lo que le comunican derrumba su mundo. El médico Adolfo informa del deceso de Janet por un infarto fulminante, aunque era muy buena deportista, se alimentaba sanamente, Néstor no lo entiende, porque la muerte truncar la vida de su querida y venerada esposa.
Néstor se sienta en su sillón derrotado en su corazón y el teléfono cae de nuevo al piso, se desfoga en llanto ente la mirada atónita de sus tres hijos que de pie sienten el dolor de su padre y de donde proviene, Néstor los mira y su rostro de tristeza les hace saber que su madre murió.

¡noooo…!¡no! mi madre no está muerta ella viene ahora en la tarde. Después de gritárselo nellis a su padre se va corriendo para su cuarto, los dos niños corren abrazar a su padre para consolar las interminables lágrimas que desangran la integridad de un hombre, de una familia.

Son las doce y treinta de la noche, nellis sigue mirando por su ventana esperando ver su madre arribar en su auto, de pronto su alegría vuelve al ver las luces del auto de su madre todo se vuelve un brillo a su alrededor entra al garaje y se estaciona, la niña se apura corriendo y la persona que ve bajar del auto es su adre que se suena su nariz en un pañuelo, la niña se niega aceptarlo pero su madre ya no regresara.
Esa noche fue la más larga y espantosa, que eternidad de interminable dolor, su funeral estuvo colmado de familia, amigos, empleados y colegas.
Su gran mansión esta silenciosa, le hace falta ese torbellino de vida alegre que brindaba su esposa a todos allí y la re confortable presencia que les hace falta. Intentan estar unidos los hermanos, su padre ya vacio todas las botellas de su bar.
Ya han pasado varios días y Néstor ya no le provoca ir al trabajo y sus hijos no quieren volver a la escuela, solo quieren estar junto los cuatro dejando a un lado el licor que solo le empeorara la vida, eso cree el. Al día siguiente Néstor lee el correo, se sorprende, es una orden de embargo de la maquinaria de su empresa, su celular suena y precisamente es el gerente que lleva varios días tratando lo de localizarlo ya que están en graves aprietos y la policía ya se encuentra allí.
Néstor sin un aliento se dirige lo más pronto posible a su empresa para detener el embargo pero ya a su puerta han tocado unos policías y le muestran una orden de arresto por tener maquinaria robada, este niega la acusación y asegura tener todos los comprobantes que demuestran que todo es legal, al parecer lo estafaron, las firmas y nombre son ficticios, se trataba de una gran red que fue descubierta y los llevo hasta la empresa de Néstor. Ahora los socios quieren recuperar sus inversiones, la mansión y otras propiedades junto con sus dos costosos autos, y sin poder hacer nada mas Néstor fue llevado a la cárcel.
Temía pero por sus hijos que quedaron desprotegidos, sin saber nada de ellos lo mataba lentamente la angustia, sin poner la vista al frente delo que le esperaba en ese ambiente hostil.
Sin nada material, solo con su espíritu concebía pasar el día a día entre peleas, despertando La bestia que hay en él, al principio temía durmiendo en un rincón, con el frio carcomiéndolo, el hambre enfermándolo y el recuerdo de sus hijos dándole valor para sobrevivir y pasar esta mala racha injusta. Tuvo una fuerte pelea con otro recluso por que le pedía sus pantalones y este no se los quiso dar, como un monstruo peleo Néstor casi hasta matar el hombre que reacciono con una sed de venganza por lo que le sucede sintiéndose mal por lo que se ha tenido que convertir, no duraría un segundo más de vida en aquella cárcel si el cacique de esta no lo acoge, solo porque le cayo bien, averiguo su vida y definitivamente sabe que es inocente, pero en ese mundo lucha como una bestia y será el peleador del duro, todo se hace clandestinamente, si no quiere morir y salir algún día tendrá que ser como disponga el cacique de la cárcel. Se maneja mucho dinero en las peleas. Ha Néstor lo alumbra un rayo de luz, tiene una visita, es lamita quien le lleva una buena comida, ella lo ve muy flaco y con muchas heridas en su rostro, se sorprende por la visita Néstor y dice: mi señora si le quede debiendo algún dinero ¡lo siento ya no tengo ni un centavo, ni la libertad!

— ¡yo no vengo por eso! te traigo noticias de tus hijos, logre con un buen amigo poderlos cuidar mientras tu sales de esta, ustedes me trataron fantástico.
Le decía mirándolo con tristeza por el aspecto de su rostro que manifiesta las verdes y las maduras allí adentro.

— ¡tú! Yo creí que mis hijos estaban con mi hermano.
Asombrado no dejaba de comer con mucho agrado y muy rápido.

—tu hermano los iba a llevar al bienestar familiar porque no podía responsabilizarse de ellos, fue lo que le dijo a mi amigo en la comisaria.
Muy seria le dijo ante la mirada de desaliento ente lo dicho.

Muy agradecido esta con lamita, promete enviarle dinero mañana que gano “trabajando”. Ahora más tranquilo le sabe la comida con más sazón.
En la noche tendrá otra dura pelea con un convicto muy peligroso llamado plasteitor que tiene condena a cadena perpetua. El rin fue la cancha de baloncesto, la lluvia cayó por montones, los golpes de Néstor en el rostro del convicto se veían lucientes cuando el relámpago en el preciso momento en que los nudillos de la mano de Néstor voltean la quijada del plasteitor hacia un lado saliéndole sangre de su boca hasta que cae inconsciente, el trueno se vuelve la campana que avisa que la contienda termino y el ganador es Néstor golpe letal.
A los ocho días volvió a recibir la visita de lamita pero esta vez tenía un rostro de inconformidad absoluta, se sientan y lamita dice: ¡hay! Yo no sé cómo decirle esto patrón, pero ya no puedo tener a sus hijos en mi casa.
Lamita enfocaba el piso y se tomaba de sus manos.


— ¡por favor lamita! Solo unos días más, un amigo aquí adentro me está ayudando para agilizar los trámites para mi libertad ya que esta absolutamente comprobado de que soy inocente ¿no es suficiente con el dinero que te he mandado? ¡Puedo doblar ese dinero!
Sintiéndose desesperado suplicaba Néstor.


—patrón sinceramente no puedo, ya van más de dos meses, sus hijos estaban acostumbrados a una vida de muchos lujos, a todo en mi casa lo he tenido que poder bajo llave porque dylan siempre encuentra la forma de robarme.
Decidida lamita no quería vivir con un ladrón dentro de su casa.

— ¡unos días más! ¿Por favor? Le pagare los daños de mi hijo.
Néstor tomaba de la mano de lamita y sus ojos deslucidos y solitarios pedían ayuda.


— ¡está bien! Solo unos cuantos días más, en verdad lo siento.
Muy apenada se sonrojaba pero no era su culpa.
— ¡gracias lamita!
Le daba un beso en su mejilla con mucho respeto y cabizbajo se lo lleva el guardia tomándolo de un brazo para su celda.

Cinco días después Néstor salió de la cárcel, el cacique cumplió más que su palabra, dinero por las pelas y agilizar su salida de la cárcel. El cacique no le parecía tan malo a Néstor, pero tiene más de sesenta muertos a sus espaldas y negocios muy turbios y rentables.
Néstor salió con las mismas ropas con las que entro, solo pudo sacar una parte del dinero, si la saca toda se la roban los guardias, el cacique se encargara y hasta la podrá a producir, semanalmente se le girara con la paloma mensajera.
Tendrá que meterse como un completo ladrón a su casa que le quitaron, allí tiene una plata que escondía como un ahorro, se encuentra en el sótano al lado del calentador, le gusta apostar a las peleas de gallos sin que nadie se enterara, casi siempre ganaba.
Este intenta entrar a su casa pero las cerraduras han sido cambiadas, las ventanas han sido aseguradas, Néstor comienza a sudar y ya muy agitado decide romper el cristal de la ventana de la puerta trasera, la abre y muy rápido baja el sótano, desde allí llaman la policía, es un sujeto que cuidaba la casa y que se escondió al sentir los ruidos. Néstor estaba tan asustado que se volvía lento y perdía valioso tiempo, cuando consigue lo que quiere intenta salir muy rápido de allí pero las sirenas ruidosas inundan con sus colores el lugar oscuro, se detiene y decide devolverse y subir al segundo piso, entra a la habitación que era de su hija, entra al baño y por la ventana de esta sale, escala a una plancha por un bajante de agua, mira por dos segundos y se arroja al árbol que se encuentra al frente del, baja por este con un leve golpe en sus manos sin ser detectado del árbol y termina por escapar por unos jardines.
Néstor ya ha caminado siete cuadras y pensativo mira constante los postes de energía y los cables que no terminan de un poste a otro, una cometa esta enredada al lado de un trasformador y el viento la mueve de un lado para otro, este pasa por una venida muy transitada de autos y solo por aquel lugar hay abierto una cantina de la mala muerte que Néstor la pasa desapercibido hasta que aborda un bus de trasporte público.
Después de un par de horas arriba a la casa de lamita, la puerta es abierta por nellis y todos se encuentran viendo televisión allí, sus hijos lo sienten y la felicidad es única y clara, lágrimas de felicidad se derraman, de inmediato sus hijos alistan sus maletas mientras esos sucede Néstor le paga lo que le robo su hijo dylan, pero lamita no los acepta, le recuerda que no hay rencor, lamita le aconseja de que se bañe antes de irse, este levanta sus brazos y huele, se percata de semejante “zorra” que tiene en sus axilas, agradecido se dirige al baño y mientras el agua va calentando este se apura ver su botín, lo tiene dentro de una bolsa, este no pude creer lo que ve, camina para los lados desesperado, el dinero está podrido y se des harina, Néstor noto una humedad en el sótano y no pensó que eso podía suceder.
Néstor solo tiene el dinero con que salió de la cárcel, solo esperara un mes para que tenga de nuevo muy buena plata, mientras tanto lo que tiene le alcanzara para arrendar un cuarto, comprara comida y unas colchonetas para poder dormir para el día siguen comenzar a buscar trabajo, lamita les regalo cobijas, grandes y calurosas que casi no pueden llevar Néstor entre sus manos.
Todos a pesar de las circunstancias están contentos e ilusionados cuando de pronto sus rostros se ponen muy serios, es una humilde casa en un barrio popular, el baño está al lado de la pequeña cocina y no tiene puerta, no hay cable y no tiene un sartén para fritar un huevo pero al abrir el maletín de nicolay Néstor encuentra una pequeña olla donde podrá hacer varias cosas para comer, de inmediato Néstor muy cansado va a la tienda por pan mantequilla, huevos, una libra de arroz y una libra de panela y de chocolate.
Los chicos no lo pueden creer, están inconformes, incómodos con mucha hambre y frio, entre ellos se comentan sin querer asimilar la situación, Néstor no les dice nada porque son niños y se merecen lo mejor, solo por ser sus hijos.

— ¿padre que clase de sitio es esté ara vivir?
Con sus ojos aguados dylan decía apretando sus puños a su padre.

— ¡es lo que puedo pagar! Solo tengo presupuesto para tres meses de arriendo y servicios en este extracto.
Le decía con su vos entre cortada buscando una manera de romper los huevos para hacer algo de comer.

Después de hacer el arroz siguen los huevos, se toma su cabeza, sensible se queda mirando fijamente, no está mirando, está viendo sus sublimes recuerdos, nellis exhala una bocarada de aire y le mostrara a su padre como se rompe un huevo, aprendió en estos días mirando a lamita cocinar.
Es la hora anhelada de dormir, el cansancio que siente Néstor es agobiador y no demora un segundo en dormirse. La noche se torna lluviosa, fría e inclemente llena de temores los sueños de Néstor que comienzan a tornase en terribles pesadillas que lo despiertan sobresaltado, la familia se junta más para brindarse calor y una que otra risa efímera se escucha de los niños.
En la mañana Néstor tiene un nuevo aliento y dylan no deja de hacer mala cara, no quiere desayunar lo mismo de la comida pero su padre responde irónico: ¡no va hacer lo mismo de la comida, solo huevo y chocolate, las arepas tienen hongos!
Dylan se enoja y sale de la casa enfurecido exigiendo comer cereal al desayuno, Néstor se preocupa, no puede esperar en casa para hablar con su hijo porque tiene que buscar trabajo, dylan tras un árbol ve cuando su padre sale muy apurado con su mirada al frente, al voltear en la esquina este se dirige a la casa de inmediato a cuidar a sus hermanos menores. Nellis está haciendo el desayuno, huevos duros con un poco de arroz.
Son las ocho y treinta de la noche, cansado, mojado por la inclemente lluvia que no cesa y con mucha hambre porque su dinero medido no le alcanza ni para comerse un pan, tiene que lavar la ropa de inmediato, no tiene más y la necesita limpia para mañana para una entrevista de trabajo, cuando fue llevado a la cárcel su bondadoso hermano le regalo las ropas a un albergue.
De pronto tocan a la puerta de Néstor tres veces, como el hombre es nuevo por el lugar le explican que en el barrio se paga una cuota semanal de dos mil pesos, son los bandidos del barrio, dicen que esa cuota les dará seguridad en la calle y en su casa. El que no paga lo destierran o es ultimado a balazos, dos simples opciones donde lo divino no tiene cabida.
Néstor no tiene otra opción que descompletar el tercer mes de arriendo, decide comprar una buena comida para contrarrestar lo negativo.
Como es constante la noche es lluviosa, se escuchan gritos y correteos hasta que se desata una balacera que dura un par de horas, ya solo se sienten sollozos. La policía no hizo presencia.
Después de que la noche volvió a la calma nellis se levanta extrañando su comodidad pero no se queja ni exige, Néstor la nota muy acongojada y la abraza y dice: ¡hija lo siento!

—padre yo sé que no es tu culpa.
Se aferraba nellis a su padre como si no hubiera un mañana.

Esperando la suerte el desespero lo invade constantemente, son momentos intensos enclaustrando su mente y no dejándolo pensar correctamente desvía su enfoque de sobresalir perdiendo su única arma a cada instante, las paciencia.
Néstor acudió a su entrevista, le ofrecieron el trabajo de payaso en un centro comercial, dependiendo de las ventas de ese día tendrá su pago. La necesidad tiene cara de perro y el empleador mientras le reza a su dios aprovecha esa situación, si no le gusta a Néstor lo que le ofrecen habrá otra persona que lo haga en medio de su desesperación.

Dylan ya esta caminado otros rumbos, los malos pasos lo rondan entre penumbras. Su padre arriba muy cansado, su jornada comenzara en el día de mañana, intento buscar algo mejor pero no fue posible, tanta gente trabaja por nada de dinero que sin darse cuenta nunca se acabado el mundo de los esclavos.
Dylan llega con un pollo apanado y una gaseosa mega muy helada, sin nadie preguntar de donde salió la comida la devoran en un momento, el hijo mayos de Néstor no se siente satisfecho y una gran pizza hawaiana pide desde un celular, su padre lo mira muy desconcertado.

— ¿Dónde conseguiste dinero para compara toda esa comida? ¿¡Y ese celular que, de donde salió!?
Se manifestaba con su rostro de preocupación.

—no preguntes padre y come, trabaje en el supermercado al lado del parque llevando domicilios.
Mordía su porción de pizza dylan, se saboreaba y se chupaba sus dedos satisfaciendo su hambre.

—me quieres meter los dedos a la boca ¿de dónde sacaste el dinero para compara todo eso?
Miraba firme pero en realidad por dentro estaba lleno de heridas, lo manifestaba sin dejar de rascarse su cabeza.

— ¡trabaje y ya!
Decía dylan mientras reía muy satisfecho.

— ¿Qué hice mal contigo? Siempre has sido un mentiroso.
Dijo Néstor antes de dirigirse a lavar su ropa de nuevo.

—padre perdóname la vida por comer algo decente.
Con sus ojos rojos separo de la mesa que es el frio suelo y se marcho para la calle ante los reclamos interminables de su padre.

Néstor no ha podido conciliar el sueño, son 3:30 am y su hijo todavía no llega a casa, no tiene como localizarlo, le vio un celular a dylan pero no sabe su número.

¡ho! Puedo dibujar montañas con mi corazón, la tienda de la fantasía puedes encontrar la inspiración de tu imaginación para complacer a tu hijo. Juguetes mágicos en la tienda de pacho, no demoren, todo puede acabarse como por arte de magia, no seas el verdugo de tu hijo ¡no dudes entra a la tienda y compra sin medida!
Al frente del almacén Néstor con su disfraz de payaso caminaba entre la gente repartiendo volantes mostrando un animo esplendoroso pero por dentro de si no tiene gozo.

Ya es tarde de la noche y fue un éxito ese día, las ventas sobrepasaron las expectativas. Las lágrimas de Néstor se deslizan por sus mejillas quitando su pintura, tira su peluca roja al piso, sus pensamientos se quieren llenar de odio, muchas humillación recibió de todo el mundo en ese centro comercial pero no se deja vencer por el odio y tira todo al olvidado.
Néstor ansioso espero el fin de semana para recibir el pago justo de la semana pero se sorprende por la miseria a que recibe, el hombre le exige a su jefe que le pague lo que se debe y este le responde: ¡si no le sirve así ahí está la puerta para que se marche! Alguien más lo hare y por menos dinero. Sin dudar le manda los de seguridad y lo sacan del centro comercial.
Néstor muy ofendido se marcha sin mencionar palabra, lo rosa con su hombro y lo corre de su camino, la ira es mucha pero se va desvaneciendo por la preocupación que debe afrontar, no tiene el dinero del arriendo de ese mes y sin tener mas opciones se dirige a la cárcel para hablar con su amigo para saber porque no le ha consignado el dinero que le prometió y gano con sus puños. Encuentra una noticia funesta para él, el cacique fue asesinado hace quince días, todo su dinero se perdió.
Néstor camina entre los autos y con las manos en sus bolsillos todavía con pintura en su rostro desconsolado mira hacia el cielo, no hay estrellas destellando allí, solo una lámpara que no deja de titilar y una rata escarbando en una bolsa de basura que se encuentra al lado del poste de la lámpara. Se encamina por un parque lleno de arboles y se sienta detrás de un árbol, la lluvia se desata y Néstor necesitando desahogarse llora acurrujado, se siente sin fuerzas para continuar luchando y desea ponerlo todo en una fe que solo beneficia a unos cuantos, reacciona y se colma de certezas y se pone de pie de nuevo y camina para su morada alquilada.
Ya han pasado dos meses más y los trabajos que ha conseguido es de payaso siendo temporales todos, camina por las calles promocionando lo que el empleador vende, ya por lo menos esta mas tranquilo con el asunto de los servicios y el arriendo.
Nicolay se encuentra enfermo, al parecer tiene un virus, sus síntomas son diarrea, vomito, tuvieron que afiliarse al sistema de salud para los menos favorecidos, muy pálido nicolay se abstienen de atenderlo, desesperado Néstor grita eufórico exigiendo sus derechos pero el guardia de seguridad pretende asustarlo desenfundando su arma, Néstor se pone frente al guardia, lo mira fijamente y un escándalo verbal se desata.
El guardia de seguridad le parece conocido el sujeto, recuerda y la imagen que se viene a su mente es intrigante, no puede creer que sea su antigua patrón, está muy flaco, su tabique esta desviado y le falta un diente en la parte de adelante, sus ropas están desteñidas y su zapato izquierdo está roto. Piensa el guardia en silencio mientras Néstor le alega, después de estar en lo más alto Néstor cayo demasiado, sin dudar el guardia le presenta las más sinceras disculpas y antes le ayuda para que nicolay sea atendido de inmediato.
La mirada de tristeza de su ex patrón mirando la fórmula para las medicinas de su hijo conmueve al guardia y le obsequia unos cuantos billetes con mucho gusto que son recibidos por este muy apenado.
Néstor con suspiros de anhelo compro las medicinas y solo le quedo para comprar un pan para la comida, tendrán que pasarlo con agua, Néstor no tiene un centavo más, tiene cincuenta milpesos para caso de emergencia, los consiguió lavando carros vestido de payaso deambulando las calles promocionando almacenes de juguetes. Néstor guarda ese dinero en una cajita de porcelana, su hija lo sorprende con un fuerte abrazo y ve donde guarda el dinero, dylan los observa, da la espalda y se marcha de la casa de nuevo.
Nestor se dirige a la calle de los juguetes donde consiguió un nuevo empleo con un poco más de dinero.
El señor del almacén juguetes para el alma se llama jesua, calvo bajito y narizón, una persona muy formal y correcta, Néstor le dice que si no tiene un puesto que lo lleve de la mano con sus estudios pero el tipo rompe en carcajadas y dice: vea mi hermano eso es lo único que le puedo ofrecer o si no con mucha pena tendrás que buscar trabajo en otro lado.
Néstor agacha su cabeza, ya esta arto de ser un payaso del destino que sea confabulado en no dejarlo salir adelante. Sin más que tener en sus manos comienza su trabajo, una jornada extenuante que después de salir del empleo llega justo a tiempo a su casa cuando de repente un fuerte aguacero se desata.
Nicolay volvió a enfermarse y en esta ocasión parece delirar, afanado Néstor busca el dinero que necesita para llevar a su hijo al centro de salud, no halla el dinero por ningún lado. La dueña de la pieza arriba a cobrar el arriendo pero Néstor no lo tiene, ve el problema y sin esperar que nadie le diga nada le presta el dinero al desesperado Néstor que valiente sigue guardando su cordura, pero sin pelos en la lengua la señora del arriendo pone una condición: le prestó veinte mil pesos y por cada día que pase serán dos mil pesos de intereses.
Néstor no se sorprende, es mejor eso que nada, sabe que es costumbre de la gentes aprovecharse de los fatos de dinero desesperados, porque el mismo dice no ser pobre, pobre el que no tiene un espíritu luchador y se queda en casa como un parasito esperando que lo fácil le llegue a sus manos.
Nestor arriba al centro de salud muy tarde de la noche para que sea atendido su hijo. Vuelven a casa ya de madrugada con su hijo dormido entre sus brazos, muy ojeroso y sin fuerzas en su cuerpo, su hijo mayor llega al momento, su ropa huele a marihuana y Néstor le reclama su actitud decadente para la mente, pero le dice algo más: ¿Dónde está el dinero que tenía en la cajita de porcelana sinvergüenza?

— ¿cual dinero padre? No sé de qué me estás hablando.
Con sus ojos rojos y desorbitados se sentaba en el piso.

—quien tiene el vicio de robar ¿¡seré yo señor!? Quien es el que tiene el dedo muy largo.
Le hablaba muy fuerte casi para perder los estribos.

— ¡yo no te he robado nada padre!
Grito con ira y se marcho de nuevo para la calle.

En medio de la situación tensa los truenos retumban y el frio agobia, busca entre las maletas un poco de ropa para cubrir a sus hijos del frio y ve un aprenda de niña nueva, parece ser de su hija pero no la conocía y duda que sea de ella, más bien decide preguntárselo a ella misma.
Nellis se pone muy nerviosa y rompe en llanto. Todas las niñas de la escuela pública han comprado esa prenda, es la moda ya la miraban extrañada nellis por no tenerla.
Tantas ganas de comprarla para ponérsela y ser propia que tomo el dinero de la cajita de porcelana para comprarla. Su padre queda en total silencio y se toma su cabeza.

Los días de atraso en el arriendo ya tiene harta a la señora, le exige el dinero que le prestó también o si no tendrá que buscar otro techo que ocupar. Su estado de ánimo no le ayuda mucho pero depende del mantener el trabajo y con un micrófono en su mano derecha dice: ¡buenos días señor, señora! Je, je, je, je es el universo de los juguetes no dude, no piense, la sonrisa candente de sus hijos ¡vengase paraca ya! Y sus hijos, nietos se llenaran de felicidad viajando entre sueños, esta la tienda de los juguetes y como siempre las estrellas son de chocolate ¡apúrese por la llave del bosque de las golosinas!

A Néstor parece cambiarle la suerte, la actitud del payaso enérgica, alegre y contundente hace palpitar el corazón de los niños. Muchos curiosos se acercaron que llevado por las manos de sus hijos las ventas estuvieron fenomenales.
Su nuevo trabajo va muy bien después de la primera semana, se desatranco de su arriendo y tiene pensado comprar un poco de ropas ya que la suya estaba rota pero todavía no le alcanza para comprar una cama, así que compra cuatro colchonetas envés de compras sus ropas.
Ya varían un poco la comida pero la angustia de Néstor por su hijo mayor que está en el mal sendero haciendo cada intento infructuoso de hacerlo reaccionar de esa vida mundana, y de nuevo terminan discutiendo en medio de malas palabras ofensivas y vulgares.
Es un buen payaso que alegra a los niños y ya es contratado para animar en las fiestas de niños y hacerlos retumbar en mil risas, allí es su propio jefe. No compro una cama, fueron dos solo pensando en sus hijos, no se le pasa por la mente pensar en sí mismo, a Néstor le duele un poco la cintura ya de estar acostumbrado a dormir en el frio y duro suelo.
La tarde es hermosa y la lluvia insospechada se deja sentir cayendo en el rostro de Néstor quien se siente refrescado como si las llamas de su infierno se hubieran desvanecido. Néstor se dirige feliz para su morada después de su trabajo ya que hace mucho tiempo no sonreía y no compraba regalo para sus tres hijos, el fin de semana está copado para animar las fiestas.
Néstor va disfrazado de payaso, lentamente la pintura de su rostro es la lavado por la leve brizna pero le alcanzo hasta para comprar un paraguas, de repente es empujado violentamente y este cae al piso, Néstor mira, le agraden con un revolver en su cabeza un par de veces, es insultado y le exigen el dinero o la vida, este se lo entrega con un llanto incontrolable, la voz es inconfundible, es la de su hijo mayos dylan quien no sabe que su padre es un payaso, este nuca le dijo a sus hijos, no se apenaba de su trabajo pero sabía que sus hijos si se llenarían de vergüenza así que les decía que trabaja en una empresa.
Néstor se quita su peluca y a batallado mira hacia el cielo de nuevo y a su alrededor, las gentes miran por las ventanas indiferentes.
Después de treinta minutos de lágrimas como un valiente hombre vuelve y se pone de pie tambaleando mientras la lluvia se desata muy fuerte y le lava la sangre de su cabeza, saca su pañuelo y se hace presión en su herida, continua caminando y otra vez el llanto aparece y las gentes escampándose lo miran con lastima. Nestor llega a su casa, abre la puerta lentamente y la cierra sin inmutar palabra, se dispone a cambiarse de ropas para dirigirse al centro de salud para que su herida sea cocida.
Dylan llega en ese preciso momento estrenado ropa de marca muy costosa, se sorprende no puede creer que la persona que atraco era su padre, todo un luchador de la vida honesta, sin duda no sabía que era su padre. Dylan esta devastado por ver a su padre así y le duele mucho más al saber que él fue el artífice de ese brutalidad, sus manos temblorosas son incontrolables y por primera vez sintió el cargo de conciencia tan pesada que no duda en pedirle perdón con un llanto de arrepentimiento que haría poner triste hasta el mismo sol.

— ¡perdóname padre! No quería hacerte daño, no sabía que eras tú.
Con su vos ahogada por su respiración desaforada se arrodillaba ante su padre.

— ¡no importa si es otra persona! Esos actos son despiadados.
Dijo su padre haciendo presión en su herida.

Néstor abraza su hijo sintiendo su arrepentimiento, este le corresponde con un llanto tan doloroso de culpa que comienza a sentirse ahogado y sus pesados pies le hacen sentarse, nellis y nicolay se unen a los abrazos. Dylan jura no volver abandonar al cobijo de su hogar y abandonara el malevo sendero.
El horizonte les brillo de nuevo, como payaso hace un buen trabajo y tiene ojo para buenos talentos, ahora tiene una sociedad con otros payasos de calle juguetes, una empresa de animación.
Nestor ya vive mejor y ya le lleva flores a la tumba de su amada y añorada esposa que hace falta como el sol y la luna a la tierra.

j.c.n-13-mayo-2011

Texto agregado el 14-06-2011, y leído por 215 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
2011-06-14 21:03:32 Me gustó mucho tu relato. Más allá de correcciones de redacción que para algo están los correctores; tu relato es triste y estremecedor. Pobre Néstor!, no pega una. Pero por suerte tiene un final casi feliz. Muchas gracias por un rato agradable leyéndote. IGnus
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]