La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / NELSONMORE / OJO POR OJO CARICIA POR CARICIA

 Imprimir  Recomendar
  [C:478376]

Prometió devolverme todos los besos que le di durante màs de cuatro años. Me llegò a amar y odiar tanto que no querìa llevarse nada de mì, pero yo querìa que se los llevara para que marcara la diferencia entre los besos de un poeta y un hombre cualquiera. La diferencia no estaba en los bolsillos, ni en los bancos, ni en la chequera.

La diferencia estaba en la dulzura de los labios y en la miel de las palabras y en la magia de los versos. Lo que une los versos, se puede romper, pero jamàs olvidar. Y llegò el dìa en que se irìa y yo me preguntaba ¿ Cómo me devolverá los besos ? Habían dos posibilidades para que me los devolviera: De uno en uno o de un solo contado, las dos posibilidades me beneficiaban porque existía el riesgo que los cuerpos se volvieran a calentar y, entonces, si más adelante se arrepentía le quedaría más difícil pagarme aquello que ella creía adeudarme.

También prometiò devolverme la nevera y el comedor y los muebles y la vajilla y la estufa y las maquinas de coser. Pero yo no aceptaba nada, ni sus besos. Se imaginan lo complicado que sería para mi andar con ese poco de cachivaches, yo que siempre ando sin maleta, pues todo lo llevo en el alma y la memoria.

Cuando hablamos por teléfono, tan sólo hace un par de horas, volvió a insistir, se notaba afanada por irse y yo la esperaba con la tranquilidad de quien espera a la mujer que se demora. Ni fumaba, ni tomaba tinto, ni mascaba chiclet, ni nada; sólo la esperaba para ver por dónde iba a comenzar.

Y cuando llegò me quedó mirándo y luego me dijo:
- Entre más rápido mucho mejor, no quiero deberte nada para que mañana no me lo saques en cara.

Antes que siguiera haciendo un inventario de todo lo que me queria devolver, yo me quede mirándola y le respondí:
-Podemos comenzar y entre más rápido mejor, para que cada uno siga el camino que ha elegido.

Comenzó besándome suave, muy suave, y empezó a contar los besos. Uno, dos, tres... pero con el pasar del tiempo los besos se fueron alargando y la vi cerrar los ojos y estremecerse toda. Y yo también sentí sus besos y su lengua como una brasa incadescente y de pronto me dejó de besar y con la voz entrecortada me dijo:
- Bésame, aunque la cuenta se alargue, de todas maneras mañana seguirè devolviéndotelos.

Y yo la besé como si fuera la primera vez que besaba y entre más la besaba màs ganas me daban de seguirla besando y llegó el momento en que la penetré, sin importarme que la cuenta se le alargara, mejor para mí y peor para ella y cuando terminamos de amarnos nos bañamos juntos y la seguí besando, la besaba por todas partes y hasta la mordía y ella no se resistìa.

Después la invité a tomar vino y tan pronto como nos acabamos el vino la seguí besando y cuando volvimos a la realidad había una cuenta más larga por pagar y ella insistía en que la iba a pagar.

Finalmente yo le dije que un poquito de intereses nunca estarìa de más, pero ella sacó la pistola del bolso que le había regalado y me obligó a devolverle todos los besos que me había dado.

Texto agregado el 16-05-2011, y leído por 232 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]