La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / jcn / Las aventuras de turco, laica y sus amigos Viaje al planeta Saturno

 Imprimir  Recomendar
  [C:475829]

Turco y laica son dos perros enamorados para siempre. Viven en el solar de la abuela mira entre arboles de guayabas, de mangos, limones, aguacates y plátanos.
Allí también habita un pollo científico loco de nombre memo pollo, mientras cacaraqueaba construía una maquina que acorta la distancia desde un lugar A hasta un punto designado B, teniendo planeado regresar al punto A sin ningún problema. Memo pollo la llama la máquina del tiempo.
Pueden ir al futuro, al pasado pero ya lo han hecho antes y Saturno les coquetea con el universo mientras observan el portentoso canal de historia.
Memo pollo decidió invitar a sus eternos amigos, turco y su amada laica, también fue invitado figuracho un caballo del potrero de la vuelta de la esquina, maracachafa es una iguana que nunca baja de los arboles del solar y un grillo que se llama parlanchín.
Minino es un gato de rayas amarillas, azules y rojas, no fue invitado pero se entero por parlanchín del viaje al planeta Saturno, el se comprometió a comprar la comida para el viaje, y lo que no les falta nunca el aguardiente.
A casi todos les sonó la idea del aguardiente y sin más sonrieron. A laica le incomodo el metiche de minino quien se mantiene con burro viejo bebiendo aguardiente en la cantina del galpón del barrio.

¡Viene sino a emborracharlos, todo tiene que ser con aguardiente! reprochaba laica sin cesar hasta que más bien desistieron de la idea de acompañarlos, tanta cantaleta no es para ellos.
En cinco minutos se le dará inicio a los súper motores mientras el reactor se ve estable. Cien metros bajo el solar la maquina comienza a funcionar y como van de paseo llevan lombrices, huesos, moscos, mucha agua y una caja de garrafas de guaro.
Memo pollo sella la puerta de la maquina y abre una compuerta que casi es medio solar de la abuela mira.
La maquina es propulsada y figuracho no se acordó de traer sus pastillas para el mareo y ya esperando lo inevitable la maquina abre un hoyo en el espacio que se va expandiendo a medida que la maquina pasa por allí, el espacio se dobla y el hoyo lo interceptará el otro extremo acortado la distancia en solo unos seguidos.
Arribaron en un instante muy cerca del planeta Saturno mientras el vomito de figuracho levita por todos lados.la mágica vista del sexto planeta del sistema solar, y el segundo en tamaño los deja con la mirada atónita mientras un baile coordinado de todas las lunas de Saturno dan la bienvenida a los terrícolas.
El sistema de anillos es hermoso y celebrar el momento con un coctel de estrellas es prodigioso, es aguardiente con hielo congelado de los mismos anillos, recolectado por turco y quien se encarga del reconocimiento de los anillos compuestos por millones de partículas de menor tamaño, microscópicas o en polvo.
Laica quiere saber cómo van a entrar a Saturno con su rápida rotación, naturaleza fluida y relativa en gravedad.
Memo pollo dice: la matemática me guía a tele trasportarme a la atmosfera del polo achatado que gira con un periodo distinto en cada latitud.

Fuertes vientos y colmado de cristales de amoniaco aparecen en una niebla uniforme producida por fenómenos extraños, por allí se traspasa a planeta, es como un gran portón y aterrizan suavemente en un cráter.
Todos festejan tal hazaña y ya muy ebrios cantan guascas mientras figuracho entona las cuerdas de su guitarra.
Laica se cambia, se pone una playera y sus lujosas gafas oscuras, su bolso y dice: ¡bueno memo pollo! Dijiste que este planeta es un sitio paradisiaco formidable ¡que esperamos!

Memo pollo no sabe dar una respuesta concreta y la hipótesis lo invaden desde rabadilla hasta su emplumada cabecita, piensa que definitivamente tiene que investigar a Saturno.
Entre copa y copa todo en el entorno se fue poniendo muy interesante hasta que turco es halado desde sus orejas por su amada laica, de nuevo como una tormenta despliega su cantaleta.
Bajan de la maquina y caminan inclinados por todo el lugar, de repente unos ojos brillan, todos se asustan, son nubes de helio que tienen vida, dicen ser saturnianos y que son pacíficos.
Memo pollo motivado por las circunstancias saca más aguardiente para celebrar ese momento único en la historia. A los saturnianos les gusto el aguardiente y el bullicio estremece hasta que poco a poco muy ebrios los saturnianos quedan dormidos.
El recibimiento fue estupendo pero turco esta celoso, otra nube de helio que no se ha dormido no deja de observar a su amada, no le inspira confianza a turco que comienza a dudar de esas nubes de amoniaco. Turco quiere irse pero sus amigos lo evitan, y no lo escuchan, su amada laica dice estar sintiéndose espectacular.
Turco se dirige a la maquina y se percata de que la fuente de poder no se encuentra, fue robada, todo fue una estrategia para mantenerlos ocupados y poder dejarlos varados allí.

Memo pollo riendo dice: ¡ja, ja, ja…!que broma tan mala turco, robarse la fuente de poder, eso tiene una alarma y esta la habría sentido vibrar en mi bolsillo.

Este busca desesperado con sus alas abiertas y dando brincos dejando plumas por doquier su llavero, siete lombrices que guardaba allí y el pase de maquina del tiempo. Memo pollo se enfurece, protesta y mira para donde cree que se fueron los saturnianos que creyeron dormidos, pero las nubes de helio alrededor se han marchado.
Maracachafa enciende su candela para poder ver bien mientras se toma otro trago de aguardiente quedando todos chamuscados al instante. Ya tiene un cebero problema con laica quien se había acabado de peinar su sedoso pelo con unas cuantas pulgas.
Parlanchin canta desafinado sin parar: Cantando voy, y a pasear a Saturno venimos hoy.

Todo los siguen a paso de mambo olvidándola fuente de poder y comienzan a brincar éntrelos anillos de trozos congelados. Allí tiene una sorpresa, las lunas se alinean formando un corazón, los saturnianos aparecen de la nada y de vuelven la fuente de poder, no querían que se fueran rápido, querían compartir un poco mas con una raza humana particular su mágico planeta Saturno.
Maracachafa quería quedarse a vivir allí, pero las comunicaciones arriban a cada instante a la maquina sin cesar regañando.
¡No te me vas a quedar por allá! Decía su esposa con mal carácter.

Turco le dedico un grafiti a su amada, nada más y nada menos que entre los anillos que nunca se separan. Memo pollo ha evocado su flamante mente y sin nada para el guayabo se dedica aullar como un lobo mientras figuracho no deja de vomitar hasta llegar de nuevo al solar de la abuela.
Memo pollo quiere descansar un poco para hacerle la visita a glorieta más tarde, la gallina que pone huevos en el galpón de la casa del frente.
Todos vivieron una experiencia única e inolvidable que compartirán en la cantina de riño, el toro Brahama que queda en el parque principal de su localidad. Turco no pudo ir, su amada lo amarro del palo de mangos.

j.c.n-22-febrero-2011


Texto agregado el 05-04-2011, y leído por 124 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]